Las “guerreras” de Cuenca, tricampeonas nacionales de balón a mano, y España-Alemania en la Fuensanta

ESPACIO EMITIDO EL MARTES 28 DE NOVIEMBRE DE 2017 EN EL PROGRAMA “HOY POR HOY CUENCA”, DE LA CADENA SER, REALIZADO Y PRESENTADO POR PACO AUÑÓN

http://cadenaser.com/emisora/2017/11/28/ser_cuenca/1511884892_526447.html

 El 29 de noviembre de 1951, Cuenca vivió un acontecimiento deportivo que pasó a los anales de la historia, dado que en el Estadio de La Fuensanta, lleno a rebosar, se enfrentaron en partido amistoso las Selecciones Femeninas de España y Alemania, de Balón a Mano, como así se denominaba entonces, dado que los equipos eran de once componentes. En la Selección Española había cuatro jugadoras conquenses, la portera Angeles, Mery, Eve Lablanca y Loli, pues el equipo de Cuenca acababa de ganar su segundo campeonato de España. Este martes, en Páginas de mi Desván, y a modo de recuerdo y homenaje a aquellas jugadoras, José Vicente Avila titula este programa como “Las “guerreras” de Cuenca, tricampeonas de España de balón a mano, con Alemania en La Fuensanta”.

Jesús Xotos, que las llamó "las leonas de la Fuensanta", hablando con Julita y Mery.
Jesús Xotos, que las llamó “las leonas de la Fuensanta”, hablando con Julita y Mery.

Está también con nosotros Paulino Fernández Calvo, memoria viva del deporte conquense, en especial del baloncesto que practicó y dirige, quien muy joven vivió aquellos partidos de “las leonas de La Fuensanta”, como las denominaba el cronista Jesús Xotos. Le saludamos, porque nos contará más adelante qué recuerda de aquel partido entre las Selecciones de España y Alemania celebrado en Cuenca.

Paulino Fernández fue concejal de Deportes y promotor del deporte en la ciudad.¿Qué hace ahora, Paulino?

-A pesar de mi edad sigo siendo el Presidente del C.B. Cuenca, peleando porque salgamos adelante con las mayores victorias posibles, pero no se da bien, y aunque tenemos mejor equipo que el año pasado, nos cuesta sacar los partidos.

El equipo de Cuenca en La Fuensanta. Foto Luis Pascual.
El equipo de Cuenca en La Fuensanta. Foto Luis Pascual.

-Comenzamos hablando de cómo eran esos campeonatos nacionales de balón a mano de los que la selección de Cuenca fue tricampeona.

– El I Campeonato Nacional de Balón a Mano Femenino se celebró en 1942, bajo la égida de la Sección Femenina y de la entonces naciente Federación Nacional de Balonmano. En España, desde 1942 y hasta 1953, excepto en 1949 y 1952, se realizaron diez Campeonatos Nacionales de Balón a mano, en los que participaban jóvenes de 17 años, en primera y segunda categoría, como si fuese Primera y Segunda División. Los campeonatos constaban de dos fases: la regional o sectorial, donde los equipos jugaban por proximidad geográfica y la nacional, donde competían los campeones de cada sector, para proclamar a los campeones y subcampeones, tanto en categoría femen ina como en masculina.

-¿En qué año comenzó la participación de Cuenca en estos campeonatos?

– Hacia 1947, año en el que también el equipo femenino de Cuenca fue campeón de España de hockey, al ganar al de la Coruña por 1-0. Había jugadoras que alternaban el hockey y el balón a mano. En esta competición Cuenca comenzó su andadura en la segunda categoría, quedando campeona de España en el año 1948. Las distintas campeonas de Segunda fueron Valencia, Madrid, Guipúzcoa, Murcia, Santander, Barcelona, Palencia, Zamora y Valladolid. Tras lograr el título, Cuenca ascendió a la primera categoría.

Jugadoras conquenses con el entrenador José Hernán. / Luis Pascual.
Jugadoras conquenses con el entrenador José Hernán. / Luis Pascual.

