Faenón y arrimón de puerta grande para El Juli y Perera

A TALAVANTE SE LE NEGÓ LA OREJA PARA HABER SALIDO A HOMBROS

El Juli y Perera, llevados por Curro Cano y El Chino. (Foto: Julio Palencia)
El Juli y Perera, llevados por Curro Cano y El Chino. (Foto: Julio Palencia)

La Feria Taurina de San Julián de Cuenca no pudo empezar con mejor pie: Julián López “El Juli” y Miguel Ángel Perera salieron por la puerta grande del coso conquense, que da a la Avda. de Chicuelo II. El madrileño, tras desorejar a un gran toro de Daniel Ruiz premiado con la vuelta al ruedo. El extremeño, al cortar una oreja a cada uno de su lote a base de firmeza, disposición y arrestos. Se marchó a pie, pero no de vacío, el otro extremeño,  Alejandro Talavante, que paseó una oreja de su primero tras dejar buenos destellos de su mejor toreo.

Plaza de toros de Cuenca. 1ª de la Feria de San Julián. Más de tres cuartos de plaza en tarde parcialmente nublada y con algunas lluvias intermitentes. Se han lidiado seis toros de Daniel Ruiz (uno de ellos como sobrero, quinto bis, pues el toro “Alcohólico” –vaya nombrecito— se descordó de salida), bien presentados y de distinto juego. Tres de ellos aplaudidos en el arrastre. Destacó el gran cuarto, “Lorito”, premiado con la vuelta al ruedo. Peso de los toros: 490, 535, 525, 554, 518 y 532 kilos.

Vuelta al ruedo para el toro "Lorito"
Vuelta al ruedo para el toro «Lorito»

Julián López “El Juli” (verde laurel y oro) pinchazo y estocada, ovación con saludos, tras aviso; estocada de efectos tardíos, dos orejas con petición de rabo.

Miguel Ángel Perera (grana y oro) pinchazo, estocada y descabello: oreja tras aviso; feo pinchazo y estocada con retardo: oreja tras aviso.

Alejandro Talavante (nazareno y azabache) estocada de retardado efecto y descabello; oreja tras aviso; pinchazo y estocada: ovación con saludos con fuerte petición de oreja. Bronca a la presidencia por no concederla.

Saludó el banderillero José Gutiérez de la cuadrilla de Miguel Ángel Perera.

paseillo 1

Presidió Emiliano García. Se guardó un minuto de silencio tras el paseíllo en recuerdo Ángel Muñoz “El Curi”, fallecido el 8 de septiembre de 201, y en memoria de las jóvenes conquenses, Laura y Marina, víctimas de un brutal crimen.

Los padres de El Juli presenciaron en un palco la gran faena de su hijo. (Foto Josevi).
Los padres de El Juli presenciaron en un palco la gran faena de su hijo. (Foto Josevi).

FAENÓN, ARRIMÓN VERTICALIDAD SIN PREMIO

La primera de feria se resume en un faenón de “El Juli” en el cuarto de la tarde, que transmitió emoción a los tendidos. Cantó “Lorito” y el Juli dio el buen cante de una larga, emocinante y poderosa faena de torería y arrestos; en arrimón de Miguel Ángel Perera, poderoso siempre con la muleta y su largura con la muleta, para salir por la puerta grande, y en destellos de calidad de toreo vertical y zurdo de Alejandro Talavante, también lucido con el capote, y a quien el presidente cerró la puerta grande que el público pedía con la oreja del sexto que no se concedió.

El Juli vino a decir, aquí estoy yo, contra viento y marea. (Julio Palencia)
El Juli vino a decir, aquí estoy yo, contra viento y marea. (Julio Palencia)

Con la misma exigencia que se dieron cinco avisos se podía haber rebajado el número de apéndices, pero con el criterio que había llevado la presidencia, la oreja a Talavante en el sexto debió darse para igualar la balanza con una decisión más salomónica, aunque resultase triunfalista. Muchos le abroncaron y otros le aplaudieron al presidente. Talavante le hizo un gesto cómo que no había sido justo en el reparto de la petición orejil, teniendo en cuenta que la primera es por mayoría del público.

Poderío, temple y arrimón de Perera.(Julio Palencia)
Poderío, temple y arrimón de Perera.(Julio Palencia)

Pero bien, los festejos taurinos tienen la virtud de contar con el enriquecedor contraste de opiniones del público, que muestra su manera de pensar y de entender el arte taurino, coreando las faenas con olés, aplaudiendo, silbando o pidiendo música, aunque cierto es que si en una plaza de toros hay siete mil espectadores hay otras tantas opiniones, todas ellas libres y democráticas.

Talavante dejó patente la verticaloidad de su toreo. Se quedó sin puerta grande. (Julio Palencia)
Talavante dejó patente la verticaloidad de su toreo. Se quedó sin puerta grande. (Julio Palencia)

Al final, ovación de lujo para Talavante, a quien quisieron sacar a hombros, y puerta grande para El Juli, llevado por Curro Cano (que a mediodía asistía en la Diputación junto al propio Juli a la presentación de su libro) y Miguel Ángel Perera, transportado por Pedro “El Chino”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.