La guitarra primero, y Segundo Pastor (olvido conquense en su centenario natal)

ESPACIO EMITIDO EL MARTES 6 DE JUNIO DE 2017 EN EL PROGRAMA “HOY POR HOY CUENCA”, DE LA CADENA SER, QUE DIRIGE Y PRESENTA PACO AUÑÓN

http://cadenaser.com/emisora/2017/06/06/ser_cuenca/1496750840_181333.html

Con tantos fastos celebrados en Cuenca en 2016 se pasó de largo en la ciudad de la que fue Hijo Adoptivo, el centenario del nacimiento del concertista de guitarra y compositor Segundo Pastor Marco, ocurrido el 23 de junio de 1916 en la localidad alcarreña de Poveda de la Sierra, en la Serranía del Alto Tajo. Guadalajara y alguna cita en Casasimarro, la población famosa por sus guitarras con monumento incluido, sí tuvieron algunos recuerdos en forma de homenaje en el centenario de este eminente guitarrista, que dividió su cariño a partes iguales entre Guadalajara y Cuenca, “Mis dos tierras”, como solía decir.

Por tanto, este martes en Páginas de mi Desván, y con sonidos de la guitarra de este centenario concertista alcarreño, y bajo el título de “La guitarra primero, y Segundo Pastor (olvido conquense en su centenario natal), José Vicente Avila rescata la figura de este tan grande como sencillo músico concertista,  que hizo un Viaje desde la Alcarria hacia el mundo, con su guitarra bajo el brazo, ofreciendo conciertos y enseñando a sus aventajados alumnos.

Segundo Pastor (2)

-Hablamos de un profesor y concertista que se hizo conquense a los diez años, que es cuando hasta Cuenca llegó desde su Poveda de la Sierra, en la Alcarria, pues allí nació el 23 de junio de 1916. Hasta aquí lo trajo un tío suyo, que era sacerdote, junto a su hermana Marina para que estudiasen. Alcarreño-conquense, que tanto da, las primeras notas musicales provienen de la iglesia de Poveda, donde a los nueve años ya interpretaba música sacra en el órgano, junto a su tío, mientras cantaba el “Diesire, diesire”, revestido con los negros ornamentos de monaguillo. Tenía que fallecer algún vecino para que el “peque” Segundo subiera al taburete a iniciar la misa de difuntos, pues era de baja estatura, aunque crecía para la música. El CRA “José Luis Sampedro” de Poveda de la Sierra hizo un trabajo sobre Segundo Pastor en el que se recogía que “en los veranos, venía al pueblo a tocar la guitarra y a alegrar a sus gentes. Tocaba “El sitio de Zaragoza” y “Suspiros de una vieja”. Hacía muchas veladas donde contaba chistes y anécdotas de las cosas que le pasaban en Cuenca.

Una ciudad en la que hizo el bachillerato y los estudios de Magisterio…

-Como bien dices estos estudios los realizó en Cuenca, en el Instituto que entonces estaba en Palafox, y en la Escuela Normal “Fray Luis de León”, ciudad de la que pronto se enamora y en la que aprende a tocar la guitarra, creando una “orquestina” en la que incluso gana premios, con Lorenzo Redondo, Daniel Muñoz y otros músicos. Los “mayos” y villancicos forman el repertorio de este grupo que canta en noches de ronda el “ha venido mayo” o “la marimorena”. Por ejemplo, en el año 1935, en concreto el 27 de julio, ya con 19 años, Segundo Pastor ofrece un concierto en el Círculo de la Constancia junto a otros jóvenes estudiantes como José Miñana, Lucita Moya y Manuel Alarcón, noticia que incluso aparece en “Abc”.

El Día de Cuenca, 1990.
El Día de Cuenca, 1990.

Se puede decir que es uno de sus primeros conciertos públicos…

-Había actuado en alguna velada cultural en el Teatro Cervantes, pero este concierto en La Constancia tenía mayor relevancia. En “El Defensor de Cuenca” aparece una amplia reseña con el título “Un concierto y dos concertistas” que comienza así: “Gran triunfo el conseguido el sábado 27, por dos artistas que apenas han comenzado a vivir, han logrado introducirse con paso firme por ese camino en que más tarde, cuando matizados estos laureles de juventud por los años y los triunfos nuevos, harán que se ocupen de ellos plumas más valiosas que la que por desgracia para ellos tiene que reseñar este primer concierto suyo en el Círculo de la Constancia”. Tras analizar la actuación de José Miñana, el firmante, R.V.G. escribe:

 “El otro concertista, Segundo Pastor, más conocido que el anterior por llevar más tiempo entre nosotros, es un guitarrista poco común. Formado aquí en  Cuenca, solo, a fuerza de estudio y horas de trabajo, ha logrado descubrir los secretos de la guitarra, y digo ha logrado, porque para su mano izquierda no hay campo.

