Emotivo acto del Día Internacional de las Personas de Edad, con varios reconocimientos

El Centro Cultural Aguirre de Cuenca fue el escenario del acto institucional del Día Internacional de las Personas de Edad, con el que se quiso reconocer el valor de las personas mayores y el lugar tan importante que ocupan en la sociedad. El acto fue conducido por Encarnación Pérez Martínez, delegada de Manos Unidas. Participaron el concejal del Área de Intervención Social, José María Martínez; el periodista José Vicente Ávila, que leyó el Manifiesto de Reconocimiento del Consejo de Mayores del Ayuntamientyo de Cuenca y de todos los ciudadanos, en nombre del Centro de Mayores de San Pedro; Eduardo Domínguez Suay, como alumno de la Universidad de Mayores “José Saramago”, que invitó a los mayores a asistir a la Universidad, y actuó poniendo broche musical al acto el acordeonista Daniel Pérez Huelves.

Tras las palabras de introducción del concejal José María Martínez y de Encarnación Pérez, que explicó con palabras muy elocuentes el significado de la celebración del Día Internacional de las Personas Mayores y del importante papel que llevan a cabo en la sociedad, el alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal entregó tres placas de reconocimiento al deportista Paulino Fernández Calvo, con un amplio bajage de vida deportiva; a Cáritas Diocesana por su trabajo y programa de actuaciones, y a los cinco residentes más antiguos de la Residencia “Sagrado Corazón”, que este año celebra su Cincuentenario, y que también estuvieron en la Casa de Beneficencia: Santiago Borguesio Auñón, Alfredo Catalán Fernández, Domingo Tortajada Alcarria, Antonio Ponce Martínez y Purificación Gómez Lucas.

Santiago, Domingo, Alfredo, Toñín y Puri, junto al alcalde Mariscal y el diputado Domenech.
Santiago, Domingo, Alfredo, Toñín y Puri, junto al alcalde Mariscal y el diputado Domenech.

El alcalde Mariscal ha dado la enhorabuena a los galardonados, ha dado las gracias a todas las personas mayores por todo su trabajo a lo largo de su vida y su aportación a la sociedad y también ha tenido palabras de agradecimiento para las personas que cuidan de los mayores. Apuntó que el Ayuntamiento de Cuenca es el más solidario de Castilla-La Mancha por el dinero que destina por persona al año en materia de servicios sociales. “Desde el Ayuntamiento de Cuenca se apoyan todas las iniciativas que potencian la formación de personas en intergeneracionalidad, capaces de conseguir la puesta en marcha de una sociedad para todas las edades”.

Angel Mariscal anunció que si la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha presenta un compromiso serio, como viene reclamando desde hace meses, para construir un Centro de Día de Mayores cederá el antiguo aulario -ahora destinado a archivo municipal- para que los mayores del Barrio de Las Quinientas disponga de este servicio con los últimos avances y para que sea una realidad cuanto antes, en todo caso antes de que termine la legislatura. Puso como ejemplo, el Centro de Mayores de San Pedro, gestionado por una asociación al que acuden más de 350 mayores desde todos los puntos de la ciudad.

Los premiados. Foto Jesús Valiente.
Los premiados. Foto Jesús Valiente.

Al acto también asistieron el subdelegado de Defensa, Ángel Cantera; el diputado provincial de Servicios Sociales, Francisco Doménech; la concejal de Educación, Esther Martínez y otros miembros de la Corporación Municipal, de los grupos PSOE, Ciudadanos e Izquierda Unida.

MANIFIESTO

La realidad del colectivo de las personas mayores en el municipio de Cuenca, es similar en cuanto al envejecimiento al resto de España; con un total de 11.560 personas de 60 ó más años en una población total de 58.000 personas lo que supone un 20,2 %.

Las personas mayores, en la mayoría de los casos, se encuentran activas, son una ‘fuerza’ para el desarrollo de la sociedad cada vez más numerosa que, después de décadas de trabajo duro y de sacrificios, todavía tienen mucho que ofrecer a la comunidad ya que cuentan con los conocimientos y experiencias que se van enriqueciendo con la edad. Por eso muchos de ellos aportan su buen saber colaborando en diversas instituciones, desarrollando actividades en materia de voluntariado, participando en asociaciones, ejerciendo su maestría con sus nietos, etc. Están comprometidos con la sociedad” señaló José Vicente Ávila en la lectura del Manifiesto, como socio del Centro de Mayores de San Pedro.

