15 de julio de 1874 (145 años de «Los Sucesos de Cuenca»

Se cumplen 145 años de uno de los episodios más doloros de la vida de la ciudad de Cuenca, como los que ocurrieron del 13 al 18 de julio de 1874, con la fecha del día 15 como la más sangrante del conocido como «Los Sucesos de Cuenca de 1874» (“Saqueo de Cuenca”). Fueron muchas las publicaciones en libros, revistas y periódicos de aquellas negras jornadas sufridas por la población conquense, que pocos años después hizo que fuese erigido un Monolito en memoria de las víctimas, y cada año se celebraba una “procesión cívica” en el citado Monumento y en la calle de las Torres, que pasó a denominarse “15 de julio” (por acuerdo municipal del 6 de julio de 1895). Tras la guerra civil (1936-1939), el Monumento fue derribado y la calle pasó a llamarse “18 de julio” en 1943, hasta que en 1992 recuperó su nombre originario de calle de las Torres.

Sobre estos episodios ocurridos en julio de 1874, recogemos los datos publicados en el Almanaque Conquense de 1899 (200 páginas en tamaño octavilla), editado por el periódico “El Huécar”, a modo de efemérides:

13 de julio 1874. A las dos de la madrugada se tiene noticia de haberse presentado en Palomera, fuerza de Caballería carlista, avanzada de un ejército de 14.000 hombres. Al pretender comunicar al Gobierno la noticia, se encuentra el telégrafo cortado. A las cuatro de la mañana, se toca diana en la Plaza Mayor y rompe el fuego el enemigo, haciendo disparos de cañón, “pues desde bien temprano empezaron a penetrar las granadas y los proyectiles en distintos puntos de la población”. Después de intentar los carlistas varios asaltos, cesó el fuego a las ocho de la noche, pidiendo los carlistas parlamento, e intimando a la Plaza que se rindiera. En vista de la contestación negativa, se reanudó el fuego hasta las once y media de la noche, suspendiéndose de once y media a 12, y continuando desde esta hora en adelante sin interrupción. (Del parte oficial de los sucesos de Cuenca, dado por el Gobernador interino el 18 de julio de 1874).

El Libro publicado en 1878 por Santiago López.

14 de julio de 1874. Solo desde las once y media de la noche del 13 de julio, hasta las doce que comenzaba el 14, estuvo suspendido el fuego entre la población y los carlistas. Comenzando otra vez a dicha hora, hasta las tres de la mañana, intentaron los carlistas tres asaltos, siendo rechazados. Todo el día continuó el fuego sin interrupción. (Del relato oficial).

15 de julio de 1874. A las cincuenta y seis horas de un fuego nutridísimo y sin interrupción, los carlistas abrieron brechas en la calle de la Moneda y penetraron en la plaza. Todavía continuó el fuego por las calles, “a todo esto el asalto y ataque se hizo general. Las cornetas tocaban a degüello y saqueo, algunos edificios ardían, la consternación era general, las casas de la Carretería y Correduría eran saqueadas y el que encontraban en ellas con armas era muerto y arrojado por los balcones”… “Hubo casa que fue registrada ocho veces; algunos de los que encontaban escondidos fueron fusilados”. (Del relato oficial).

El Monolito que recordaba a las víctimas del 15 de julio de 1874

(15 de Julio de 1899, San Enrique. Por la mañana misas en el monumento que junto a la Glorieta, recuerda los hechos de Julio de 1874: A las ocho de la mañana, procesión cívica que parte del Ayuntamiento y se disuelve en el citado monumento).

16 de julio de 1874. Durante todo el día continúan los excesos de los carlistas en la población, con permiso y contento de sus propios jefes, los titulados príncipes, que estando recibiendo la comunión, de manos del obispo, contestaban a una comisión de señoras, que fue a pedirles que cesasen los fusilamientos, “que las tropas carlistas necesitaban un rato de expansión”. De algunos hechos verdaderamente inconcebibles, aun en aquellos hombres que eran la propia encarnación del crimen y la infamia, dio cuenta oficial la Gaceta del 26 de julio, y allí pueden leerlo los curiosos. Nosotros creeríamos manchar las páginas de este Almanaque, con su simple relato.

