Rafael Romero Uribes, valverdeño hasta la médula

Rafael Romero 2

Días pasados, Rafael Romero Uribes falleció en su Valverde de Jucar natal. Hacia pocos días que había cumplido 78 años, pero siempre le gustaba estar activo, bien dando una vuelta por la panadería, pintando o ‘echándole a las gallinas’. Rafael Romero fue alcalde de Valverde de Júcar, en la década de los 70-80, con ganas de trabajar por su pueblo, y tuve la suerte de entrevistarle y conocer, gracias a él, las fiestas de Moros y Cristianos tan relevantes. Entre trabucazos de órdago, “puñaos” de nueces y “mojete” del Santi Niño, me contó la historia de la fiesta valverdeña, que se remonta a la noche de los tiempos.

Muchos años después le volví a entrevistar en varias ocasiones, pues llegó a la presidencia de la Balompédica en la temporada 1993-93, en concreto tras la asamblea informativa del 9 de agosto, pues el club llevaba dos meses sin presidente, tras la dimisión del anterior. Rafael Romero se hizo cargo del club blanquinegro para que no desapareciera durante cuatro meses vivió muchas noches sin dormir porque los problemas se le acumulaban y llegó a tener hasta tres entrenadores: Nombela, Cruz y Perales.

Rafael Romero y J.V. en una entrevista sobre su profesión panadera y de bollería
Rafael Romero y J.V. en una entrevista sobre su profesión panadera y de bollería

El 15 de diciembre de 1993 se convocó una asamblea extraordinaria en la que el presidente Rafael Romero presentó su dimisión tras cuatro meses en el cargo, nombrándose una gestora. Hizo todo lo que pudo para salvar el club, incluso tras su dimisió. La temporada terminó con Arguisuelas como entrenador.

Rafael Romero, con su negocio de panadería adelante (dulces Kety) siguió luchando por su Valverde natal desde la política y desde su propio empeño y aún tuvo tiempo de licenciarse en Bellas Artes (la pintura le apasionaba desde muy joven) y cuenta con una gran obra realizada en los últimos años, además de criar gallinas, pavos… pues el campo, la Naturaleza, le encantaban.

Un hombre muy activo, que amaba y quería a su Valverde de Júcar, como a su propia familia, que ha dejado una gran huella y además, sus pinturas en la iglesia y en muchos hogares y en su página web. Mi homenaje para Rafa Romero (Romu en la firma de sus cuadros) el valverdeño que hizo bandera de la sensatez. Valverde le debe mucho. Y aquí queda esta pincelada de recuerdo.–J. V. Ávila

En este Blog: Las fiestas de Moros y Cristianos de Valverde de Júcar, en 1974

 http://www.elblogdecuencavila.com/?p=6106

 

 

 

 

 

Deja un comentario