Historia de las llegadas y salidas de la Vuelta en Cuenca

José Vicente AVILA

En el año 1955 llegó por vez primera a Cuenca. Fue el 3 de mayo con la etapa Valencia-Cuenca, de 222 kilómetros de recorrido, con un puerto tan significativo como el Alto de Contreras, con numerosas curvas en zig-zag; el recorrido desde Valencia transcurría por Chiva, Buñol, el alto de Portillo, Requena y Utiel, para seguir por Caudete de las Fuentes en dirección a Minglanilla, Puebla del Salvador, Campillo, Almodóvar del Pinar y Cuenca, entrando por Fermín Caballero y girar hacia la calle Reyes Católicos, donde estaba instalada la meta, siendo el ganador el italiano Antonio Uliana. Al día siguiente, etapa Cuenca-Madrid, que ganó el italiano Piazza.

En 1957 la Vuelta Ciclista a España, así denominada entonces, llegó también el 3 de mayo. Se trataba de la octava etapa, Madrid-Cuenca, de 159 kms. Los ciclistas entraron en Cuenca por el Puente de San Antón y Carretería, para llegar a la meta, instalada de nuevo en la calle Reyes Católicos. Vencedor de la etapa fue Roger Walkowiak. Todas las miradas estaban puestas en Federico Martín Bahamontes, que era el líder de la carrera. La novena etapa fue Cuenca-Valencia, con victoria de Benedetti.

En 1958, Cuenca volvió a recibir a la “serpiente multicolor”. Fue el 8 de mayo con la etapa Valencia-Cuenca, de 219 kilómetros. En esta ocasión, los ciclistas siguieron por Motilla del Palancar tras el paso por Requena, Utiel y el alto de Contreras, por donde destacó el italiano Buratti. En la meta de Reyes Católicos, abarrotada de público, se imponía el belga Gilbert Desmet. La siguiente etapa fue Cuenca-Toledo que ganó Stablinsky.

Hasta 1963 no volvieron a Cuenca los ciclistas, pero no lo hicieron con sus bicicletas, sino en tren y vehículos, pues el 13 de mayo,  y tras un día de descanso en Valencia, se daba la salida a la decimocuarta etapa, Cuenca-Madrid, de 177 kilómetros, que ganó el belga Baens.

La Vuelta de 1965 fue una de las más recordadas a su paso por Cuenca, pues el español Manuel Martín Piñera fue el héroe de una etapa que dejó fuera de carrera a 43 corredores, que tuvieron que ser repescados. La etapa Madrid-Cuenca, de 161 kilómetros, tuvo como vencedor a Martín Piñera, siendo segundo Galera en la meta de Reyes Católicos. La etapa siguiente, Cuenca-Benidorm, tuvo como ganador al belga Van Looy.

En 1966, nueva salida desde Cuenca, tras el obligado descanso en Valencia, Momeñe salió vestido de amarillo y al final de la etapa Cuenca-Madrid, de 177 kilómetros, la victoria sería para Uriona, que se colocó de líder.

Hasta el año 1973 la Vuelta no volvería a Cuenca pese a que un conquense, Luis Ocaña, ganaría la ronda de 1970. La cuarta etapa, Alcázar de San Juan-Cuenca, de 169 kilómetros, tuvo como escenario de meta la Plaza Mayor, con triunfo del belga Deschoenmaecker seguido de Pesarrodona y Eddy Merchx. En aquella Vuelta participaron los conquenses Luis Ocaña y Jaime Huélamo. Al día siguiente, 1 de mayo, se disputó la etapa Cuenca-Teruel, que fue ganada por el holandés Karstens.

Cinco años más tarde, en 1978, la Vuelta llegó de nuevo  a Cuenca. Fue el 2 de mayo y se trataba de la etapa Torrejón de Ardoz-Cuenca, de 160 kilómetros de recorrido, también con meta en la Plaza Mayor, donde Domingo Perurena se alzó con el triunfo. La octava etapa se desarrolló entre Cuenca y Benicasim, con victoria para Van Katwijk.

En 1983, la televisión fue protagonista con la llegada en directo del ganador de la etapa Almusafes-Cuenca (235 kms.), Juan Fernández a la Plaza Mayor, con todo el pintoresco paisaje de la subida, no faltando la lluvia, aunque escampó con la llegada de los corredores. La etapa siguiente, Cuenca-Teruel, fue para el belga Vanderaerden.

