David Driscoll: “Cuenca es distinta a cualquier ciudad norteamericana”

driscoll

(ENTREVISTA DE 1974 AL ENTONCES JOVEN CANTANTE Y MÚSICO ESTADOUNIDENSE)

En la Cuenca de finales de 1974 la actividad cultural venía de la mano de asociaciones que intentaban darle un aire fresco a la ciudad a través de la música, con la Asociación “Maestro Pradas”; del cine con el Cine Club “Chaplin”, de la fotografía con AFOC; del Arte de Talía con los Amigos del Teatro y de otras iniciativas, que tenían su punto de encuentro en la Casa de Cultura, donde su director, Fidel Cardete, intentaba atraer público joven a los conciertos que se organizaban y a las exposiciones que se ofrecían, sin olvidarnos de la Sala Toba o la Sala Honda. Uno de los conciertos que dejaron cierta huella en aquellos años, diciembre de 1974, fue el del entonces joven cantante norteamericano David Driscoll, con su guitarra y armónica, a quien acompañaba en el escenario en algunas melodías su compatriota Lezlie Hart.

Cuando David Driscoll vino a Cuenca a cantar y tocar la guitarra o la armónica en el salón de actos de la Casa de Cultura, en recital organizado por la Asociación Musical “Maestro Pradas”, decía que era un aficionado de la música folk de los Estados Unidos y que su afición le vino al escuchar a Bob Dylan, de quien cantaba sus canciones. (¡Quién le iba a decir a Driscoll que 34 años después, Bob Dylan ofrecería un concierto en Cuenca en julio de 2008, en el estadio de La Fuensanta ante más de 5.000 espectadores!).

Decía entonces Driscoll que Dylan “es un artista que casi nunca toca para el pueblo, es muy introvertido. A mí me gusta actuar ante el público. (Bob Dylan actuó en Cuenca sentado al piano casi sin mirar a los espectadores).

"Diario de Cuenca", 5-12-1974. Página 2.
“Diario de Cuenca”, 5-12-1974. Página 2.

Davisd Driscoll cantaba en esos años de los setenta música de la depresión de los Estados Unidos de  finales de los años cuarenta: “Era una depresión peor que la actual”, señalaba en 1974. Su actuación en Cuenca era una de las últimas, pues había llegado a España en septiembre y tenía que regresar a Norteamérica.

Sobre Cuenca comentaba Driscoll que era la segunda vez que venía en esos meses y que le habían admirado sobremanera las montañas que dan a las Hoces y la Ciudad Encantada. Le gustaba la tranquilidad de España y sobre su futuro decía que le gustaría seguir cantando, “pero en los Estados Unidos es bastante aventurero vivir de la música”.

(La entrevista fue publicada en “Diario de Cuenca” el 5 de diciembre de 1974 en la sección “Usted Dirá”, de la página 2, con foto de José Luis Pinós.

 

Un comentario en “David Driscoll: “Cuenca es distinta a cualquier ciudad norteamericana”

Deja un comentario