Archivos de la categoría 2007

Esperanza ante el Bisiesto 2008

Es Nochevieja.  31 de diciembre de 2007. Despedimos un año con la esperanza de que el venidero bisiesto 2008 sea mucho mejor. Que me quede como estoy, dirá el menos pesimista. Cuando hacemos balance a vuelapluma de los 365 días que han ido cayendo del calendario, y tantas cosas se han quedado en el camino, parece como si el Nuevo Año vaya a solucionar esos problemas y necesidades que en este caso tienen Cuenca y su provincia. Viejas reivindicaciones de una ciudad marcada por ese ostracismo que a veces dudamos de quién es culpa, porque la costumbre se ha hecho ley. A la ciudad le cuesta mucho crecer, y su desarrollo se va no ya a los cerros de Úbeda, sino al mismo Cerro del Socorro como si no hubiera más parcelas lineales donde construir y formar grandes avenidas de ciudad moderna. Sigue leyendo Esperanza ante el Bisiesto 2008

Pasen y vean

“Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad”. La frase, extraída de tantos villancicos populares, tiene mayor sentido en este lunes 24 de diciembre de 2007. Hoy es Nochebuena y en las calles se aprecia la gran actividad que genera la celebración, tanto es el aspecto comercial del regalo como en el comercio de la alimentación. Los grandes centros comerciales y otras tiendas abrieron sus puertas en el animado domingo para poder atender las necesidades de una ciudad que ya flota en unos 65.000 habitantes, incluidas las pedanías cercanas. Se notó ayer mucho trasiego mientras en el Casco Antiguo la poca presencia de turistas le daba un aire de cierta soledad. La gente va y viene, pasa y pasea. Sigue leyendo Pasen y vean

Vísperas navideñas y nombres propios del periodismo conquense

El otoño se va marchando con temperaturas invernales. Las noches y madrugadas son de un frío helador acompañadas de ese viento de matacabras serrano que obligan a embozarnos. A mediodía, sin embargo, el sol engaña con frío a la sombra. Pero no llueve. El cambio climático sigue su curso, aunque por estos lares aún veremos la nieve en los días de invierno. Cada época o estación debiera mantenerse su curso natural. Pasa igual con la Navidad, que se adelanta a sus fechas cada año más por mor de la comercialización. Ciudades como Madrid iluminan las calles con todo el ornato navideño desde el primer día de diciembre y a partir de ahí el resto de ciudades y pueblos se aprestan a colocar bombillas de colores con estrellas, velas abetos y todos esos adornos que evocan la Navidad. Sigue leyendo Vísperas navideñas y nombres propios del periodismo conquense

Pasó el “puente” con nota

El largo puente festivo, propiciado por el Día de la Constitución y la fiesta de la Inmaculada Concepción, ha vuelto a poner en Cuenca el cartel de “no hay habitaciones”. Tanto la ciudad como la provincia se han visto inundadas de turistas y de conquenses residentes lejos de la tierra que les vio nacer; las calles se han visto animadas y el sector hostelero se ha visto abrumado por tan alto número de visitantes. Quienes solemos estar por el Casco Antiguo hemos podido apreciar los excelentes comentarios sobre la belleza que ofrece la ciudad entre sus dos hoces e incluso muchos turistas llegan ya con sus apuntes de lugares de recomendación para tomar una tapa o para comer. Es esa publicidad que se hace del boca a boca y que se gana ofreciendo calidad. Sigue leyendo Pasó el “puente” con nota

Perder el tren

En los pasados días de la huelga de los trabajadores de Auto-Res, el ferrocarril convencional de Cuenca, que convence muy poco por su abandono, que ya es secular por parte de quien corresponda, pudo enganchar a muchos clientes que van casi a diario a Madrid. No tuvieron más remedio que viajar, muchos de ellos de pie y apretados, soportando casi cuatro horas de viaje, incluida la espera. En verdad que el tren es un medio de transporte ideal si Cuenca contase con los servicios que tenía, por ejemplo, en 1975, nada menos que 16, comparado con las siete salidas diarias actuales y otras tres alternativas. Sigue leyendo Perder el tren