 Todo lo llena, y todo lo mide con un gusto tan depurado que aumenta su virtuosismo. Evalúa mucho los acordes, fuertes y sentidos, para sacar con pulcritud desmesurada el jugo dulce y melodioso del gran instrumento español. Pastor es un maestro de su guitarra.

Cita el cronista la ejecución que hizo de obras como Granada, de Albéniz; Capricho árabe, de Tárrega, o sus estrenos de la Danza V de Granados y Sevilla, de Albéniz, para destacar que “entre Aragón y la Sierra titula un arreglo que ha compuesto con trozos de Tárrega:

Allí nació él y bien se ve a través de esta jota suya, su gran entusiasmo local. Agil de ejecución, con matices de subido color y compases de maestro logrado, nos llevó tras de sus manos que se deslizaban inquietas pero seguras, a lo largo de las cuerdas poniendo en cada nota un trozo de vida suya, del maestro que lleva dentro Segundo Pastor”. No se equivocó ni mucho menos el cronista en su pronóstico.

Diríamos que el joven Segundo Pastor estaba en el camino de buscar otros horizontes para ampliar sus conocimientos musicales…

-Una vez finalizada la guerra civil sería en el Real Conservatorio de Madrid donde Segundo Pastor perfeccionaría sus estudios de Armonía y Composición, de la mano del maestro Daniel Fortea, convirtiéndose en un concertista y virtuoso de la guitarra clásica española, además de dar clases en la Escuela de Guitarra de Madrid. Aunque Segundo Pastor fue fundamentalmente concertista y virtuoso de la guitarra española, con giras mundiales, tuvo también gran capacidad de composición, tanto de conciertos y suites, como de música de documentales, cine, televisión, series y películas, además de métodos musicales para aprender a tocar la guitarra. En aquellos años de posguerra la intelectualidad de Cuenca se citaba en “El Bergantín”, un local de reuniones literarias en los bajos de “Los Claveles”, que sufrió algunas vicisitudes políticas según contaba Federico Muelas, y al que acudían en su nueva singladura escritores, pintores, músicos y poetas de la talla de Luis Benítez, Enrique O´Kelly, Fausto Culebras, Segundo Pastor, Leonardo Martínez Bueno, Cristóbal Verdú, Manuel Lucas Escamilla y Fermín y Alberto Romero, entre otros, además del citado Federico.

"Diario de Cuenca", 2-02-1973
“Diario de Cuenca”, 2-02-1973

-¿Cómo conociste a este guitarrista alcarreño que se sentía tan conquense?

-Conocí a Segundo Pastor en Madrid en febrero de 1973, con ocasión de dar un recital al celebrarse la I Semana de Castilla-La Nueva, en el Colegio Mayor Universitario “Luis Vives”, cerca de la Plaza de Castilla, en el que residían algunos conquenses como Carlos Jimeno, que hizo las fotos, Jesús Cordente, Miguel Contreras y Carlos Uribes, de Huete, entre otros. En ese año de 1973, me encontraba en Madrid realizando el Servicio Militar en el Servicio Geográfico del Ejército. Desde allí enviaba una crónica semanal al “Diario de Cuenca” con el título “De Cibeles a Carretería”, amén de otras colaboraciones…

-Vamos, José, que ni en la “mili” dejaste de escribir…

Asi fue. Asistí por tanto a alguno de los actos celebrados en el Colegio Mayor, entre ellos al concierto de Segundo Pastor y a una charla del escritor Francisco García Pavón, que entonces era muy conocido por la serie de televisión “Plinio”.

-¿Qué impresión sacaste del concierto ofrecido por Segundo Pastor en ese Colegio?

-Inolvidable fue el recital que ofreció a los estudiantes, y cuando interpretó “La Leyenda del Júcar” la emoción nos embargó a los conquenses allí presentes, así como el “mayo” y otras composiciones. En la crónica que envié al periódico, publicada el 2 de febrero de 1973, decía que Segundo Pastor supo ganarse al joven público que llenaba el salón con su interpretación a la guitarra y sus anécdotas. El recital lo dividió en dos partes, con obras de Narváez, Gaspar Sanz, Tárrega y del ruso Sarenko, para pasar a la segunda parte con un recorrido musical por Castilla y La Mancha. Actuó de manera gratuita y recibió un Quijote de recuerdo, premiando a los asistentes con dos bises: danza oriental y un chotis. Acababa Segundo Pastor de ponerle música al cortometraje “Cuenca en volandas” de Federico Muelas, que fue premiado por el Ministerio de Información y Turismo con 300.000 pesetas, en el apartado de cortometrajes profesionales.

