La tradición carmelita en la ciudad de Cuenca

“De Virgen a Virgen (del Carmen a la Asunción) el trigo se mide”, decía el refrán de los pasados tiempos de la siega, pero desde el 16 de julio hasta el 16 de septiembre toda la provincia de Cuenca es una sucesión de fiestas en honor de la Virgen de decenas de advocaciones, además de Santiago, San Roque, San Bartolomé, San Julián y el Stmo. Cristo de otras tantas advocaciones . Sin embargo, la festividad de la Virgen del Carmen no tiene en la provincia el eco que, por lo menos, posee la Virgen de la Asunción (15 de agosto) o la fecha de la Natividad de la Virgen (8 de septiembre).

La Virgen marinera del Carmen cuenta con menos patronazgos en tierra adentro y solo en los conventos de carmelitas la celebración alcanza la solemnidad que merece, si bien no hay iglesia, ermita o capilla en la que no se encuentre una pequeña talla de la Virgen del Carmen con sus escapularios.

En la provincia de Cuenca se honra a la Virgen del Carmen en Horcajo de Santiago,  Tejadillos y Carrascosa de la Sierra.

El edificio de Carmelitas de Cuenca cuando aún era Convento. Foto: José Luis Pinós 1980.
El edificio de Carmelitas de Cuenca cuando aún era Convento. Foto: José Luis Pinós 1980.

El origen de la procesión de la Virgen del Carmen, en una ciudad como Cuenca, que no es marinera, se remonta hacia 1603, año aproximado de la llegada a nuestra ciudad de las carmelitas descalzas (establecidas no obstante en Huete desde 1588), si bien hasta el año 1642 no se instalaron en el Convento de las Carmelitas Descalzas, en las escalinatas que confluyen entre la Bajada de la Plaza del Trabuco y la Ronda de Julián Romero. Durante 340 años las carmelitas rezaron y oraron en ese convento que se asomaba a la Hoz del Huécar, hasta que en febrero de 1982 la congregación carmelita pasó al Convento del camino de Nohales.

El Día, 16 julio 1991.
El Día, 16 julio 1991.

El magno edificio conventual, convenientemente adaptado en su interior, con una cuidada obra arquitectónica, manteniendo sus orígenes, pasó a ser dependencia de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y años más tarde exclusivamente como museo de la Fundación Antonio Pérez, con distintas salas de exposiciones.

Cada 16 de julio, la procesión de la Virgen del Carmen salía desde el convento de la Ronda de Julián Romero, con desfile por la calle de San Pedro, y en algunos años, del primer tercio del siglo XX, la procesión estaba formada por las imágenes de San Alberto, San Juan de la Cruz, Santa Teresa y la talla de la Virgen del Carmen.

Posteriormente sólo desfilaban la imagen de la Virgen del Carmen y Santa Teresa, hasta que en 1982 con el traslado al nuevo convento en el camino de Nohales, la procesión se ha venido celebrando por el entorno del convento carmelita, en el que se encuentra la Virgen Dormida, que se celebra el 15 de agosto.

El Día, 16 julio 1991.
El Día, 16 julio 1991.

En 2013 con motivo del 425 aniversario del Carmelo de San José en Cuenca, y en 2015, la procesión de la Virgen del Carmen ascendió hasta la iglesia de San Pedro y este año 2017 se repetirá el acontecimiento carmelita desde la Puerta de Valencia hasta la plaza del Trabuco.

Con el título “De Convento a Universidad” publiqué un reportaje en “El Día de Cuenca” el 16 de julio de 1991, a doble página, en la serie Páginas de mi Desván, del que se hizo eco también “El Día Semanal” el 24 de julio, y al que pertenecen las imágenes de esas páginas que hemos insertado.

En este mismo Blog: Histórica procesión carmelitana en el 425 aniversario (2013)

http://www.elblogdecuencavila.com/?p=4297

 

 

Deja un comentario