La Exposición de Arte Femenino de 1954, en la “Posada de San José”

Al acontecimiento no se le dio el realce que merecían las noveles pintoras

María Ríus, Elena Lumbreras, Leonor Culebras, Julia Griñán, Encarnación Cañas, María Teresa de la Muela, Elisa Hornos, Teresa Valdivieso y Victoria de Luz dieron el paso adelante

Como si no pintaran:  “Ya es mucho que en Cuenca exista el  necesario ambiente de comprensión para estas firmas noveles”

Mucho se ha escrito de la aportación que hicieron a Cuenca escritores, pintores y poetas en la década de los cincuenta y sesenta en la que en esta ciudad pasaron grandes temporadas, e incluso se asentaron en casas y casonas en el Casco Antiguo, de manera especial en la calle de San Pedro y en la Ronda de Julián Romero. Nombres que van desde González Ruano a Antonio Saura, pasando por Lorenzo Goñi, Fernando Zóbel, Aristizábal, los fotógrafos Muller y Catalá Roca, Monsuarez, Pedro de Lorenzo, Grau Santos, Gerardo Rueda, Bonifacio, Antonio Pérez, y nuestros propios artistas locales de talla reconocida como Gustavo Torner, Segundo Manzanet, Víctor de la Vega, Pacheco, Cruz Novillo, Óscar Pinar, y los escritores Raúl del Pozo, Florencio Martínez, Raúl Torres. Enrique Domínguez, José Luis Coll, Carlos Briones, Andrés Gallardo, entre otros, y muy poca presencia femenina como Acacia Uceta, Ángeles Gasset, Leonor Culebras y poco más, porque a la mujer apenas si se valoraba en cualquier arte o profesión.

NUEVE PINTORAS

Por ello no deja de ser relevante en aquellos años de oscurantismo de la década de los cincuenta, en los que a la mujer se le etiquetase en el obligado campo de la “Sección Femenina”, que un grupo de mujeres, de pintoras noveles que llegarían lejos en muchos casos, se decidiese a montar una Exposición de Arte Femenino en Cuenca. Ocurrió en el verano de 1954, entre los días finales de julio y el mes de agosto. La muestra se inauguró en la Posada de San José, que por aquellos años regentaba Fidel García Berlanga, que consiguió que el antiguo Colegio de San José, convertido en posada a la antigua usanza, se convirtiese también en refugio de artistas, y por allí pasaron numerosos personajes, entre ellos Ava Gadner.

Las valientes artistas que unieron sus obras para la Exposición, la mayoría de ellas conquenses, fueron la famosa María Ríus, pintora catalana con orígenes de Tarancón; Elena Lumbreras, que hizo mucho por la cultura junto a su hermana Elisa;  María Teresa de la Muela, Leonor Culebras (sobrina de Fausto Culebras, y pintora reconocida de gran trayectoria), Elena Hornos, Julita Griñán, Teresa Valdivieso y Victoria de Luz. Todas ellas destacarían por su buen hacer artístico.

El Día, 14-08-2011
El Día, 14-08-2011

La reseña de la exposición, que firmaba M.B.C. no deja de ser curiosa en alguno de los párrafos, pues da la impresión de que lo que hacía la mujer entonces era arte menor. Escribía entre otras lindezas: “Hemos visto la Exposición. Unas cosas nos han gustado más que otras. Algunas, menos. Pero tampoco hemos de ser ni exigentes ni rigurosos. No podemos dejar de tener en cuenta que se trata en su mayor parte de firmas noveles. Y ya es mucho que en Cuenca exista el necesario y preciso ambiente de comprensión para esta pléyade de artistas del pincel, que permita acoger con agrado estas manifestaciones e inquietudes artísticas, aun cuando en determinados casos no pasen de balbuceos, pero que tienen el encanto de todo lo que nace en la vida”.

“SALA DE LOS EVANGELISTAS”

Señalaba el cronista que el lunes 26 de julio a las ocho de la tarde, “quedó inaugurada la Exposición de Arte que manos femeninas han montado e instalado en la que puede denominarse con carácter bautismal “Sala de los Evangelistas” de la Posada de San José. En el acto inaugural “pronunció un breve discurso el director del Instituto de Enseñanza Media “Alfonso VIII”, don Joaquín Rojas, ante un selecto, ya que no numeroso público”.

Dibujo de Leonor Culebras.
Dibujo de Leonor Culebras.

Precisamente con ocasión de la Exposición “Marcando silencios”, de Leonor Culebras se incluía un artículo de Eduardo Alcalá publicado en “El Día de Cuenca” el 20 de octubre de 1996, que se refiere a esta exposición femenina: “Desde los primeros años cincuenta, Leonor incorpora toda la fuerza de la mujer y también toda su delicadeza femenina. Esas manos suyas, que al principio se mezclaron en una muestra primitiva con las de María Rius, Encarnita Cañas, Elena Lumbreras, Elisa Hornos, Victoria de Luz y Teresa Valdivielso, hicieron la guerra por su cuenta, dibujando del natural, temerosa ante el misterio de la luz”.

Fue aquella Exposición una bocanada de aire de libertad artística por parte de la mujer conquense, representada en aquellas nueve mujeres. La novena sinfonía del arte femenino de Cuenca, lejos de los refajos y las castañuelas, y de rancias canciones, que poco tenían que ver con el folk auténtico.

Acacia Uceta (foto de 1980, de J.L. Pinós) recitó su "Soneto a Cuenca"
Acacia Uceta (foto de 1980, de J.L. Pinós) recitó su “Soneto a Cuenca”

RECITAL POÉTICO DE MUJERES

La Posada de San José era referente artístico en esos años cincuenta en los que renacía la cultura conquense y coincidiendo con la Exposición de Arte Femenino se celebró un recital poético en la terraza, que dio Pilar Álvarez, “conocida por todos los conquenses por su arte, tanto en la escena como en la declamación”. A Pilar Álvarez, que cantó y recitó, le acompañaron Carmen Payá, que interpretó “El calendario” de Benítez, y Acacia Uceta, con su “Soneto a Cuenca” que dejó ensimismados a todos.

José Vicente ÁVILA. EL DÍA, 14 de agosto de 2011

Un comentario en “La Exposición de Arte Femenino de 1954, en la “Posada de San José”

Deja un comentario