El guitarrista alcarreño en San Miguel en 1989.
El guitarrista alcarreño en San Miguel en 1991.

Cuentan que el veterano guitarrista era una persona cercana y afable, que entre pieza y pieza solía contar algún que otro chascarrillo.

-En verdad que así es, y tenía cierto sentido del humor. Solía hacerlo en aulas culturales o en sus viajes a los pueblos para dar a conocer la guitarra clásica. Coincidí en varios años con Segundo Pastor, y tengo que decir que siempre creí que había nacido en Cuenca, dado el gran afecto que le tenía a esta ciudad, hasta que me dijo que era de Poveda de la Sierra, muy cerca de Beteta, Valsalobre o Cueva del Hierro. Siempre que se le llamaba para tocar la guitarra en algo referido a Cuenca solía acudir, como en el programa de RNE “Estudio 15,18” que emitió en 1975 desde el Museo de Arte Abstracto, Eduardo Sotillos, con intervención de Segundo Pastor, que “nos ha deleitado con su “Leyenda del Júcar”, me comentaba el propio Sotillos.

pastor-segu-fantasia-brillante-para-guitarra

Además de profesor de guitarra también dio lecciones de este bello instrumento a través de una serie en TVE, ¿verdad?

-Bueno, precisamente en 1975, Segundo Pastor inició unas lecciones instrumentales en Televisión Española, que tuvieron mucho éxito y dio popularidad a la guitarra clásica. Antes de ir a la “tele”, Segundo Pastor ofreció una serie de conciertos en el Castillo de Belmonte, San Clemente, Motilla del Palancar y Tarancón. Me comentaba entonces que estaba maravillado de la reacción que había tenido la juventud de estos pueblos en sus recitales: “En algunos sitios me preguntaban que cuál era mi opinión sobre Cuenca. Yo les dije que si no sabían lo que era amor; el amor es una cosa sólo. Esto es lo que Segundo Pastor siente por Cuenca”.

Por ello, algunas de sus composiciones son de nuestra tierra como “La Leyenda del Júcar”, “La ciudad encantada”, “el mayo”….

-Naturalmente, en la primera entrevista que le hice a Segundo Pastor la pregunta era obligada: ¿Cuándo escribió y musicalizó “La Leyenda del Júcar”? “Despuès de la guerra”, me comentó. Lo hice cuando estaba fuera de Cuenca, que es cuando más se la quiere. No podía recordar el número de veces que la he interpretado. En las Universidades de Nueva York y de otros Estados, tocaba “La Leyenda del Júcar” y después les explicaba lo que era Cuenca, pues los estudiantes centraban su atención en Andalucía. Me consta que muchos han venido a Cuenca y el impacto que han sentido ha sido superior a las palabras que yo les decía”. Además se mostraba muy orgulloso de que en Cuenca tuviésemos un concertista de la talla de Ismael Barambio.

Dos hijos

Cuenca supo corresponder a Segundo Pastor nombrándole en 1985 como Hijo Adoptivo.

-En verdad que la ciudad fue agradecida con Segundo Pastor, quien recordaba emocionado el día 21 de septiembre de 1985, festividad de San Mateo, ya que en tan señalada fecha histórica para la vida conquense recibió el título de Hijo Adoptivo de Cuenca, siendo alcalde José Ignacio Navarrete, en un emotivo acto celebrado en la antigua iglesia de San Miguel, con ocasión de la entrega de los Premios de Periodismo  y Poesía “Ciudad de Cuenca”, en tanto que en ese mismo acto el doctor Alfonso Merchante recibía el Título de Hijo Predilecto de Cuenca. En ambos casos el acuerdo fue unánime tanto del grupo gobernante como de la oposición socialista, del que era portavoz Jaime Jiménez. José Miguel Carretero trazaba una magistral pieza laudatoria en la contraportada de “Gaceta Conquense”, titulada “Elogio a Don Segundo Pastor y a Don Alfonso Merchante ”, ilustrada con fotografías de la entrega de los títulos, de la que entresacamos algunas líneas:

“El ayuntamiento de Cuenca, por gozosa unanimidad, ha dispuesto nombrar a Don Segundo Pastor y a Don Alfonso Merchante, Hijos Adoptivo y Predilecto, respectivamente, de nuestra ciudad. Sin duda es una de esas ocasiones, especialmente gratas por no demasiado frecuentes, en que todo conquense se siente copartícipe satisfecho en una decisión de hacer justicia, dando a cada cual lo que bien le corresponde; siendo, por agradecidos, bien nacidos y homenajeando en vida, a tiempo, como debe ser, no recurriendo al tardío, tópico y convencional elogio póstumo que, a veces, sobre todo en condecoraciones, resulta penoso o tragicómico.