(16 de Julio de 1899, Nuestra Señora del Carmen. A las cinco de la tarde terminación de su novena y procesión que sale de las monjas Carmelitas descalzas, dando la vuelta por la Plaza).

18 de julio de 1874. A las doce del día y después de dos de saqueo, abandonan a Cuenca  los carlistas, llevándose “toda cuanta existencia había de comestibles, efectos, dinero, dos años de contribución y algunos rehenes”… “Esto, Excmo. Señor, es un mar de lágrimas: el edificio del Gobierno todavía está ardiendo, cuantos papeles encerraban sus archivos han sido quemados, y así también los de las demás dependencias. De Cuenca se puede decir que no es más que un cementerio”. (Del relato oficial). Las fuerzas carlistas se componían de unos 14.000 hombres, al mando de D. Alfonso y Doña Nieves y los cabecillas Freixa, Monet, Francisco de Julián, el cura de Flix, Villalain y algún otro”. (Del parte oficial).

De cuando la calle del Peso era de doble dirección

EN ABRIL DE 1998 SE LLEVÓ A CABO LA NUEVA REGULACIÓN DEL TRÁFICO CON DIRECCIÓN ÚNICA EN LA SUBIDA DESDE LA PUERTA DE VALENCIA

La calle del Peso es una de las más estrechas de la ciudad de Cuenca para el tráfico rodado, y en esencia del Casco Antiguo, pues tiene una anchura máxima de siete metros y una longitud de 105 metros. Hasta el año 1998 el tráfico era de doble sentido y no estaba regulado, con lo cual cuando coincidían dos coches en sentido contrario tenían que intentar esperar en la zona más ancha para poder pasar. Seguir leyendo De cuando la calle del Peso era de doble dirección

El Oratorio de las Casas Consistoriales

Por Antonio RODRÍGUEZ (mayo 2019)

http://cuencaenelrecuerdo.es/oratorio.php

En la actualidad el Oratorio de las Casas Consistoriales de Cuenca se encuentra situado en el despacho del alcalde, antigua sala consistorial, primera planta del edificio, entre las puertas de acceso al balcón corrido desde donde se divisa una impresionante vista de la ciudad de Cuenca con el discurrir de las aguas del Júcar en su entrada a la capital de la provincia. Seguir leyendo El Oratorio de las Casas Consistoriales

Adiós a Jesús Sánchez Jiménez, el torero de Cuenca que levantó pasiones

CHICUELITO

Jesús a hombros 3Jesús Sánchez Jiménez, “el torero de Cuenca” como se anunciaba en los carteles de la década de los 50 y 60, junto a su hermano Tomás, falleció en Madrid el día 28 de junio, a los 83 años de edad. El sábado 29 sus restos fueron inhumados en el cementerio del pueblecito conquense de Monteagudo de las Salinas, cerca de su hermano Tomás, fallecido en 2005. Los hermanos Jesús y Tomás Sánchez Jiménez revolucionaron el toreo en Cuenca a mediados de los años cincuenta y sesenta, manteniendo una sana y gran rivalidad con los hermanos Juan y Virgilio Recuenco, “los toreros de la Trinidad”. Seguir leyendo Adiós a Jesús Sánchez Jiménez, el torero de Cuenca que levantó pasiones

Pinceladas de la antiquísima procesión del Corpus en Cuenca y provincia

ESPACIO EMITIDO EL MARTES 18 DE JUNIO DE 2019 EN EL PROGRAMA “HOY POR HOY CUENCA”, DE LA CADENA SER, DIRIGIDO POR PACO AUÑÓN

https://cadenaser.com/emisora/2019/06/18/ser_cuenca/1560860472_943632.html

El Corpus de 1980 en la puerta de la Catedral, con Guerra Campos. / Foto Pinós.
El Corpus de 1980 en la puerta de la Catedral, con Guerra Campos. / Foto Pinós.

