La Música Celestial

Las lluvias pasadas nos han traído un espléndido tiempo otoñal casi primaveral. El buen tiempo nos ha acompañado en el último fin de semana de octubre, con el domingo más largo del año debido al retraso horario. Una hora más para descansar o para madrugar y aprovechar el garbeo en la mañana deliciosa por las Hoces de Cuenca de todas las tonalidades amarillas de oro viejo, con el Huécar y el Júcar no tan vacantes ni tan verdes, en los romances de Gerardo Diego, pero fortalecidos con el agua caída, que ha hecho brotar hongos y setas por todos los confines de la hermosa Serranía de sonidos de berrea, que es la música celestial del bosque en estos días del octubre que se nos va.

Música celestial para los bolsillos fue el soniquete de los niños-niñas del Colegio de San Idelfonso, que enviaron premios de la Lotería para Guipúzcoa y Valencia, desde el Teatro Auditorio, convertido por segunda vez en su historia en amplio salón de sorteos de la Lotería Nacional, con los décimos de las Casas Colgadas.

SONIDOS DEL ÓRGANO DE LA EPÍSTOLA DE LA CATEDRAL

Para música celestial, la del Órgano de la Epístola de la Catedral, felizmente restaurado como se sabe. Durante el mes de octubre, cada domingo hemos tenido un concierto, de once a doce, en la Catedral. Un ciclo que debe tener su continuación, pues es todo un lujo contar en la Catedral con un Órgano tan valioso y con unos registros tan espectaculares como armoniosos. Los hermanos Desmottes han realizado una magnífica restauración y ya están desmontado el Órgano del Evangelio para llevar a cabo idéntica recuperación.

LA GRAN ACTUACIÓN DEL FRANCÉS BRUNO FORST

El último concierto de este 29 de octubre estaba programado para el organista francés Jean-Luc Etienne, que no pudo desplazarse a Cuenca por enfermedad. En su lugar actuó el organista también francés, Bruno Forst, que ya había actuado el domingo anterior, desplazado desde Santiago de Compostela, aunque su residencia la tiene en Valladolid. Bruno ha estado estos días en Cuenca preparando este concierto excepcional en el que figuraron obras de Swelinck, Byrd, Farnaby, Bach, Bruna y Sebastián Aguilera. Su actuación puso el broche de oro a un mes de octubre excepcional en la Catedral. El organista francés alababa la gran recuperación del órgano de la Catedral de Cuenca, además de haber tenido la oportunidad de haber conocido mejor la ciudad. “Me gustaría quedarme aquí”, decía tras el concierto y la misa.

EL JOVEN ORGANISTA ARTURO GUERRA BARRIGA

Se ha cerrado el primer ciclo del restaurado órgano de la Catedral y ahora todas las preguntas nos llevan hasta el Cabildo de la Catedral. Es necesaria la presencia de un organista. Si difícil y costoso ha sido reparar el Órgano tras cuarenta años de silencio, ahora el Cabildo lo tiene fácil para designar a un organista que pueda interpretar las obras que suministre el maestro de capilla de la Catedral, Fortunato Saiz. Todas las miradas se centran en el joven organista de Belmonte, Carlos Arturo Guerra Barriga, que ofreció el segundo concierto del ciclo. Apostamos por él.

GUSTAVO TORNER Y LA FUNDACIÓN QUE ESPERA

Hay otra música celestial, que suena, pero que no se quiere oír. O quizá es la voz que clama en el desierto, no del profeta, sino de los que a veces cuesta ser profeta en su tierra. Gustavo Torner dio la voz de alarma en Bargas sobre su Espacio. Cuando tantos intentos se hacen por allanar el Camino de la Fundación Saura y se consolida cada vez más la Fundación Antonio Pérez por méritos propios, no estaría demás atender la llamada de nuestro más grande artista contemporáneo conquense: Gustavo Torner, tan ligado además al Museo de Arte Abstracto.

José Vicente AVILA. El Día de Cuenca, 30-10-2006.

 

Deja un comentario