Y parece que aquel ascenso fue muy propicio para el equipo conquense porque logró tres títulos nacionales consecutivos…

-Cuenca debutó en Primera Categoría en los VIII Campeonatos Nacionales de Balon a Mano. Las finales de los diez campeonatos, entre 1942 y 1953, se celebraron las dos primera en Madrid y las siguientes en Ciudad Real, Almería, Huelva, Jerez de la Frontera, Córdoba, Cuenca, Granada y Segovia. Los equipos campeones fueron Madrid, Asturias, Avila, Guadalajara; tres veces Guipúzcoa y también tres veces consecutivas Cuenca en los años 1950, 51 y 1953, pues como he dicho antes en 1952 no hubo competición, y ya empezaba el balonmano a siete. Antes de adentrarnos en detalles de aquellas tres finales vamos a citar a aquellas jugadoras conquenses que hicieron historia, a las que Jesús Sotos, que firmaba como Jesusín o Xotos con equix, las llamaba “las leonas de La Fuensanta”. Fueron ellas:

Angeles Muñoz, Rosario Lablanca, Aurita García, Eve Lablanca, Julita Hernán, Matilde López, Lolita Mérida, Herminia Mérida (Mery)…

…Tere Olivares, Emiliana Villar, Enriqueta Calvo “Ketty”, Pilar Olivares, María Luisa España, Pili Pérez Rodríguez, Conchita Orcero…

…Luisa Aparicio, Antonia Zamora, Pili Amor, Cristina Jiménez, Mary Villar, Ana María Aliaga, Hortensia Olivares y Bienve Albaladejo.

-Y seguro Paco que Paulino conocía a todas ellas…

– Las conocía a casi todas y una de ellas, Enriqueta Calvo, era prima hermana mía. La gente estaba volcada con el equipo y las chicas se empleaban a fondo. Este equipo le dio a Cuenca nombre.

El entrenador era José Hernán Plaza, y la mayoría de ellas jugaban igualmente al hockey, deporte en el que también Lolita jugaba como guardameta, disputando sus partidos “a once” en La Fuensanta. Era hockey sobre tierra y en ese año 1950 Cuenca volvió a ganar a Valencia en semifinales y empatando con Barcelona.

LLeno en La Fuesanta para ver los partidos de balonmano femenino. / Foto Luis Pascual.
LLeno en La Fuesanta para ver los partidos de balonmano femenino. / Foto Luis Pascual.

-Estamos en 1950 y Cuenca juega su primea competición en Primera categoría de balón a mano con once jugadores sobre el campo, además de tierra….

-No pudo ser mejor su debut, pues en las fases regional y de sector venció a Murcia por 7-0, a Albacete por 9-0 y a Madrid por 1-0. De este partido jugado en abril se escribía en “Ofensiva”: “Cuenca venció a la Selección madrileña por 0-1 en el campo de Vallecas, con gol de Tere al sacar una falta en un tiro duro y colocado. A pesar de la ausencia de las jugadoras Mérida y Eve Lablanca, el equipo conquense se impuso desde el primer momento a las madrileñas. Segura e imbatible Ángeles; enérgicas y decididas en la entrada y en el despeje Rosario y Aurita; magníficas en el corte y en el marcaje Matilde, Pili Olivares y Julita; conjuntado el bando blanqui-verde, que era el de Cuenca, pese al empuje madrileño y la casera labor arbitral. Tere Olivares con sus avances en vertical y su tiro desde todos lados; Emi con sus gambeteos inimitables; Lolita con velocidad y precisión en el pase; Enriqueta y Pili con su entusiasmo y voluntad en la delantera. Sólo perdieron con Málaga para disputar la semifinal con Guadalajara, a  la que se venció por 9-1, para llegar a la gran final ante Guipúzcoa, que era la gran favorita.

-Vamos con las finales de Balón a Mano celebradas en Cuenca en junio de 1950, tanto en Primera como en segunda categoría.