 Una de las fiestas de mayor solemnidad y más antiguas es la del Corpus Christi, que brilla con luz propia en Castilla-La Mancha, de manera especial en Toledo, pero que también tiene acento de sencillez y peculiaridad en Cuenca, tanto en la capital como en la provincia. Este martes, José Vicente Ávila nos ofrece unas pinceladas de la antiquísima procesión del Corpus, que en 1642 presidió el Rey Felipe IV; de las costumbres de alfombrar las calles y celebrar fiestas; del desfile silencioso de 1902, único año que no salió de la Catedral por el hundimiento de la Torre y de distintos cambios a lo largo del tiempo, en los que el Pendón de Alfonso VIII encabezaba el cortejo. Seguir leyendo Pinceladas de la antiquísima procesión del Corpus en Cuenca y provincia

Tomás Cruz, el conquense que puso una pica literaria con los Premios “Sésamo”

ESPACIO EMITIDO EL MARTES 11 DE JUNIO DE 2019 EN EL PROGRAMA “HOY POR HOY CUENCA”, DE LA CADENA SER, DIRIGIDO POR PACO AUÑÓN

https://cadenaser.com/emisora/2019/06/11/ser_cuenca/1560255926_257346.html

Tomás Cruz, de pie y con bigote, en una de las tertulias literarias del local Cuevas de Sésamo en Madrid. / Blog amanecenublado
Tomás Cruz, de pie y con bigote, en una de las tertulias literarias del local Cuevas de Sésamo en Madrid. / Blog amanecenublado

Los críticos literarios coincidían en señalar que el Premio “Sésamo”, tanto de novela corta como de cuentos, fundado por el conquense Tomás Cruz, era como una antesala de los grandes Premios como el Nadal o el Planeta. Este martes, en Páginas de mi Desván, José Vicente Ávila rescata la figura de este insigne personaje de Cuenca que puso una pica literaria de libertad en las madrileñas Cuevas de Sésamo, en la calle Príncipe, con la creación de un certamen que durante 40 años contó con la participación de jóvenes escritores que en su mayoría alcanzaron la fama. Con cierta semejanza a las “cuevas de Luis Candelas” el Sésamo era un pequeño bar con cafés y frascas de vino, unas mesas para la tertulia y un piano en el que el propio Cruz tocaba “Et maintenant” («Y ahora») y otras melodías… Seguir leyendo Tomás Cruz, el conquense que puso una pica literaria con los Premios “Sésamo”

La Torre de Mangana, el faro emblemático de la Cuenca vertical

ESPACIO EMITIDO EL MARTES 4 DE JUNIO DE 2019 EN EL PROGRAMA “HOY POR HOY CUENCA”, DE LA CADENA SER, DIRIGIDO POR PACO AUÑÓN

https://cadenaser.com/emisora/2019/06/04/ser_cuenca/1559657439_212452.html

IMG_20181123_110936Uno de los monumentos emblemáticos de Cuenca es la Torre de Mangana, cuya imagen sobresale en el cogollo del Casco Antiguo, marcando las horas de la ciudad, como vigía del quehacer cotidiano. Una torre que a la vista de los documentos gráficos que han quedado, ha tenido distintas caras en el acontecer de los tiempos, y que en el año 2001 fue declarada como Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento. Hoy, en Páginas de mi Desván, y con el título de “La Torre de Mangana, el faro emblemático de la Cuenca vertical”, José Vicente Ávila nos propone hablar sobre este icono de la ciudad, que ahora precisamente se encuentra en obras de restauración en el interior de la torre, impulsadas por el Consorcio, con el fin de adaptarla como recurso turístico. Seguir leyendo La Torre de Mangana, el faro emblemático de la Cuenca vertical

La Cuenca de ‘los felices veinte’ en las estrofas de «El Tío Corujo»

