El sustituto López Simón triunfó a lo grande con el sobrero de Vázquez

El madrileño López Simón abrió la puerta grande con muchos argumentos. Foto: Julio Palencia.
El madrileño López Simón abrió la puerta grande con muchos argumentos. Foto: Julio Palencia.

Alberto López Simón, que entró en el cartel sustituyendo a Francisco Rivera “Paquirri” se erigió como triunfador de la cuarta corrida de la Feria de San Julián. El joven torero madrileño aprovechó a la perfección al buen toro de José Vázquez, que se lidió como sobrero. Una oreja cortó El Fandi a su segundo, mientras que Castella fue doblemente ovacionado al no tener mayores opciones con un lote imposible. López Simón salió por la puerta grande entre una gran ovación del público, que espera que el torero de Barajas sea uno de los diestros anunciados en la feria de 2016.

Plaza de toros de Cuenca. Cuarta corrida de la Feria de San Julián. Tres cuartos de entrada en los animados tendidos, y tarde soleada y calurosa. Se lidiaron cinco toros de Apolinar Soriano, bien presentados, aunque de poco juego en líneas generales. Y uno de José Vázquez (3º bis), bien presentado y de muy buen juego. Peso de los toros: 590, 593, 510, 490, 486 (sobrero) y 572.

Paseíllo con López Simón desmonterado. (Josevi)
Paseíllo con López Simón desmonterado. (Josevi)

David Fandila “El Fandi” (grana y oro), tres pinchazos: ovación con saludos tras aviso; estocada:  oreja y leve petición.

Sebastián Castella (salmón y oro), pinchazo sin soltar y estocada: ovación con saludos; estocada baja: ovación con saludos.

Alberto López Simón (azul marino y oro): estocada tendida: dos orejas; estocada tendida: ovación con saludos.

Presidió Emiliano García y el matador de toros Alberto López Simón hizo el paseíllo montera en mano por ser su primera actuación en  Cuenca.

publico

EL SUSTITUTO Y EL SOBRERO

Todos esperábamos ver al madrileño López Simón como sustituto de Paquirri. Ya lo había hecho en la televisada de San Sebastián, y era uno de los “toreros ausentes” en la mente de los aficionados cuando se presentaron los carteles. Maximino acertó de nuevo en la sustitución. Tuvo López Simón  la “suerte” de que el tercer toro de Apolinar, “Extraído”, fuese devuelto a los corrales por lesión de  una pata trasera y endeblez de manos, pues los toros de Soriano defraudaron las expectativas. El sobrero de José Vázquez, marcado con el número 16, de nombre “Harinero”, dicen que le gustaba a Morante. Con “Harinero hizo López Simón un buen pan.

Alberto López Simón. (Foto Julio Palencia)
Alberto López Simón. (Foto Julio Palencia)

Desde el primer momento, el diestro madrileño mostró sobre el ruedo conquense una quietud y serenidad digna de todo encomio para ser un torero tan joven y una profundidad y elegancia señera en su toreo. Se lució con el capote en bellos lances a la verónica, garbosas chicuelinas y artística media en el remate capotero. En el tercio de banderillas Castella hizo un oportuno quite a un banderillero que cayó y López Simón, muleta en mano, brindó su faena a Maganto, que le ayudó en sus inicios. Con pasmosa naturalidad, elegancia, temple y mando, y pisando bien los terrenos, López Simón fue cimentando una soberbia faena, con tandas lentas sobre ambas manos que encendieron los tendidos. Había conquistado a la afición. La estocada fue tendida, pero los pañuelos blancos pidieron las dos orejas, ganadas en buena lid torera.

Gustó mucho López Simón. (Julio Palencia)
Gustó mucho López Simón. (Julio Palencia)

El sexto le permitió menos reposo en su toreo, pero aún así se lució en verónicas abriendo el compás y el remate de la media. Brindó su faena al público, ligando los pases al toro “Equivocado” que buscaba más los tableros y se fue rajando. López Simón, en tandas cortas y adornos, entre ellos los circulares, demostró ser un buen lidiador y sobre todo, una joven promesa del toreo con mucho fondo y poso. La espada quedó tendida y pese a la petición de oreja no fue concedida, saludando una gran ovación, pues ya tenía ganada y por tanto abierta, la puerta grande y su inclusión en la Feria de 2016. Se la ha ganado toreando y gustando.

fandi

Once años seguidos lleva viniendo a Cuenca El Fandi. Esta vez sólo cortó una oreja, pero porque no anduvo fino con los aceros. En su primero, “Rinconcito”, un bonito ejemplar de Apolinar Soriano, el torero granadino escuchó los primeros aplausos en dos largas cambadas de rodillas y verónicas de buen gusto, rematadas con dos chicuelinas y la revolera. Se lució en banderillas, citando en carrera hacia atrás y colocando el tercero al violín, para brindar su faena al público. Comenzó de rodillas y sacó luego unas tandas de derechazos estimables en una faena que se alargó pese a que el toro se fue apagando. Pinchó mal y se le aplaudió.

En el cuarto, “Correlindes”, El Fandi volvió a lucirse con la franela y en su genuino tercio de banderillas, tras un quite por delantales sin eco en el público en la hora del bocadillo. Un atleta con los garapullos, volvió a enardecer los tendidos. La faena fue larga, con pasajes interesantes de torero con recursos, pero sin transmitir mucho. Acabó con rodillazos y desplantes y tras la estocada el presidente le concedió una oreja y aún hubo petición de la segunda.

Sebastián Castella. (Julio Palencia)
Sebastián Castella. (Julio Palencia)

Sebastián Castella pasó casi de puntillas por Cuenca, aunque se le aplaudió. Pechó con el peor lote y él tampoco puso mucho de su parte pese a intentarlo sin excesiva confianza. Con su primer enemigo, “Delaturo”, tuvo pocas opciones de lucimiento, pues manseaba y blandeaba. Sacó algunos lances de recibo, y en la muleta probó con poco brillo, muy encima de un toro simplón. Saludó tras pinchazo y estocada.

En el quinto, “Equivocadiño”, apenas se lució con la capa pese a intentarlo, y tras brindar al público intentó domeñar al toro con doblones genuflexos. No estaba por la labor el toro de Apolinar, que además derrotaba ante el engaño. El torero francés hizo lo posible y lo imposible por meter al toro en la muleta, pero como decía “El Gallo”, “lo que no pue ser no pue ser, y además es imposible”. Pasaportó Castella a “Equivocadiño” al desolladero y se le aplaudió por la voluntad.

En la despedida, El Fandi y Castella fueron aplaudidos y a López Simón se lo llevaron por la puerta grande como gran triunfador de la tarde, gracias a su buen toreo y al sobrero de Vázquez.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.