– Cuando aún no se habían apagado los ecos de la coronación de la Virgen de la Luz, el 1 de junio, con la presencia en la ciudad de miles de personas, y 85 imágenes de la provincia acompañando a la Patrona de la ciudad, la capital sustituyó los carteles de la coronación por los carteles de las finales de Primera y Segunda categoría de los Campeonatos Nacionales Femeninos de Balón a mano, que iban a tener como escenario el campo de tierra de La Fuensanta. En Primera Categoría, el equipo de Cuenca, en su primer año de participación, se enfrentaba nada menos que a Guipúzcoa, la campeona de los últimos años, mientras que en Segunda Categoría se enfrentaban Ciudad Real y Palencia, con triunfo de las palentinas. La uniformidad de las jugadoras era tan pudorosa, que no podían enseñar nada, con falda-mandil, que debía perjudicarles a la hora de desmarcarse o zafarse del rival, aunque según Concepción Carbajosa, en un amplio estudio sobre el deporte femenino asturiano, señalaba que el balón a mano a once requería más fondo que velocidad.

Mery, goleadora y seleccionada.
Mery, goleadora y seleccionada. / Pascual

-Hablando de esa uniformidad, qué color utilizaba Cuenca, aunque vemos las fotos esas largas faldas blancas…

-Ciñéndonos a esta final de 1950 entre Cuenca y Guipúzcoa, las jugadoras donostiarras vestían falda azul y blusa azul pastel y las conquenses blusa verde oscuro y falda blanca. En la final de Segunda, Palencia vestía con falda blanca y blusa roja y blanca, y Ciudad Real blusa azul oscuro y falda blanca. Estas dos finales se celebraron el domingo 11 de junio en La Fuensanta, y el Conquense, que jugaba la liguilla de promoción a Tercera cambió su partido con el Cuatro Caminos para jugarlo en Madrid. El equipo campeón de Cuenca que ganó a Guipúzcoa lo formaron Angeles, Aurita, Eve Lablanca, Rosario, Julita, Lolita, Matilde, Mérida, Tere Olivares (capitana) Emy y Ketty.

Página de "Ofensiva", Centro de Estudios de Castilla-La Mancha.
Página de “Ofensiva”, Centro de Estudios de Castilla-La Mancha.

Al año siguiente, en 1951, Cuenca volvió a lograr el campeonato nacional de balón a mano con estas jugadoras, que además estudiaban y hacían las labores propias de la casa.

-Y más en esos años. Las jugadoras conquenses dieron la talla, tanto en primera categoría como en la segunda, en la que también participaron. Había por tanto dos equipos, y tras vencer los distintos encuentros, entre ellos a Guadalajara, Madrid y Castellón y Ciudad Real, la selección de Cuenca se clasificó para la final de Granada tras ganar en La Fuensanta a Murcia por 3-0 con goles de Mery, siendo campeona del Grupo segundo. El partido se celebró el 9 de octubre, a las tres y media de la tarde, y una hora después se jugó el Conquense-Naval de Tercera División. Por fin, la gran final tuvo como escenario el campo Los Cármenes de Granada, donde Cuenca se impuso a Palencia, que era otra gran favorita. Por cierto que en Palencia se celebró hace tres años un homenaje a aquellas jugadoras.

-Parece que ese segundo campeonato nacional motivó que se celebrase en Cuenca un partido amistoso entre las selecciones femeninas de España y Alemania.

-Tras la victoria en la final de Granada, cuatro jugadoras de Cuenca, Angeles, Mery, Eve Lablanca y Loli, fueron preseleccionadas y se trasladaron a Madrid para entrenar con la Selección Española, que iba a celebrar tres partidos internacionales amistosos frente a la potente selección de Alemania, en San Sebastián, Madrid y Barcelona. Después del encuentro celebrado en la Bella Easo, con victoria alemana, desde Cuenca se hicieron gestiones para que el amistoso de la capital de España se disputase en La Fuensanta, y en verdad que dieron su fruto, aunque el partido fue fijado para el jueves 29 de noviembre, que era laborable. Se hizo un llamamiento a la afición para que llenase La Fuensanta y unos días antes la selección se trasladó en el tren a Cuenca para entrenar, y sólo pudo hacerlo un cuarto de hora, dado que el campo estaba embarrado por la lluvia caída, aunque se mostraron muy contentas con el trato recibido.

Página de "Ofensiva", Centro de Estudios de Castilla-La Mancha.
Página de “Ofensiva”, Centro de Estudios de Castilla-La Mancha.

-Llegamos al jueves 29 de noviembre, día laborables, y toda la expectación se centra en el partido de balón a mano femenino hispano-alemán.

