Rosicler del alba

“TRANSPARENTE ROSA”, 1964. OBRA DE FERNANDO ZÓBEL. CARTEL DE LA SEMANA SANTA DE CUENCA 2016, DISEÑADO POR GUILLERMO NAGORE

En el mes de septiembre de 2015 nos hacíamos eco en este Blog de la decisión de la Junta de Cofradías de encargar a la Fundación Juan March, propietaria de la Colección del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, la elaboración del cartel de la Semana Santa 2016, sobre los dibujos nazarenos de Fernando Zóbel, tras la iniciativa de la Hermandad del Ecce-Homo de San Miguel. Se venía con ello a homenajear a un artista de relevancia universal, creador del Museo de Arte Abstracto, que este año cumple el cincuentenario de su creación. Todo un acontecimiento sin duda, pues el Museo es una de las grandes referencias a nivel internacional, tanto por su obra como por su ubicación en las Casas Colgadas.

Decíamos entonces que “para la Semana Santa de Cuenca es un hito, y todo un gran logro, que algunos dibujos de Zóbel reflejen y anuncien la celebración de 2016, con todo ese candor que Fernando ponía en sus dibujos, incluidas sus anotaciones”. Recordaba un artículo publicado en “El Día de Cuenca”, en “El Tin-Tan de Mangana”, el 6 de abril de 2009, que “el Domingo de Ramos de 1964, un 22 de marzo de paraguas, ramos y olivos, y niños vestidos a la usanza hebrea, Fernando Zóbel descubría la sencillez de un desfile procesional, que abría la Semana Santa de Cuenca, ya por entonces con predicada fama a nivel nacional. Zóbel dibujó en su libreta aquellos niños ataviados con ropas hebreas y pequeños nazarenos vestidos de blanca túnica y rojo capuz; palmas amarillas y ramas de la verde oliva. Y se vistió de nazareno en una tarde de Jueves Santo, acompañando a la imagen de Jesús con la Caña…”.

La Semana Santa vista por los artistas conquenses. Zóbel
«La Semana Santa vista por los artistas conquenses». Zóbel

Vistió granate con fajín de cuero y posteriormente, en su libro de Fotos, Fernando Zóbel incluyó una preciosa fotografía de las palmas y los ramos en la Plaza Mayor, con el Ayuntamiento al fondo con tapices del escudo de Cuenca en los balcones, y otra fotografía muy artística con las borriquetas alineadas de la Junta de Cofradías, que soportaban el peso de los “pasos”.

CARTEL 2016

Pues bien, el cartel de la Semana Santa de Cuenca 2016, con una obra de Fernando Zóbel se acaba de hacer público y se puede contemplar en los distintos establecimientos de la ciudad, además de la amplia difusión de las redes sociales y próximamente en otros medios y sobre todo en Fitur. Finalmente, la Fundación ha elegido una obra de Fernando Zóbel, titulada “Transparente rosa”.

“Este es un cartel que invita a la meditación. Una pintura que se revela a sí misma lentamente». Con estas palabras ha definido Guillermo Nagore, director de Identidad, Comunicación y Experiencia de la Fundación Juan March y encargado de dirigir el proyecto de diseño del Cartel de la Semana Santa de Cuenca de este año, «basado en la obra del pintor Fernando Zóbel”, informa la Junta de Cofradías, señalando además que se trata de una obra de pequeño formato, del año 1964, “la época de la eclosión del color en la obra de Zóbel”.Es una representación abstracta del sentimiento nazareno”, apunta la Junta de Cofradías en frase muy acertada, por cierto.

El propio Nagore explicó que a la hora de escoger la obra para el Cartel tenía tres fuentes: los dibujos de tinta china y acuarela de las caricaturas nazarenas, «sus bocetos de temática religiosa en sus cuadernos de viaje o la abstracción de Zóbel”. La tercera fuente ha sido la elegida porque como bien explicó Guillermo Nagore “Zóbel  era abstracto y la abstracción consiste en eliminar distracciones”.

Y ahí está el Cartel, “Transparente rosa”, que a los conquenses no nos debiera sorprender conociendo la obra de Fernando Zóbel, tan universal, que incluso la podemos denominar como “Marca Cuenca”, la Ciudad Abstracta, porque, ¿quién en esta ciudad no tiene en casa una serigrafía de Zóbel?