Tuvieron que pasar nada menos que trece años para que volviese a Cuenca la Vuelta. Fue en 1996 con la etapa  Valencia-Cuenca, que transcurrió el domingo 8 de septiembre, tras un recorrido de 205 kilómetros, con desvío de los ciclistas tras pasar por Utiel, hacia Mira, Cardenete, Carboneras de Guadazaón y Cuenca, con meta en la calle Hermanos Becerril, tras recorrido por Carretería. El ganador fue el italiano Nicola Minali, registrándose una caída en la llegada. El lunes 9 se celebró la etapa Cuenca-Albacete con triunfo de Laurent Jalabert.

En el año 2001, el 27 de septiembre, la Vuelta tuvo de nuevo protagonismo en Cuenca con la etapa Albacete-Cuenca, de 154 kilómetros, con recorrido final por el Casco Antiguo y los bellos parajes de la Hoz, con dura pugna entre Heras y Sevilla. La etapa registró dos caídas por la Hoz de Santi Blanco, llegando como líder a la meta de Hermanos Becerril el italiano Filippo Simeoni, que se bajó de la bicicleta y entró con ella en alto, en un gesto inusual, que él manifestó como un canto a la paz. Al día siguiente se disputó la etapa Cuenca-Guadalajara.

La penúltima llegada que hemos tenido en la Vuelta fue en 2003, y además en vísperas de la Vaquilla de San Mateo. Fue el 17 de septiembre de ese 2003 con la etapa Utiel-Cuenca, y de nuevo el gran espectáculo de ver a los ciclistas por la Hoz del Huécar. Una etapa que transcurrió con una gran velocidad por parte de los ciclistas por las carreteras de la Valencia castellana y de la Cuenca valenciana, para entrar en la ciudad por la barriada de las Quinientas y ascender a la Ciudad Fortificada, Patrimonio de la Humanidad. Todo el mundo pudo contemplar de nuevo la belleza de Cuenca a través de la televisión, y fue el alemán Erik Zabel el vencedor en la meta de Hermanos Becerril. La etapa Cuenca-Albacete la ganó Alessandro Petacchi.

Quizá una de las mejores que se recuerdan es el gran espectáculo ciclista que vivió vivido con la Vuelta fue en el año 2006 con la etapa Guadalajara-Cuenca, la contrarreloj por las Hoces y la salida Motilla-Almusafes. Aquel septiembre fue excepcional con la presencia de la Vuelta durante tres días y las retransmisiones de la televisión, que dieron una gran imagen de Cuenca a todo el mundo, tanto por la llegada desde Guadalajara, el día 8, con el paso por la Hoz del Huécar, con triunfo de Samuel Sánchez,  en la meta de Hermanos Becerril, y la contrarreloj Cuenca-Cuenca, de 33 kilómetros, por las Hoces de Cuenca, el día 9 de septiembre.

Ganó la contrarreloj el inglés David Millar, y como líder en ambas fechas se mantuvo Alejandro Valverde, al igual que en la etapa Motilla del Palancar-Almusafes, en la que venció Robert Foster. En verdad que Cuenca vibró con el ciclismo y esto lo iremos valorando aún más con el paso de los años.

Hasta 2014 los ciclistas de la Vuelta no volvieron por tierras de Cuenca con la salida de la etapa Carboneras de Guadazaón-Valdelinares del 31 de agosto, siendo ganador de etapa el colombiano Winner Anacona.

La Vuelta vuelve a la ciudad de Cuenca once años después, con la etapa Lliria-Cuenca, de 207 kilómetros, con recorrido por el Casco Antiguo y la Ruta Pintoresca, como ocurrió en 2006. La salida tendrá lugar desde Hellín, con lo que las pernoctaciones estarán repartidas entre localidades de Cuenca y Albacete, además de la capital conquense.

EN ESTE BLOG

“Sin Cuenca, Huélamo y Ocaña, ¿qué sería de la Vuelta a España?”

http://www.elblogdecuencavila.com/?p=6296

La Vuelta Ciclista a España llegó a Cuenca por vez primera en 1955 (I)

http://www.elblogdecuencavila.com/?p=13289

 Historias de la Vuelta a su paso por Cuenca (y II)

http://www.elblogdecuencavila.com/?p=14047

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.