-Era la gran novedad, sin duda, por la presencia en Cuenca de las selecciones femeninas de España y Alemania Occidental. Hasta el bisemanario “Ofensiva” publicó una especie de facsímil del periódico en alemán, centrado en las noticias sobre el partido de balonmano, gracias a los padres paúles, que hicieron la traducción. Imagino a los linotipistas del periódico tecleando en alemán, con el seminarista al lado dictando las palabras. Lleno a reventar en La Fuensanta, orlada de banderas españolas y alemanas. Los dos equipos saltaron al terreno de juego portando la bandera del país distinto, dando la vuelta al campo, y ya formados, la Banda de Música interpretó los himnos nacionales. El partido fue arbitrado por el alemán Otto y por los altavoces se anunciaron los nombres de las jugadoras, resaltando que Alemania no había perdido ningún partido oficial ni amistoso.

O sea, que el triunfo estaba asegurado para las alemanas occidentales, que parecían tener brazos de acero…

-El resultado fue de 1-9 para Alemania Occidental, que al decir de la prensa sus jugadoras dieron toda una lección  de buen juego en La Fuensanta, destacando entre las veintidós Trudi Hannen. El entrenador alemán destacaba el buen comportamiento del público y su conocimiento del balonmano, destacando que se iba muy contento de una ciudad que le había gustado mucho y que nunca olvidaría. Como no olvidó Cuenca aquel acontecimiento. Todo ha sido perfecto. De aquel partido tendrá también buen recuerdo Paulino Fernández.

Una de las formaciones del equipo conquense. Señalada con la "x", Matilde López. /foto Luis Pascual.
Una de las formaciones del equipo conquense. Señalada con la “x”, Matilde López. /foto Luis Pascual.

-Paulino, tendría usted entonces unos 17 o 18 años…

-Tenía 18 años. Seguía al equipo porque a casi todas las jugadoras las conocía. No Recuerdo un lleno tan tremendo en La Fuensanta como en aquel partido contra Alemania. Se llenó el campo a reventar y fue todo muy bonito, una cosa excepcional.

Hay que señalar que horas antes del encuentro ambas selecciones almorzaron en el Círculo de la Constancia y después, la Diputación Provincial les invitó a un ágape. La Unión Balompédica Conquense les hizo algunos obsequios y la afición de Cuenca valoró que durante el encuentro jugasen las cuatro jugadores del equipo conquense. Ambas selecciones se trasladaron a Barcelona donde se jugó otro partido amistoso con color alemán y el Ayuntamiento de la Ciudad Condal hizo una recepción a los dos combinados femeninos en el Salón de Ciento.

Página de "Ofensiva", Centro de Estudios de Castilla-La Mancha.
Página de “Ofensiva”, Centro de Estudios de Castilla-La Mancha.

Dos años después, en 1953, Cuenca vuelve a ser campeona de España con “las guerreras” o “leonas de La Fuensanta”.

-Otra gran campaña sin duda alguna, a pesar de que no se celebró el campeonato en 1952. Tras su exitosa clasificación por sector, Cuenca llegó a la final de Segovia para enfrentarse de nuevo a Palencia. El partido mantuvo la emoción en todo momento, pues ambas guardametas evitaron que su portería fuese batida en el tiempo de juego, sin olvidarnos que eran porterías de fútbol. Fue preciso jugar dos prórrogas hasta que la jugadora Emy logró el gol de la victoria, en pleno acoso a la meta palentina. Martín Alvarez Chirveches narró en directo el partido por la radio y Jesús Sotos dedicó grandes crónicas en “Ofensiva” y el “Marca”.

Fue otro triunfo apoteósico, y en el regreso, Cuenca jugó un amistoso en El Pardo. Una vez en la ciudad, el Ayuntamiento hizo una recepción a las jugadores, y dado que había comenzado mayo el periódico local encargó que les cantasen los “mayos” a las deportistas tricampeonas. Como detalle curioso, el Castillo de las Media regaló sendas medias de cristal a las jugadoras, que lucharon en Segovia como auténticas “leonas”.

En el equipo de hockey de Cuenca participaban las mismas jugadoras del balón a mano, también con algunos éxitos / Foto Pascual.
En el equipo de hockey de Cuenca participaban las mismas jugadoras del balón a mano, también con algunos éxitos / Foto Luis Pascual.