Foto: Jesús Valiente.
Foto: Jesús Valiente.

Terminó la lectura del Manifiesto con estas palabras: “Hoy, por muchos motivos, es un Día importante no sólo para vosotros –nosotros–, por lo que éste significa: solidaridad, altruismo, compromiso, responsabilidad… sino para proclamar y reconocer vuestra necesaria y valiosa participación.

Sólo cabe desearos que desde a mayor admiración, aceptéis el cariño y gratitud de todos los que ocupamos sitio en otras Edades, porque precisamos de vosotros cada instante de nuestras vidas.

Por todo ello y por mucho más, en nombre del Consejo de Mayores de Cuenca y en el de todos los conquenses, ¡Gracias!”

HOMENAJE A LA VEJEZ EN LAS FIESTAS DE 1935

José Vicente Avila, ya en propia representación, comentó a los asistentes que en las fiestas de San Julián del año 1935 se llevó a cabo el día 7 de septiembre un Homenaje a la Vejez en los salones de la Diputación Provincial, “con asistencia –como recogía el programa de fiestas— de una representación de la Caja Regional de Castilla la Nueva y autoridades locales. Una vez terminado el acto se obsequiará a los ancianos con una extraordinaria comida servida por bellas y distinguidas señoritas, con asistencia al acto de una Banda de Música”.

1973: SEMANA DE HOMENAJE A NUESTROS MAYORES

Luego, y tras felicitar a los cinco homenajeados de la antigua Casa de Beneficencia, José Vicente Ávila recordó que “en la Residencia  del “Sagrado Corazón de Jesús”, (nombre que se empezó a utilizar en la primavera de 1966, aunque hasta el verano de 1967 no se estrenaron los pabellones), se celebró en 1973, del 11 al 18 de noviembre, la Semana de Homenaje a Nuestros Mayores.

Recorte de la revista "Medalla de Medallas" de diciembre de 1973.
Recorte de la revista “Medalla de Medallas” de diciembre de 1973.

Ese año los mayores de la Residencia fueron Higinia Huerta, de 92 años,  natural de Puebla del Salvador y Benito Saiz, de 91, nacido en Valdemoro del Rey. Y allí estaban, cantando y aplaudiendo, Santiago, Antonio, Domingo y Purificación, que hoy reciben su homenaje y para ellos va nuestro aplauso”.

A estos dos Mayores de 1973 les entrevisté para “Diario de Cuenca”. Higinia era viuda y sin hijos. Había quedado ciega. Le decíamos que era la más anciana de la Residencia.

Ay, pues me alegre mucho! ¡Y me van a sacar en los papeles! Qué pena que no vea! No me hagan fotos, que soy muy fea.

Cuando veía hacía las camas y limpiaba”.

No veía pero no se olvidaba de las cuentas: “Aquí llevo unos diez años, de ellos 51 meses en la casa de Beneficencia. En mi pueblo escardaba, segaba, cogía aceituna, todo lo que se hace en el campo. Nosotros hemos sido muy pobres y sólo teníamos la noche y el día”.

Y que tal aquí, Higinia, le pregunté con mis inocentes 23 años de edad:

“Muy bien. Me llevo bien con todas las abuelas, menos con una. Y yo no tengo la culpa. Las hermanas me quieren mucho y yo las quiero a ellas”.

A Benito Saiz la vida le dio demasiados disgustos. Cuando hablé con él me dejó sin palabras:

“Se me murió la mujer y los dos hijos que tuve hace lo menos 30 años. Luego me casé otra vez con una viuda y a los diez años falleció”.

Y a renglón seguido decía: “Llevo dos años en esta Residencia y nunca había salido de Valdemoro. Bueno a decir verdad, he salido tres veces: Una cuando fui quinto. Otra que vine a comprar madera para una casilla que me hice y la tercera cuando he venido a esta Residencia”.

Le pregunté si había estado en la guerra cuando fue quinto:”No, porque mi quinta ya había pasado a la reserva. Hice el servicio cuando estaba el Rey Alfonso XIII y estuve en Alcalá de Henares y en el Regimiento de Saboya número 6 de Leganés”. (Lo recordaba bien con sus 91 años).

Benito decía que nunca había estado enfermo y “sólo una vez tuve las “fiebres de malta”. Le gustaban mucho los toros en la televisión, pues nunca había ido a una plaza, y señalaba con orgullo: Yo me llevo bien con todos y con nadie he tenido una palabra fuerte”.

 

Deja un comentario