Leonor Culebras: “Para mí, Cuenca es inolvidable en todos los sentidos”

 

untitled

José Vicente ÁVILA 

“Marcando silencios” es el título de la Exposición retrospectiva que presenta la pintora conquense Leonor Culebras, con un amplio bagaje tras de sí, que comenzó su periplo en 1954 en la Posada de San José. Primera mujer cartelista de la Semana Santa, de la Feria de San Julián, de diversos libros…  “A mí me gustaría recopilar toda mi obra cuando fuera muy viejecita”, me decía Leonor Culebras en la primera entrevista que le hice el 7 de junio de 1974 con ocasión de la Exposición que presentaba en la Galería Machetti de Cuenca. “Yo encuentro en todas las cosas un mensaje de belleza: por eso las pinto”.

Han pasado 33 años y la pintora y el periodista se vuelven a encontrar entre cuadros, en una tarde de esta primavera ya calurosa de mayo, en la Sala de Caja Castilla-La Mancha, reservada para grandes exposiciones.

El Día, 13-05-2007.
El Día, 13-05-2007.

La pintora de Cuenca regresa a su tierra “marcando silencios”, con homenaje póstumo a Aquilino, su esposo; y el recuerdo de los cincuenta años de la muerte de Fausto Culebras, “primo de mi padre, que murió en la Cuenca ecuatoriana cuando colocaba la escultura de Hurtado de Mendoza”; con una mirada retrospectiva al pasado y un presente de poder contar con una artista en toda la extensión de su obra, incluidos sus carteles de Semana Santa de 1964 y 1968, las ilustraciones de libros sobre Cuenca y felicitaciones navideñas. Una antología.

Cuenca en su alma, en su verticalidad, que dibuja al detalle, con toda minuciosidad. “En la antología culebriana no existe el purgatorio ni el infierno porque la pintora siempre espera que llegue a su ventana, a su mirador, la luz  intangible, sea para el pabilo de una vela o como un rayo de sol para su paraíso”, escribía Eduardo Alcalá en el DÍA en 1996, con ocasión de su exposición en la madrileña Galería Klimt.

–Leonor, con esta Exposición son once citas en Cuenca desde 1954.

“Esta exposición es como una retrospectiva para que vean que al caminar de los años las décadas que he pasado han sido todo influencia de Cuenca; en cada cuadro, sobre todo en las aguatintas, reflejo el paisaje conquense auténtico.

Cuadro de 1968
Cuadro de 1968

Están hechas a lo mejor en un ático, en casa de un amigo, o cuando veníamos los veranos y alquilábamos algún apartamento e incluso de memoria, porque yo pintaba a Cuenca de memoria de tanto conocerla. Ha sido pasión por Cuenca como me dicen en uno de los textos del catálogo. Aquí me he presentado con toda mi obra desde el año 1954. Todo ha sido por pura vocación. Aquí me tenéis con acuarelas, grabados, aguatintas y con dibujos hecho a plumilla y a palillo. Lo del palillo no se lo cree la gente, pero es una cosa muy significativa, mojando el palillo en un tintero de tinta china.

cartel-cuenca-ss 1964

-La Semana Santa de Cuenca en los carteles de 1964 y 1968 nos hablan de la primera mujer que los realiza, que además gana los concursos.

-Aquello fue verdaderamente apasionante. El cartel me ha encantado siempre y sobre todo el moderno. Viene gente a la exposición y se quedan sorprendidas de que sean carteles de los años 60, pues me dicen que parece que son de ahora. Sí creo que fui la primera mujer en mi generación que ganó los concursos del Ayuntamiento; estos días he conocido a Estrella Plaza, que hizo el cartel de la Semana Santa de 2004.

–El color de las flores, el color de Cuenca en los trazos de Leonor.

flores

-Me preguntaban si los había hecho con óleos o acrílicos. Son tintas chinas en color sobre papel. Esto lo hago así porque sentí influencia por mi padre, que era topógrafo del Catastro y hacía los mapas. Diluía las tintas chinas que traía en barras y yo le quitaba el papel cebolla. Empecé así y tengo las Casas Colgadas en plumilla de papel de mi padre.

leonor

-En las portadas de los libros de Amparo o María Luisa reflejas personajes y costumbres.

-A estas ilustraciones les tengo un amor muy grande porque tenía mucha amistad con María Luisa Vallejo y Amparo Sanz de Beamud. Me encargaban las portadas de sus libros y en verdad que me gustaban, por eso los he traído a la exposición.

Leonor pinta a Cuenca de memoria. Pero, ¿cómo ve ahora a esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad?

-Qué va a decir una conquense de pura cepa. Mis abuelos eran conquenses, mi padres… Mi marido me decía, creo que quieres más a Cuenca que a mí. Ha prosperado y mejorado mucho. La gente me reconoce y es un orgullo para mí. La Cuenca actual la veo muy moderna y muy renovada en todos los sentidos, sobre todo en arte y en museos. Me han dicho que han inaugurado el Museo de la Semana Santa y para que me oigan los de la Junta de Cofradías quiero donar un par de cuadros al Museo si Dios quiere. Te lo digo como primicia. Quiero pasar al Museo dos de mis obras verticales, la que se titula Los Banceros y el Serrano de Cuenca. A mí es que la Semana Santa me apasiona. Creo que los conquenses somos así.

feria 1971

–Leonor atiende a personas que visitan la exposición. Y nos sigue hablando de Cuenca.

-Para mí Cuenca es inolvidable en todos los sentidos. La gente se preocupa mucho, como tú mismo. Leo en EL DÍA las “Crónicas de bota y borceguí” y digo que hombre tan genial y poético, y qué bonito resulta todo lo que dices. Lo haces con poesía, sentimiento y alma” y eso me encanta, sobre todo a los que estamos fuera.

–El apellido Culebras obliga a mucho, Leonor….

-Cuando yo empezaba él me daba consejos y me decía la línea que tenía que seguir, buscando mi personalidad. Fausto Culebras daba clases en la Diputación y yo asistía junto a otros chicos. Fausto fue un genio, aunque sentí más la influencia de mi padre a la hora de pintar. A mi padre le gustaba mucho que escribiéramos bien y sin faltas de ortografía.

untitled

Fausto Culebras fue un artista malogrado al morir con tanta obra aún por hacer. Los conquenses no olvidan a Fausto y lo importante es que se preocupen más de toda la obra que hay en el Museo para que sea vea, porque era un hombre muy conquense y apasionado por Cuenca.

Recorremos la Exposición por la Sala de Castilla-La Mancha en el antiguo Hotel Iberia. Desde el cercano parque, los trinos de los pájaros y la vegetación que ha despertado a la primavera en mil colores nos ofrecen esa sinfonía que la artista ha sabido llevar para sus cuadros. Honor para Leonor.

 

 

 

 

 

 

1 comentario en “Leonor Culebras: “Para mí, Cuenca es inolvidable en todos los sentidos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.