Gregorio Mora, impulsor de la Hostelería conquense

Gregorio Mora Mora (Zafrilla, 1941 / Cuenca, 21-10-2018) se nos ha ido para siempre con sus últimos paseos por la Carretería peatonal que soñaba cuando era presidente de la Agrupación Provincial de Hostelería y Turismo de Cuenca, a la que dedicó muchos años de su vida, compatibilizando aquella dedicación con su querido “Hostal Avenida”, que puso en marcha junto a su hermana Manoli, en pleno centro de la ciudad. “Los Mora” de Zafrilla se instalaban en Cuenca en hostales, pensiones o tiendas de ultramarinos, tras los difíciles años de la posguerra.

Gregorio Mora. Gaceta Conquense, 1986.
Gregorio Mora. Gaceta Conquense, 1986.

La Hostelería de Cuenca le debe mucho a Gregorio Mora, que impulsó igualmente, junto a otros empresarios como los hermanos Miguel y Arturo Forriol y Olmedilla, la puesta en marcha del hotel “Leonor de Aquitania”, el primero que se construía en el Casco Antiguo, en la calle de San Pedro, que contó en la inauguración con futbolistas del Real Madrid como Buyo o Chendo, junto a Gerardo Rueda. (Queda la anécdota del nombre del hotel, ya que la idea inicial era el de recordar a la esposa del rey conquistador de Cuenca, Alfonso VIII, Leonor de Plantagenet). “Siempre nos quedará Leonor”, comentaba Mora con esa retranca despaciosa que tenía de decir las cosas, pues era una persona tan sencilla como cuidadosa de que las cosas estuviesen bien hechas. “Tenemos que dar imagen”, solía decir, con ese andar pausado, fijándose en los detalles de la calle, que deberían tener arreglo.

Gregorio Mora cogió el relevo de la Agrupación de Hostelería de Cuenca de otro gran conquense que falleció repentinamente como lo fue Emilio Gómez Huerta, director que fue del Hotel Torremangana, tras dirigir el restaurante Casas Colgadas, y del Hotel Wellington, entre otros. Mora, verdadero impulsor del sector hostelero, mantuvo siempre la idea de que el futuro de Cuenca estaba en el turismo, y por ende en la hostelería, y de ello se preocupaba en manifestar que la calidad y el buen servicio deberían ser la mejor carta de presentación.

Amén de su profesión y amor hacia la Hostelería, Gregorio Mora tenía una gran pasión, los toros, que le venían de familia, con “los Mora”, como él decía. Le encantaba subir a los herraderos en “Valtablao”, con su primo Benito y sus hijos, y cómo no, el abuelo Vicente, en el “valle del agua”, y no faltaba en el Pinar de Jábaga al doble encuentro anual con las reses que bajaban o subían por la Vereda.

Gaceta Conquense, 1986.
Gaceta Conquense, 1986.

Y su lucha por mejorar la feria taurina de San Julián, cuando la plaza de Cuenca la llevaban empresarios menos comprometidos con la ciudad. En una tertulia periodística sobre la feria de San Julián, en sus diversos aspectos, y en las fechas, publicada por Gaceta Conquense en agosto de 1986, Gregorio Mora, que estaba acompañado del concejal Fernando Herráez Rafael Araque, Luis Calvo (todos ellos ya fallecidos), además de José Luis Muñoz y Clara Acebes, decía entre otras cosas:

“Creo que nos vendría muy bien pasar las fiestas a septiembre, aunque el gremio de hostelería no se ve afectado por el cierre de los comercios, pero al empalmar las fiestas con San Mateo creo que la afluencia de turistas sería mayor”.

“En todas las ferias que se precien de esta piel de toro, resulta que la feria prácticamente se da por terminada el último día de toros: San Fermín, Albacete, El Pilar, la Virgen Blanca… pierden casi todo el encanto con los últimos toros. Ahora bien, como aquí los festejos taurinos desgraciadamente son muy pocos, porque son tres en trece días, pues no llenan el tendido y hay que comprender que a los pueblos de la provincia les atrae mucho menos”.

“Estamos viendo que todos los periódico grandes que incluyen crítica taurina insertan todos los carteles de las distintas ferias de España cuando falta un mes para que se celebren, mientras que los de Cuenca no los conoce nadie. Los conocemos los aficionados de aquí, así que no me diga a mí la empresa que se preocupa de promocionarlos”.

mora gacetaY remataba con esta frase cuando se cuestionaba el papel taurino en la feria de San Julián: “Yo sigo creyendo que los toros son el eje de la feria”. “Eso sí, lo importante es traer espectáculos de calidad, tanto en toros en todo lo demás: deportes, Víctor Manuel y Ana Belén, Rocío Jurado… no han llegado a las ferias todavía, pero verás cómo la gente responde”.

Esa afirmación la fue ratificando doce años después, y los siguientes, el empresario Maximino Pérez al levantar la feria taurina y la propia feria sanjulianera. A propósito, tengo que contar una anécdota de Gregorio Mora, pues estando ya Maximino de empresario, en los primeros años presentaba la Feria en Madrid. En mi caso particular, solía publicar en “El Día de Cuenca” algún adelanto o algún cartel, pero ese año las “fuentes informativa” estaban cerradas, y el empresario jugaba al despiste cuando hablabas con él para sonsacarle. Se lo comenté a Gregorio Mora, que también estaba al tanto de los toreros que iban a venir, y me dijo: “No te preocupes que pronto me entero”.

Gregorio habló con los jefes de recepción de los hoteles existentes entonces en Cuenca, que le informaron sobre las reservas de habitaciones, ya que al Hostal Avenida solía venir alguna cuadrilla sin el matador. El día de la presentación de los carteles en Madrid, que además era mi cumpleaños, publiqué en “El Día” los nombres de los toreros (sin las ganaderías) y los días que venían y coincidían con los carteles, lo que motivó el enfado de Maximino, que vino a decirme antes de empezar el acto: “¡Júrame que ninguno de mi equipo te ha dado los carteles!”. Le dije que no juraba y menos en mi cumpleaños, pero que ni Fredy ni El Estudiante me habían dicho nada.

Al final le conté “lo” de las reservas de los hoteles y se quedó a cuadros. La gestión la había hecho mi admirado amigo Gregorio, que estas semanas de atrás aún recordaba, sentado en una terraza de Carretería, junto a su hijo Carlos (otro gran taurino, y además crítico) la gran faena de Morante de la Puebla en Cuenca… “que no quiso salir en hombros”.

Me comentaba Mariano Dolz, que había estado cuarenta años trabajando con Gregorio en el Hostal Avenida, que “nunca habíamos tenido ningún problema; más que como trabajador te trataba como un amigo; íbamos a la vereda, al herradero, pero siempre al pie del cañón en el trabajo del hostal, donde los clientes al final eran amigos”.

Este lunes 22 de octubre despedíamos a Gregorio Mora Mora en la parroquia de San Esteban. Nuestro pésame para su esposa e hijos, hermana y demás familia. DEP.

José Vicente Avila “Chicuelito”

 

Un comentario en “Gregorio Mora, impulsor de la Hostelería conquense

  1. Mi más sentido pésame a la familia de Gregorio. Compartí con él, y con su empleado Mariano muchas tardes en su hostal, con tertulia, tele y toros incluidos. Descanse en paz.
    JULIO REBENAQUE

Deja un comentario