Homenaje a la Alcarria.
Homenaje a la Alcarria.

En mi caso no puedo, y bien que a mi pesar, contar gran cosa en primera persona sobre nuestro magno compositor y concertista de guitarra Segundo Pastor. Pertenece a una generación de hombres de Cuenca (porque conquense es al menos tanto como los aquí nacidos y así lo lleva en su carnet de identidad del alma) a los que la mía y las de los más jóvenes que ya vienen detrás intenta llegar y conocer con avidez pero, en algunos casos, dolorosamente, demasiado tarde:

Federico Muelas, Fausto Culebras, Marco Pérez, son mitos entrañables, familiares, a los que se quiere, se estudia en su obra y sobre los que se pregunta a quienes sí convivieron con ellos, buscando así ahondar en su impronta humana.

Gracias a Dios, don Segundo vive (falleció catorce años después) y puede dar fe irrefutable de recitales singulares en el hocino o de aquellos furtivos trajines en pos de una calavera para las andas de la Cruz Desnuda que nos narran los mayores. (Se refiere Carretero a una anécdota contada por su padre en la que algunos jóvenes, entre ellos el músico Pastor, buscaban una calavera en el cementerio allá por los años cuarenta para la Cruz desnuda…).

Sin embargo, respecto de don Alfonso Merchante sí que puedo y quiero proclamar que la mía es una de las muchas familias de Cuenca que tiene para con él una permanente e impagable deuda de gratitud, por habérsenos dado de la manera más absoluta, fraterna y altruista en horas de enfermedad y dificultades. Don Alfonso es para todos, y muy especial para sus paisanos, seguro cobijo, paño de lágrimas, cirineo, y a veces, cuando Dios quiere, traumaturgo que devuelve salud y vida.

El nombre de Cuenca es la mejor credencial que abre puertas y rasga burocracias en esa Clínica de la Concepción de la que el doctor Merchante es verdadera alma y a la que llegase de la mano, como discípulo predilecto, del gran patriarca de nuestra moderna Medicina, don Carlos Jiménez Díaz.

Pertenece nuestro médico a ese selecto ramillete de conquenses de la diáspora que allá en donde estén llevan consigo la presencia de Cuenca; hombres que siempre, porque son, están en Cuenca, pensando en ella, en el regreso constante siquiera sea para respirar el aire de la amanecida desde el Socorro o contemplar el ponisol junto a la piedra firme de San Miguel y luego marcharse quedándose… (….)

www.herreracasado.com
www.herreracasado.com

Merchante y Pastor son dos lujos para Cuenca. Que sea por muchos años y sepamos aprender de ellos su amor a esta tierra y esa lección de humildad que muestra, neta, la grandeza y los quilates de hombres de ley”, terminaba diciendo José Miguel Carretero.

Ese mismo año de 1985, un mes antes, se celebró en Casasimarro un homenaje a nuestro protagonista de hoy.

El 10 de agosto se iniciaba la Semana de la Guitarra, con un homenaje a Segundo Pastor y a Argentina, completándose el monumento a la guitarra que se había inaugurado en 1984. Luis F. Leal Pinar, cronista oficial de Casasimarro, fue el coordinador de aquel acto en el que José Luis Alvarez de Castro hizo un magnífico pregón para ensalzar la figura del concertista alcarreño, y también intervino el poeta Delfín Yeste, tras lo cual, el entonces alcalde, Joaquín Sotoca, ayudado por Segundo Pastor, descubrió la placa que daba el nombre de una calle en esta localidad, famosa por sus alfombras, guitarras y champiñón, al que un mes después sería designado Hijo Adoptivo de Cuenca.

Segundo Pastor junto a Domínguez Millán en un concierto en San Miguel de la RACAL.
Segundo Pastor junto a Domínguez Millán en un concierto en San Miguel de la RACAL en 1979.

También perteneció Segundo Pastor a la Real Academia Conquense de Artes y Letras.