Era ya el último año del balonmano a once, pues la nueva reglamentación  ponía en marcha el balonmano a siete…

-Había que adaptarse a los tiempos. El balón a mano dejaba los campos de fútbol y aquí en Cuenca se buscaron otros escenarios como la plaza de toros, donde también se jugaba a balón volea (voleibol) y la pista de Santa Ana, ya posteriormente con el Mambo. Precisamente en esa fechas  de 1951 nacía el Cuenca A.R., que bien recuerda Paulino, que jugó sus primeros partidos en el cine Alegría de Verano.

-Como no teníamos instalaciones tuvimos que meternos en los cines, con el beneplácito de los dueños; se jugaban los partidos en las pistas de los cines de verano Alegría, en el Garcés y en el Palmeras. Después el Ayuntamiento hizo una pista en el Vivero de Santa Ana, con vestuarios y todo, pues en los cines no nos podíamos duchar.

-Ya que nos has hablado de baloncesto, José, habrás anotado alguna curiosidad más de aquellos días de 1951.

-Haberla haylas, pero como el espacio va concluyendo te puedo decir que cuatro días antes de celebrarse el partido con Alemania, había elecciones municipales por el tercio familiar y una semana después por el sindical. Se celebraban el domingo 25 de noviembre para elegir dos concejales del tercio de cabezas de familia y el mensaje a cinco columnas en la cabecera del periódico en grandes titulares era el siguiente: “Conquense: Vota hoy y vota bien; al mejor. Si no lo haces, además de cometer un acto contra la Patria y los intereses de Cuenca, quedas al margen de la Ley”. Tenían que votar los cabezas de familia y los que no lo hiciesen tendrían sanción de recargo en las contribuciones, descuento en los haberes e inhabilitación para cargos públicos. Se podía votar con los carnets de profesional o sindical o con la tarjeta blanca de Abastecimientos. Y aún tengo otra “perla” con una quiniela.

El desaparecido Bar El PInar y el buzón de correos, donde se depositó la quiniela.
El desaparecido Bar El PInar y el buzón de correos, donde se depositó la quiniela.

-No me digas que hubo algún afortunado conquense con los catorce…

-Pues sí señor, pero la historia tiene su miga… En la jornada 9 del Campeonato Nacional de Liga, el guardia civil Angel P.G. compró el boleto número 381.138 y después de rellenarlo mandó a su hijo a que lo depositase en el Buzón de “El Pinar”, un bar que había en Carretería, junto a la esquina de la calle peatonal, pues las quinielas se adquirían con un número de código y una vez rellenadas se dejaban en uno de esos buzones de distintos establecimientos, guardándose el apostante una copia. Cuando el lunes el guardia civil comprobó que había acertado los catorce resultados, saltando de contento, se fue a cobrarlo y se encontró con que el boleto no había sido depositado allí.

(….Y dónde lo dejó)

Resulta que el chico, que no era muy aficionado al fútbol ni a las quinielas, en lugar de depositar el boleto en el buzón del “Pinar” lo hizo en el buzón de Correos que estaba enfrente de ese bar. El contrariado acertante llevó a su hijo a Carretería y éste señaló el buzón  de Correos. El tricornio debió quedarse como sombrero de dos picos… Abrieron el buzón y allí tampoco estaba el boleto, pues se había abierto dos días antes. Angel se acercó al Patronato con su resguardo, pero lo dijeron que no había solución y se quedó sin el premio. El padre decía en la prensa que los acertantes se habían repartido 6.200 pesetas y que a su hijo lo iba a mandar… a escardar cebollinos…

-¿Qué le ha parecido el programa, Paulino, y estas historias que hemos recuperado?

-Me ha gustado mucho, y he recordado aquellos tiempos, pues seguramente habrá mucha gente que no conozca estas historias. De aquellas jugadoras quizá la mayoría ya no viva, quizá alguna…

-Una de ellas, Matilde López, ha sido muy habitual en el Polideportivo en los partidos del Balonmano Ciudad Encantada. Vaya para todas nuestro recuerdo.

 

 

Deja un comentario