ESPACIO EMITIDO EL MARTES 28 DE MAYO DE 2019 EN EL PROGRAMA “HOY POR HOY CUENCA”, DE LA CADENA SER, DIRIGIDO POR PACO AUÑÓN

https://cadenaser.com/emisora/2019/05/28/ser_cuenca/1559045121_306433.html

 “Hoy porque me viene en gana / y porque a rimar me retas, / voy a hacerle unas cuartetas / al mal herido Mangana… / Eres de Cuenca cimera / y por culpa del Erario, / no andas muy bien del horario / y rota tienes la esfera…” 

El Tío Corujo, primero sentado a la izquierda, con sombrero y bastón, junto al alcalde Conversa y el ventrilocuo Balder. Foto Campos / Ilustración Castellana.
El Tío Corujo, primero sentado a la izquierda, con sombrero y bastón, junto al alcalde Conversa y el ventrilocuo Balder. Foto Campos / Ilustración Castellana.

  Así comenzaba uno de los centenares de ripios y versos que con la firma de El Tío Corujo y en la sección “De la Ventilla a Mangana”, el periodista Julián Velasco de Toledo tomaba el pulso informativo a la ciudad en el periódico “El Día de Cuenca” y posteriormente en “La Ilustración Castellana”, entre 1915 y 1930. Este martes, en Páginas de mi Desván y con el genérico título de “La Cuenca de los felices veinte en las estrofas de El Tío Corujo, José Vicente Ávila nos da a conocer a un personaje que se hizo muy popular a través de la prensa de aquel primer cuarto del Siglo XX, en los que la ciudad de Cuenca emergía con renovadas ilusiones de futuro. Seguir leyendo La Cuenca de ‘los felices veinte’ en las estrofas de «El Tío Corujo»

Florencio Cañas, el concejal que redescubrió la Cuenca Antigua

ESPACIO EMITIDO EL MARTES 21 DE MAYO DE 2019 EN EL PROGRAMA “HOY POR HOY CUENCA”, DE LA CADENA SER, DIRIGIDO POR PACO AUÑÓN

https://cadenaser.com/emisora/2019/05/21/ser_cuenca/1558438143_702900.html

 Caminando, o mejor dicho paseando por la Ronda de Julián Romero, con vistas a la Hoz del Huécar, nos encontramos con una recoleta plazoleta en la que la visión del paisaje huertano y el conjunto de rocas que festonean la propia Hoz, nos obligan a detenernos para admirar esa belleza entre el silencio del entorno. Desde julio de 1997, este amplio balcón de piedra amurallado tiene nombre propio en el callejero urbano: “Mirador de Florencio Cañas”. Este martes, José Vicente Ávila nos recuerda a este singular personaje conquense bajo el título de “Florencio Cañas, el concejal que redescubrió la Cuenca Antigua”, abriendo calles entre muros y corrales y miradores a las dos Hoces, a través de las rondas.
Seguir leyendo Florencio Cañas, el concejal que redescubrió la Cuenca Antigua

El Conquense no se salvó de un descenso ‘anunciado’ que se pudo evitar

Hay un dato que no suele fallar en las competiciones de la Liga de fútbol como es que aquellos equipos que terminan la primera vuelta en los cuatro últimos puestos suelen descender. La U.B. Conquense, que ya partía de inicio como uno de los equipos candidato a estar del 14 para abajo, aunque fuese líder en las dos primeras semanas de liga, cayó en puesto de descenso en la última jornada de la primera vuelta con 20 puntos junto al Teruel, Alcoyano, Castellón y Ontiyent. En la segunda vuelta la Balompédica logró un punto menos, 19, sumando 39 en total, mientras que el Castellón, que se salvó “in-extremis” gracias al equipo conquense, dejó su puesto de descenso al Peralada. Y para evitar el descenso la suma de puntos debe estar entre 45 puntos y pocas veces en 44, como le ha pasado al Castellón, que evitó el descenso después de estar toda la temporada en la zona peligrosa. Seguir leyendo El Conquense no se salvó de un descenso ‘anunciado’ que se pudo evitar