-Ocupó el sillón con la letra J, siendo elegido miembro numerario en 1978, pronunciando su discurso de ingreso en el salón de actos de la Diputación Provincial el 17 de junio de 1988, sobre el tema “Nuestra guitarra: del siglo XVII a Francisco Tárrega”, acompañado de una interpretación musical de su propia obra. Contestó al nuevo académico el sacerdote poeta Carlos de la Rica Domínguez. Tas su fallecimiento le suplió en ese sillón el académico Pedro César Cerrillo. En el año 1979 se celebró el  Centenario de la muerte del poeta Jorge Manrique, y entre los actos celebrados destacó la velada que se efectuó en la antigua iglesia de San Miguel, el 2 de junio, con los poetas de la Academia y la actuación de Segundo Pastor, que estrenó la suite para guitarra “Homenaje a Jorge Manrique”.

Fueron muchas las composiciones del maestro alcarreño para guitarra clásica….

– De su importante producción para guitarra cabe destacar La Leyenda del Júcar, Homenaje a la Alcarria, Piezas descriptivas de la Ciudad Encantada, y Tríptico del Doncel, la Suite de Flandes,que fue estrenada por él mismo en la capilla de Carlos V de Gante; la Suite de Nerja, que interpretó por primera vez en la famosa cueva.

La suite de Nerja.
La suite de Nerja.

Segundo Pastor interpretó su obra y la de los más insignes compositores por todo el mundo. En México existe un aula que lleva su nombre, y en Puerto Rico se ha creado el Premio Internacional de Guitarra con su nombre.

-Segundo Pastor y su guitarra, pero su esposa Julia Sarro también fue determinante en su dilatada carrera profesional.

-Julia, que tiene una voz envidiable, fue locutora de Radio Nacional, y entre varias obras dedicó una antología a la guitarra y junto a su esposo participaba en recitales, en algunos casos una poética Pasión de Jesús que llevó por muchos lugares. Fue pregonera de la Semana Santa de Cuenca en 1991, y acompañó a Segundo por Casas de Cultura, universidades y ateneos. Tiene además varios libros publicados. Decía Julia, en su Pregón nazareno, que dos caminos prodigiosos le habían llevado a Cuenca, “el primero a través de Segundo Pastor, recién llegado a Madrid, con jirones indelebles “de su ciudad”. Era joven, traía música en sus manos, risas en el aire; cascadas de notas llenaron mis soledades; ese día nací en sus ojos y, al mirarlos, vi una luz nueva, deslumbrante que traducía la música de su guitarra; así supe de vuestros ríos: el Júcar ancho, solemne con agua verde de pinar serrano; el Huécar doméstico, conquense de pura cepa porque en su tierra nace y en su tierra muere”. El otro camino, recordaba Julia, estaba en “los conquenses” que había en la emisora de Radio Nacional en Madrid: los hermanos Ángel y Alejandro Mayordomo, Manolo Almendros, Domínguez Millán y Federico Muelas. Y es que, amigo Paco,  ser de Cuenca tiene caché de socorro inmediato.

Guadalajara recordó el Centenario del nacimiento de Segundo Pastor.
Guadalajara recordó el Centenario del nacimiento de Segundo Pastor.

-El último reconocimiento para el concertista Pastor fue el de dar su nombre a una plaza en Cuenca…

-Un año y medio después de su muerte. El 15 de abril de 1994 la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento acordó dar el nombre de las siguientes calles en el Polígono Residencial “San José”: a César González Ruano; a Lorenzo Goñi; a Alfonso Cabañas y Plaza de Segundo Pastor. Falleció el 8 de noviembre de 1992,  siendo enterrado en Chinchón, y en noviembre se cumplirán los 25 años. Semanas después de su muerte se celebró un homenaje póstumo en San Miguel, promovido por el alcalde, Martínez Cenzano. Florencio Martínez, en el artículo “Toque de silencio para Segundo Pastor en ausencia interminable”, reseñaba en una amplia elegía: “Hace solo unos años  yo creí intuir en Segundo Pastor esa vocación intimista y solidaria que no pasa por los grandes conciertos –pese a sus magníficas actuaciones en nuestro Palacio de Congresos, la Basílica de Santa María de Montesano, la iglesia de San Miguel y la Academia Española de Bellas Artes de Roma, el plató de TVE o el aula que lleva su nombre en Puerto Rico, etc.— cuanto por el “viaje a ninguna parte” de todo artista verdadero”. Pasado el centenario de su nacimiento bueno sería que en el próximo otoño se le recordase en el veinticinco aniversario de su muerte, aunque su música y su recuerdo siempre quedan.

 

 

Deja un comentario