Lo que el viento se llevó en Mora: el gol

MORA C.F., 0; U.B. CONQUENSE, 0

El partido jugado por la Unión Balompédica Conquense ante el Mora C.F. ha estado afectado, y de qué manera, por el fuerte viento reinante. Ha sido un encuentro insufrible, en el que hemos encontrado muy pocas cosas positivas, por más que ambos conjuntos lo han intentado. En ese sentido, hay que alabar la actitud de ambos conjuntos en su intento de hacer las cosas bien, de luchar por cada balón, con fuerza y sentido de la anticipación, pero sin esa agresividad mal entendida, la del juego brusco, incluso violento. Ante esa dificultad, el partido fue un canto a la lucha por lo imposible. Lo que el viento se llevó en Morra fue el gol, porqie se lo impidio.

La lucha la pusieron ambos conjuntos intentando contrarrestar un viento, a veces huracanado, que decidió hacerse el dueño el encuentro. El balón era un juguete en el aire, nadie sabía hacia donde iba y eso provocó numerosos choques entre los jugadores que, siempre con honradez deportiva, supieron salvar de la mejor manera posible. El árbitro Ruiz Alonso también lo entendió, colaboró en ello y sólo mostró dos tarjetas amarillas, ambas merecidas.

Para que se hagan una idea de cómo actuó el elemento eólico en la tarde del domingo en Mora, a las cuatro los tejados de muchas naves mostraban las chapas de sus techos despegándose, buscando el vuelo por el cielo toledano. Los cañones de agua para regar el césped artificial, con una presión potentísima, regaban el campo, pero el agua se volvía hacia la tribuna y mojaba a todo el mundo, se metiera donde se metiera. Dicho esto, imagínense los efectos del balón a la hora de jugarlo. Por bajo, imposible porque no había forma de orientarlo, y por arriba, el esférico era un juguete que volaba a placer del viento y no con la voluntad y deseo del futbolista.

Este es uno de esos partidos que, lo mejor es aplazarlos, pero el Reglamento no lo contempla, así que hubo que jugarlo, sabiendo todo el mundo que la capacidad de juego de ambos conjuntos quedaba reducida a su mínima expresión. Tanto que, en todo el partido, el Conquense sólo gozó de dos remates a puerta con peligro. La primera, la más clara, cuando a los 27 minutos Zapata se quedó solo, tras un mal despeje local, ante Buyo pero se precipitó en su lanzamiento cuado llegó a la frontal, quiso hacerle una vaselina al portero del Mota, que despejó a córner. Se sacó y el propio Buyo metió los dedos para evitar un gol olímpico.

La segunda ocasión la tuvo Alfonso, al cabecear al lateral de la red un centro al segundo palo. Esto fue el resumen en la primera parte, en la segunda, ni un solo remate a puerta. Tan sólo un acercamiento peligroso tras la internada de Zapata por la derecha, llegar a la línea de fondo y su pase de la muerte se paseó sin que Álvaro y Samba pudieran llegar para empujar.

De rojo vistió el Conquense en Mora de Toledo. (ubc)
De rojo vistió el Conquense en Mora de Toledo. (ubc)

Si este trabajo ofensivo parece escaso para el equipo más realizador del grupo, el del local es insignificante más allá de los centros, faltas o córners que siempre fueron despejados por la defensa balompédica. Ni un remate a puerta, salvo el último del partido que golpeó en el cuerpo de un jugador balompédico. El Mora lo intentó, incluso con paredes y combinaciones, pero no tuvo éxito.

El encuentro se convirtió en un quiero y no puedo por parte de ambos equipos, pero dentro de la dificultad que tenía, los dos intentaron demostrar por qué estaban en buena racha. Al final, lo más productivo era despejar fuerte desde tu área que el balón llegaba al área rival. Era la patada a seguir del rugby.

En resumen, el viento nos privó de ver la capacidad del Mora, pletórico de moral tras dos victorias consecutivas, y la excelencia de un Conquense nuevo y canterano que, por primera vez no ganó a domicilio y, también por primera vez, empató un partido. La Balompédica tenía la ilusión de ponerse de líder en Mora, el Azuqueca había empatado el sábado, pero el viento y la voluntad del rival lo impidieron. A nuestro juicio, un punto importante para ambos conjuntos. Sumar, en esta liga, es importante y si el viento se pone claramente en tu contra, mucho más.

Las ausencias de Mozo, Sendoa y Dani Fernández se notaron, pero la parte positiva se centró en banquillo. Al final, los cambios de Manu Calleja fueron Iván Gil, Álvaro y Churre, que jugó sus primeros minutos de liga. ¿No queríamos cantera en la Balompédica? Ahí esta, pero tampoco pidamos de la noche a la mañana, cantera y ganar con solvencia. Esto lleva un tiempo. De momento, el domingo en La Fuensanta, el partidazo: el Conquense, segundo, recibe al Almansa, tercero.

El partido fue especial para el conquense y exbalompédico Tajamata que, por lo comentado en el campo, era el encuentro de su despedida. Se vuelve para Cuenca.

LA FICHA

Mora C.F.: Buyo; Alberto Cid, Héctor, Javi Sánchez, Dani Prada, Josué, Zurro, Tajamata (Rodri, min. 76), Moha, Mínguez (Juampe, min. 83) y Butra (Sierra, min. 72).

U.B. Conquense: Camacho; Heredia, Popa (Churre, min. 78), Alfonso (Iván Gil, min. 70), Wamberto (Álvaro, min. 60), Vicky, Gérica, Samba y Zapata.

Árbitro: Ruiz Alonso, asistido por Albarrán Sanz y Martínez Iniesta. Amonestó, por parte local, a Javi Sánchez, y por parte visitante a Alfonso.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 11 jornada de liga del Grupo XVIII de Tercera División, disputado el domingo 1 de noviembre, en el Municipal Las Delicias de Mora. Tarde nublada y fría debido al fuerte viento que azotó durante todo el partido. El Conquense jugó totalmente de rojo por coincidencia de colores.

TRIUNFOS VALIOSOS DE PEDROÑERAS Y SAN JOSÉ OBRERO Y DERROTA DEL QUINTANAR DEL REY EN MANZANARES

Nueva victoria del Pedroñeras, esta vez en casa frente al Ciudad Real por 2-0, al igual que el San José Obrero, que se impuso por 1-0 al Villarrubia en la Beneficencia. El Quintanar del Rey, por su parte, perdió por la mínima en Manzanares.

Clasificación: 2º, Conquense, 26 puntos; 7º, Quintanar del Rey, 18 puntos; 10, Pedroñeras, 14 puntos; 14, San José Obrero, 11 puntos.

www.ubconquense.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.