Cuenca, ¿”polo de desarrollo cultural”? (un artículo de 1976)

El título de “Cuenca, polo de abstracción”, publicado recientemente en Babelia/El País, que recogemos en este Blog, a través del Olcades/Portal de las Letras, de José Luis Muñoz, me ha recordado un olvidado artículo que publiqué en “Diario de Cuenca” en abril de 1976 con el título de Cuenca, ¿”polo de desarrollo cultural”?, en el que venía a resaltar la actividad cultural que se desarrollaba en la ciudad en esos primeros meses de la naciente democracia, gracias a diversas asociaciones de música, teatro, cine, filatelia, fotografía, exposiciones en las diferentes salas, y sus Museos de Arte Abstracto, Provincial, Diocesano y la Casa Zavala, sus Semanas de Cine en Tarancón y Belmonte, y cómo no las Semanas de Música Religiosa.

En aquellos años en los que se potenciaban los “polos de desarrollo industrial”, y Cuenca seguía estando a la cuarta pregunta de cualquier asomo industrial, preguntábamos en aquellos días de abril de ese año de 1976, ¿Es Cuenca “polo de desarrollo cultural”? Naturalmente que sí. Cuando el Ministerio de Educación y Ciencia pueda crear algo parecido, los “polos de desarrollo culturales”, Cuenca debe estar no como peticionaria, sino como escogida para esa expansión cultural que pudiera empezar a tener lugar”.

"Diario de Cuenca", 22-04-1976
“Diario de Cuenca”, 22-04-1976

Y terminaba así: “Cuenca, Ciudad Encantada, pasa a ser también Ciudad Cultural. Cuenca es única. Y como tal, quiere para sí un “polo de desarrollo cultural”. Que si no existe, hay que crearlo”. Este es el artículo publicado en Diario de Cuenca el 22 de abril de 1976:

Cuarenta años después, las industrias han pasado de lejos, y algunas de las que vinieron o estaban (Cuberg, Travenol, Peris Andreu, etc.) cerraron sus puertas y otras Caja de Ahorrros, por ejemplo, han empequeñecido.

Nos queda la Cultura, con este Cincuentenario del Museo de Arte Abstracto, nuestro gran emblema, conocido en todo el mundo.

Al menos en estas cuatro décadas de vacío industrial en Cuenca, la “industria cultural” fue abriendo algunas puertas: Museo de las Ciencias, Museo Paleontológico, Espacio Torner, etc. Sin olvidarnos del otro componente para la cultura como es el de la gastronomía, y por tanto del desarrollo del sector hostelero, muy potenciado en el Casco Antiguo respecto a las últimas cuatro décadas en las que sólo existía la Posada de San José. El Parador de Turismo y dos hoteles en la Cuenca Alta, amén de otros establecimientos de bares, restaurantes y apartamentos turísticos y hoteles, tanto en el Casco Antiguo como en el resto de la ciudad, están propiciando que el turismo tenga una atención de calidad.

Por tanto, el sector Cultural (incluido el deportivo) y el sector hostelero deben ir de la mano para que el futuro de Cuenca sea más esperanzador. Y los políticos, que no olviden que a Cuenca se llega por la derecha, por la izquierda, por el centro y por donde se quiera. Es cuestión de querer y de quererla.

J. V. AVILA

ue so

Deja un comentario