El “limpio” soneto a Cuenca, de Federico Muelas, en el Jardín de los Poetas

En este Blog comentamos en su día la curiosa errata que se había “colado” en el texto del soneto labrado en la piedra de la torre del ascensor situado junto a la entrada del Jardín de los Poetas. Se trata del “Soneto a Cuenca”, de Federico Muelas, en el que aparecía la palabra “bella” en lugar de “limpia”, en la primera línea que dice “Alzada en limpia sinrazón altiva….”. Conocida la anécdota de la errata, desde el primer momento tomó conciencia el Consorcio de la Ciudad de Cuenca de corregir el “lapsus”, aunque la solución era un tanto complicado para borrar la palabra “bella” y reescribir la de “limpia”.

Por fin se ha corregido y desde este 7 de marzo el soneto de Federico, labrado en la piedra, aparece refulgente y para que sea leído por quienes transitan por la zona y quienes acudan al Jardín de los Poetas una vez que abra sus puertas.

Foto: Consorcio
Foto: Consorcio

Parece que el origen de la “errata” está en que en un Blog aparece el texto con ese cambio, y quienes hicieron la obra buscaron el soneto en internet y les apareció el texto en cuestión y pensaron que era el correcto. Nunca está de más comprobar distintas fuentes. Daniel León, gerente del Consorcio, preocupado porque las cosas (y las obras) salgan bien, ha tenido la gentileza de enviarnos las fotos con la corrección, cosa que agradecemos, y aprovechando la ocasión publicamos de nuevo el bello soneto, eso sí, que como hemos dicho en otras ocasiones, debería ser de obligada lectura en las escuelas de Cuenca cuando se habla de poesía. Este es el soneto de Federico Muelas:

IMG_1855

Alzada en limpia sinrazón altiva
–pedestal de crepúsculos soñados–,
¿subes orgullos, bajas derrocados
sueños de un dios en celestial deriva?

¡Oh, tantálico esfuerzo en piedra viva!
¡Oh, aventura de cielos despeñados!
Cuenca, en volandas de celestes prados,
de peldaño en peldaño fugitiva.

Gallarda entraña de cristal que azores
en piedra guardan, mientras plisa el viento
de tu chopo el audaz escalofrío.

¡Cuenca, cristalizada en mis amores!
Hilván dorado al aire del lamento.
Cuenca cierta y soñada, en cielo y río.

En este Blog:

El “bello” soneto de Federico Muelas, en el Jardín de los Poetas

http://www.elblogdecuencavila.com/?p=12252

 

Deja un comentario