Un periodista de raza

El semanario “Las Noticias de Cuenca” publicó en su edición impresa del 26 de enero al 1 de febrero de 2017, el artículo de opinión titulado “Un periodista de raza”, con la firma de José Angel García, incluido igualmente en su edición digital. El texto lo leí casualmente en Roma el lunes 29 de enero, cuando viajaba en el Italo tren camino de Nápoles, a 300 kilómetros hora como nuestro AVE, gracias al wifi. Desde este Blog, mi más sincero agradecimiento a este periodista madrileño (compañero, y sobre todo amigo) que vino a Cuenca como becario a Diario de Cuenca, y aquí se quedó, tras ganar las oposiciones a Radio Nacional de España en Cuenca. Aquí se casó y nacieron sus hijos y sus nietos. Un profesional como la copa de un pino. Gracias, José Ángel, por estas líneas dictadas con la palabra del corazón. (J.V.A.)

http://www.lasnoticiasdecuenca.es/opinion/periodista-raza-931

Ante el ordenador, el micrófono, la cámara o, como en aquellos ya casi a estas alturas antediluvianos tiempos de mediados de los setenta del pasado siglo en que le conocí componiendo líneas a la par ante la linotipia y la máquina de escribir en las vetustas instalaciones –aquella redacción de toda la vida, aquel inolvidable olor a tinta y plomo de sus talleres– de aquel Diario de Cuenca al que aún la mayoría de los conquenses seguían llamando Ofensiva, José Vicente Ávila, “Chicuelito”, fue, ha sido y sigue siendo, pese a todas las jubilaciones, un periodista de raza.

Las Noticias de Cuenca
Las Noticias de Cuenca

Fiel a una vocación sentida yo diría que desde siempre –por más que él nos haya en alguna ocasión hablado de aquel su querer infantil de ser director de orquesta– a golpe de entrevista (tantos años de una diaria, oiga, a como sea, que no hay más cáscaras), de artículo, de reportaje, de crónica o transmisión, por los predios de la información taurina, deportiva o semanasantera, los terrenos quizá más cercanos a sus propios sentimientos, pero también por los del hacer cultural o la vida política y social y los intríngulis de una ciudad y una provincia marcadas al fuego del cariño en su corazón, Ávila ha sido y es todo un ejemplo de entrega a una pasión ejercida con denuedo y entrega día a día, de la noche a la mañana, desempeñada además, añádanle mérito, con la más absoluta honestidad y desde la total bonhomía que personalmente le caracteriza. Buen, inmejorable compañero de cuantos por estos lares hemos ejercido o ejercen un oficio tan de luces y sombras, zancadillas y presiones cual en tantas ocasiones es el del periodismo, el sigue y tira para delante de los servidores de la información, hoy enfrentado además al más incierto panorama de futuro en el confuso universo telemático-digital (a ver por dónde acabamos saliendo), siempre estuvo y sigue estando presto a ayudar a todos desde su larga experiencia y desde esos archivos tan cuidadosa, detallada y amorosamente atesorados, memoria viva del día a día conquense, de cuyo interés da testimonio de continuo desde su internético blog “Las páginas de mi desván”, archivos siempre a disposición, en añadida prueba de su innata generosidad, de cualquiera que se lo solicite. Más que merecido tenía –sí, bien merecido que te lo tenías, José Vicente, vaya que sí– ese premio a la trayectoria profesional que, en su segunda convocatoria, le acaba, te acaba de otorgar, la Asociación de la Prensa de Cuenca: un abrazo amigo; el más fuerte abrazo.

Un comentario en “Un periodista de raza

Deja un comentario