2-0. El Extremadura, aupado por su afición, dejó al Conquense en lista de espera

FERMÍN

El Extremadura U.D. consiguió, a la tercera vez, el ascenso a Segunda División B. Lo hizo a lo grande, derrotando en la fase final del partido a una Balompédica que estuvo a una excelente altura, pero a la que le faltó puntería ante el gol. Eso o que el portero del conjunto extremeño, Saavedra, no evitara dos goles que se cantaron en la grada. Habrá que seguir luchando por superar las semifinales de cara a recuperar la categoría. Por encima de la crónica del partido, hay que destacar lo que se vivió ayer en Almendralejo y no es otra cosa que una ciudad volcada con su equipo.

Durante la liga no ha sido así, pero ayer que se le necesitaba, la afición no falló. Tanto que se dieron cita unas 8.000 personas de las 34.000 que viven en la capital de la comarca Tierra de Barros. Es algo así como si en La Fuensanta se acercaran a ver al Conquense más de 12.000 aficionados. Por ahí empezó todo y buena cuenta de ello tomaron los 50 aficionados balompédicos, encabezados por la peña Frente 1946, que se dieron cita en el partido. ¡Qué envidia!

En cuanto al partido, estaba claro que se iba a decidir por detalles y uno de ellos se centraba en el acierto. La Balompédica sufrió en los primeros veinte minutos en los saques a balón parado, tanto faltas como córners, pero no hubo remate que hiciera intervenir a Camacho. Poco a poco, los blanquinegros igualaron el control del juego y empezaron a llegar, sobre todo por la banda izquierda con Gasca, con algún peligro, pero faltó el disparo afortunado o el pase final preciso.

La primera ocasión clara del encuentro, única en la primera parte, la tuvo Samba en el minuto 23 cuando se quedó solo ante Saavedra, aunque un pelín escorado, y su disparo lo rechazó el meta local. Para entonces, la afición extremeña ya empezaba a darse cuenta que el partido no iba a ser fácil para su equipo. Con el 0-0 nos fuimos al descanso.

WILLY, MATADOR

Tras el paso por los vestuarios, pronto llegaría la primera ocasión clara local. Fue en el minuto 53 cuando el delantero Willy, más de 30 tantos en la liga, ganó por velocidad a la defensa balompédica, se plantaba ante Camacho, pero le salió un disparo flojo que el portero del Conquense detuvo sin dificultad. Era el primer aviso.

El Conquense no se descompuso, incluso empezó a dominar el partido y Samba sembró el pánico por la banda derecha, a veces ayudado por Sendoa, pero los centros no encontraron rematador. Entonces llegó algo que no estaba previsto. En el minuto 55, el joven central Toboso se lesionaba tras un salto y tuvo que ser cambiado por Carrasco. Cuatro minutos después el que pedía el cambio por lesión era Heredia, saliendo el canterano Álvaro. Y ocho minutos después, en el 67, el que se rompía en plena acción defensiva era el lateral Gasca, con el agravante de que entraba un jugador por su lado, no pudo tapar el centro y Willy muy atento llevaba el balón al fondo de la portería. Era el 1-0 y el Francisco de la Hera estallaba de alegría. Gasca sería sustituido por Alfonso.

EL META SAAVEDRA EVITÓ EL ASCENSO DEL CONQUENSE

La Balompédica encajó con entereza el tanto, consciente de que uno suyo le daba el ascenso directo y empezó a fabricarlo. Primero lo tuvo Álvaro, tras una internada de Samba que le dejó el balón dentro del área, pero disparó desviado. Y después Dani Fernández, otro canterano. Fue la jugada del partido y de la eliminatoria.

La jugada, trenzada por la izquierda del ataque conquense, terminó con un disparo desde el punto de penalti de Dani Fernández. Golpeo violento, casi a bocajarro. Cuando se cantaba gol, Saavedra metió una mano espectacular y desvió el balón. La acción fue tan aplaudida por su afición como si el equipo hubiese marcado un gol. Era el minuto 76 y esa parada bien valía un ascenso.

Los balompédicos siguieron intentándolo, pero ya no gozarían de más claras ocasiones. Por el contrario, en una acción errónea al intentar sacar jugado el balón desde la defensa, un mal pase dejó el esférico en pies del ataque local que en superioridad permitió que Willy marcara a placer el 2-0 en el minuto 83. Ahí se acabó el partido.

El Extremadura se mostró como un gran equipo, ya se sabía, pero la Balompédica supo darle respuesta. Una acción, la gran parada de Saavedra, evitó un ascenso. El sábado, un  penalti, le dio la Champions al Real Madrid. Así es el fútbol, pero lo que no podemos olvidar es la respuesta de una afición con su equipo y las lágrimas de jugadores como Pablo Coscolín y Vicky, media hora después de finalizar el partido y cuando sus aficionados intentaban darles ánimo. Ellos, al igual que el resto de sus compañeros, dieron de sí todo lo que tenían. Ahora, a por la segunda eliminatoria. No hay margen de error, pero nada está perdido.

Enhorabuena al Extremadura U.D. que ha demostrado que, por afición y equipo, merece estar en Segunda B.

LA FICHA

Extremadura UD: Saaveedra; José Gutiérrez, Pereira, Tomillo, Pozo, Curro (Javi Pérez, min. 83), Ismael, Cristo (José Manuel, min. 55), Ruano, Willy y Dieguito (Carlos Rubén, min. 73).

U.B. Conquense: Camacho; Sendoa, Pablo Coscolín, Toboso (Carrasco, min. 55), Gasca (Alfonso, min. 67), Mozo, Vicky, Dani Fernández, Heredia (Álvaro, min. 59), Zapata y Samba.

Árbitro: Muriel Isidro, asistido por Estévez Iglesias y Blázquez Sereno, del Comité de Castilla-León. Amonestó, por parte local, a Tomillo, Ruano, Saavedra, Carlos Rubén y Pereira. Por parte visitante a Toboso, Heredia, Sendoa.

Goles: 1-0. Minuto 67: Willy de remate flojo y colocado en el segundo palo. 2-0. Minuto 83: Willy a placer, tras centro de un compañero.

Incidencias: Partido de vuelta de la eliminatoria de Campeones de ascenso a Segunda División B, disputado en la tarde de ayer domingo 29 de mayo en el “Francisco de la Hera” de Almendralejo. Excelente ambiente. Unos 8.000 espectadores locales y 50 balompédicos. Terreno de juego de césped natural con muchas deficiencias.

Deja un comentario