Frío otoñal y música

Entre rayos de sol que engañan, en el luminoso mediodía, el frío deja tiritando a la ciudad, con carámbanos de hielo en algunas fuentes y por donde el agua forma hilillo de cualquier escape. Noviembre helador de madrugada, con el termómetro marcando los ocho y nueve grados bajo cero, que obligan a buscar los guantes, gorros, bufandas y hasta los abrigos de pieles, que luce mucho pasearlos con donosura. A mediodía sale el sol y entonces parece que volvemos al plácido otoño de tardes de paseo mientras los rayos solares van declinando, poco a poco, en el atardecer de cielo de nubes que se tornan rojizas y grises, en un espectáculo visual que dura pocos minutos, pero que tiene una belleza extraordinaria. Paleta de colores crepuscular. Sigue leyendo Frío otoñal y música

La creatividad

La fiesta de la Almudena, con su viernes festivo en Madrid, nos deja otra riada de visitantes, siempre bienvenidos a Cuenca, ciudad que disfruta en estos días otoñales de un tiempo espléndido. En el fin de semana da gozo ver las calles llenas de turistas, sobre todo madrileños, y la Serranía plagada de quienes la quieren descubrir por primera vez o repiten para disfrutar de los parajes del Ventano del Diablo, los Callejones de Las Majadas (donde Pierce Brosnan rodó su agente 007), la Ciudad Encantada de tantas películas, el Nacimiento del Río Cuervo y tantos parajes de nuestra Sierra Alta y Baja. Gran iniciativa fue en su día la de abrir una circunvalación para la Sierra en la llegada a Cuenca por esa Autovía A-40 que nos tiene a todos en un sin vivir por su retraso y tantas incidencias. Sigue leyendo La creatividad

Alfar y libros

(LA REAL ACADEMIA CONQUENSE DE ARTES Y LETRAS ENTREGÓ A PEDRO MERCEDES EL TÍTULO DE ACADÉMICO DE HONOR)

La Cultura Conquense, con mayúsculas, o sea, la Real Academia de las Artes y las Letras de Cuenca, rindió el pasado 29 de octubre un homenaje de reconocimiento a la figura de Pedro Mercedes, nombrándole Académico de Honor, merecido galardón que comparte con Gustavo Torner y Eduardo de la Rica. En su habitación hospitalaria de La Alameda, PedroMercedes  recibía la medalla y el título honorífico, al que quizá le faltaba el marco para que le acompañe entre esas cuatro paredes por las que puede ver el Júcar, que viene de su San Antón querido, ora con su sonido otoñal de mayor fuerza, ora en la Primavera o cualquier estación del año, motivos que nunca faltaron en las piezas de barro de Pedro o en sus grabados, como tantos otros aspectos de la vida cotidiana que él supo plasmar con su arte, en su “divino alfar”. Sigue leyendo Alfar y libros

Cambios

El cambio de horario en el día más largo del año nos ofrece un amanecer claro, debido al retraso de la hora en sesenta minutos. Una hora más para dormir o para divertirse, según como se mire. El cambio de la hora es ya una costumbre en el último domingo de marzo y de octubre. Parece ya como una máxima del renovarse o morir, pues los cambios, cuando son positivos, dinamizan el quehacer cotidiano. Un cambio muy llamativo –tras la polémica de meses de atrás—se ha llevado en pocos días en la conocida rotonda del Centro de Recepción de Turistas, lugar que por cierto estos días hemos sabido, ofrece serias deficiencias en sus servicios, hasta el punto de haber cerrado el restaurante. Sigue leyendo Cambios

Por la senda del Otoño

Los oros del otoño ofrecen un espectacular paisaje de Cuenca, con los amarillos de todas las tonalidades en el fin de semana de pleno sol.  Este buen tiempo otoñal ha propiciado de nuevo un aluvión de visitantes a nuestra ciudad y provincia y que, al mismo tiempo, los propios ciudadanos conquenses hayan salido a disfrutar por nuestro más cercanos parajes naturales para disfrutar de ese tiempo bonancible. Las hileras de árboles amarilleando junto al río o en cualquier vallejo o montículo forman ese paisaje otoñal en el que los colores aparecen tamizados con la pátina del tiempo. Oro vivo, ocres como de metal oxidado, y a cuento de ello viene algún aviso de quienes aman la ciudad y sus paisajes, en el sentido de que la pintura de rojo bermellón del puente de San Pablo se está levantando. Como cascarilla. Es todo un espectáculo, como decimos, contemplar las dos Hoces en estos días del otoño, con esa sinfonía de colores. Sigue leyendo Por la senda del Otoño