Kaydeda filtró el paisaje conquense en algunos de sus cuadros

kaydeda recorte

José María Calzada Dalmases “Kaydeda” (Madrid, 1920 – Oleiros, 2006), iniciado para el mundo artístico en Barcelona,  fue un pintor y escultor reconocido, además de editor, escritor y un gran coleccionista. Le interesaba lo hecho con las propias manos y atesoraba cerámica, cestería, herramientas y todo un amplio número de piezas que se pueden contemplar en el Museo “José María Kaydeda” de Oleiros (La Coruña). “Kaydeda”, que era su nombre artístico, también pasó por Cuenca y aquí expuso su obra en mayo de 1974, en la Sala Toba, situada en la calle de Pilares, que poco tiempo después pasó a ser la tienda de cerámica de Adrián Navarro. Tuve la suerte de conocer a Kaydeda y tener con ello la sensación de estar delante de un artista tan misterioso como de recia personalidad, de bigote y barba peculiar para la época, sin patillas.

Me decía en aquella entrevista que su pintura estaba dentro de una abstracción natural que pretendía ser realista. Comentaba Kaydeda en aquella ocasión sobre su pintura o forma artística, que “es un arte preocupado y dolorido. Me duele la naturaleza, la tierra”. Son palabras que vistas cuarenta años después invitan a la reflexión de cómo un artista sentía el ambiente que le rodeaba. Y añadía: “Creo que todo esto que siento es una proyección telúrica de arte”.

Usted Dirá. "Diario de Cuenca", 22-04-1974.
“Usted Dirá”. “Diario de Cuenca”, 22-04-1974.

Y es que Kaydeda, como informaba “La Opinión” de La Coruña, fue un viajero incansable experto en magia y ocultismo, transgresor, un caballero a la antigua que apenas dormía cuatro horas y que un día llegó a Oleiros para quedarse.

Sobre Cuenca, Kaydeda me decía que hacía muchos años que había venido a visitarla. “He vuelto hace poco tiempo, me la he visto bien, y he filtrado el paisaje conquense en algunos cuadros que se exponen en esta muestra.”. Y añadía: “A la Cuenca de ahora la he encontrado con una proyección grande, sobre todo en el terreno artístico que, según tengo entendido, tiene fama internacional”.

A Kaydeda le hacía ilusión poder tener alguna obra en el Museo de Arte Abstracto: “Para mí sería un gran orgullo poseer una obra en este maravilloso Museo de Cuenca”. Kaydeda, que exponía por primera vez en Cuenca en la segunda quincena de mayo de 1974, en la Sala Toba, dejó en la ciudad esa sensación de artista de gran visión de futuro, que seguiría por los caminos de la cerámica.

En Oleiros se puede visitar el Museo “Kaydeda”, con más de 5.000 piezas, donde no faltan piezas de barro, pequeñas colecciones de aperos de labranza, juguetes, rosarios, fotos del artista con amigos como Camilo José Cela o Valle Inclán, pues incluso cuando estaba en su apogeo se decía que estaba en línea con el arte de Picasso y Tapies. Un artista que ya es historia, que pasó por Cuenca para mostrar su pintura que él definía como una abstracción natural que pretendía ser realista.

 

 

Deja un comentario