Cartel 2016

Impacta “Transparente rosa” a primera vista como Cartel de Semana Santa. Invita a la reflexión y a la meditación como ha dicho Nagore. En mi caso no me ha sorprendido mucho porque siendo un Zóbel lo esperaba: sus dibujos nazarenos o una obra abstracta con el lírico y suave color que Fernando plasmaba en sus cuadros. No es una obra hecha por Zóbel para la Semana Santa, que por cierto la conoció en 1964, el año de realización de “Transparente rosa”, sino una obra que se ha sabido elegir para “La Pasión según Cuenca”, conociendo desde la Fundación cómo era Fernando Zóbel.

El cartel me sugiere el “rosicler del alba” del Amanecer Santo de Cuenca, el Viernes Santo de clarines desafinados y tambores destemplados, delante de Él, de Jesús de las Seis. (“Prima el morado en la madrugada del Viernes Santo con su rosicler del alba entre la Puerta de Valencia y la calle de las Torres”, referí en 2014.)

Escribía yo en “El Día de Cuenca”, en 2003, que “el cartel de Emilio Morales es una puerta abierta a la esperanza,  con ese color rosado del cielo al amanecer que se cuela entre los arcos ojivales catedralicios. La serena presencia del Nazareno y el Cirineo invitan a aunar esfuerzos cofrades. Rosicler del alba en un Viernes Santo que ha de ser compartido por una ciudad que no quiere perder sus esencias”.

En la obra abstracta “Transparente rosa” intuyo mezclados los colores blanco y rojo del Domingo de Ramos, la procesión de los niños que tanto gustaba a Zóbel, que incluyó una instantánea de los ramos y palmas en la Plaza Mayor, con el Ayuntamiento de fondo, en su libro “Mis fotos de Cuenca”.

Dibujo parcial
Dibujo parcial

(Anotaba el reconocido pintor filipino en uno de sus apuntes para otro libro  editado en Nueva York: «Cuenca. Sketchbook of a Spanish Hill Town»: “La procesión del Hossanna. Según el programa oficial participan niños “vestidos a la usanza hebrea y otros con el uniforme de la Cruzada Eucarística, “todos ellos con palmas y entonando cánticos religiosos”. La parte de los cánticos queda algo confusa entre tanta lluvia, trompeta y tambor, pero lo demás, éxito rotundo”.

En este cartel de la Semana Santa 2016, la de la Cuenca Abstracta y nazarena, imagino la tarde de Jueves Santo, con Fernando Zóbel vestido con hábito y capuz de terciopelo granate de Jesús con la Caña, y delante el Amarrado, con ese látigo o  fusta que parece ha quedado suelto en el “Transparente rosa”. 

“Cuenca, rosa de pasión” tituló Felipe Martínez Saez un costumbrista artículo publicado en abril de 1965 del que recogemos este breve párrafo: “La Semana Santa de Cuenca posee tal cúmulo de valores humanos y tan inagotable riqueza de matices espontáneos, forjados sin artificio ni jactancia, que viene a ser la joya destellante de un pueblo sencillo, acogedor en extremo, entrañablemente unido a sus tradiciones”.

Un cartel sin duda para el contraste de opiniones, pero todo un símbolo de lo que ha supuesto para Cuenca el Museo de Arte Abstracto, con Fernando Zóbel a la cabeza. La Semana Santa de Cuenca está muy presente en el Museo pionero del abstracto, con variada obra gráfica y pictórica. Que Gustavo Torner, Antonio Saura y ahora una obra de Fernando Zóbel, figuren en el catálogo cartelístico de la celebración nazarena, declarada de Interés Turístico Internacional, es todo un logro. Como lo ha sido el arte abstracto en las vidrieras de la Catedral.

Transparente rosa”, de Zóbel, de 1964, es nuestro “rosicler del alba” en 2016. Cartel para unos versos a la Dolorosa en fragmento de Antonio F. Grillo:

Virgen, que brillas en el sol de oro / que tiendes por las bóvedas azules / y que derramas por el mar sonoro; / Tú, que diste sus tintas sonrosadas / a las auroras del abril serenas, / cuando pintan los valles y cascadas; / Tú que la espuma blanca tornasolas, / dejando el iris en el aire impreso / y haciendo brotar del casto beso / que dio la luz en las dormidas olas…”

José Vicente AVILA

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.