El fútbol se inició hace un siglo en Cuenca en las Eras del Tío Cañamón

ESPACIO EMITIDO EL MARTES 19 DE FEBRERO DE 2019 EN EL PROGRAMA “HOY POR HOY CUENCA”, DE LA CADENA SER, PRESENTADO POR LUISJA GARCIA

https://cadenaser.com/emisora/2019/02/19/ser_cuenca/1550567763_997103.html

Fnal del Campeonato Local entre el Palillo y La Nube, 1933. / Colec. Jaime Pinar
Fnal del Campeonato Local entre el Palillo y La Nube, 1933. / Colec. Jaime Pinar

Se acaba de cumplir en este mes de febrero el 90 aniversario del comienzo del Campeonato Nacional de Liga de Fútbol, como consecuencia de la fusión de los torneos futbolísticos en los comienzos del siglo XX como lo eran la Unión de Campeones y la Liga de Clubs, si bien la implantación del fútbol en España daba sus primeros pasos a finales del siglo XIX entre Huelva, Jerez y Vigo. ¿Cuándo llegó el fútbol a Cuenca? Esta interrogante nos la desvela José Vicente Ávila este martes en Paginas de mi Desván bajo el genérico título de “La práctica del fútbol comenzó en Cuenca hace un siglo en las Eras del Tío Cañamón”, en lo que hoy día conocemos como barriada de Villa Román, que linda con el barrio de San Fernando, precisamente enlazando con la denominada calle “Eras del Tío Cañamón”.

-Este año de  2019 se van a cumplir los cien años del comienzo del fútbol en Cuenca, en el paraje conocido como Eras del Tío Cañamón, a pocas leguas de Tiradores o San Antón y de la Casa Blanca o Bella Vista, que conocemos como Buenavista, los barrios más antiguos junto a la Cuenca Alta, además de las cincuentenarias Quinientas, donde además de la barriada nació el equipo del San José Obrero. El impulsor y primer jugador-entrenador que enseñó a jugar al fútbol a los jóvenes conquenses de aquella época fue el bilbaíno Fidel Iceta, que vino a Cuenca en 1919 a la Fábrica del importante industrial vasco Horacio Echevarrieta,  que aquí tuvo fábrica de maderas. En aquellas eras de pan mollar, se empezó a jugar al futbol, marcando las porterías y los córneres con piedras; las porterías sin redes eran de costeros de esas fábricas, e incluso se vallaba el terreno de juego, que tenía más cantos que hierba, con tablones sobrantes. Jugadores y obreros se afanaban por adecentar el campo lo mejor posible y recibir las enseñanzas de Iceta y de los hermanos Navarro, los primeros futbolistas conquenses que destacaron en Madrid en la llamada “edad de piedra del fútbol”.

Fidel Iceta. / Semanario Deportes, 1935.
Fidel Iceta. / Semanario Deportes, 1935.

Podemos considerar por tanto a Fidel Iceta como el precursor del fútbol en Cuenca…

-Sin duda alguna. Por cierto, hace pocos años vinieron a nuestra ciudad dos nietas de Fidel Iceta para conocer Cuenca, ya que tenían noticia de que su abuelo, había trabajado aquí unos años. Pude conocerlas y entregarles una crónica que publiqué en El Día Deportivo en 1998, en la que recogía que “Fidel Iceta, bilbaíno y entusiasta del deporte, que por obligada permanencia en Cuenca, por su cargo en la Fábrica Echevarrieta, llevó a Cuenca lo que hacía ya varios años que se practicaba en el norte de España, principalmente en Bilbao. No permaneció mucho tiempo la nostalgia del deporte en este hombre vasco, fallecido repentinamente en 1925 en su tierra,  porque en Cuenca había otros hombres que, si no eran vizcaitarras como él, sentían ya dentro de su alma el influjo del fútbol, como fiel contagio a lo que se hacía con mayor afán a muchos kilómetros de Cuenca, se escribía en el semanario “Deportes”, que remarcaba que “en las eras llamadas del Cañamón, situadas al sur de la ciudad, teniendo de fondo su magnífica e inconfundible catedral de estilo gótico-normando, y en terreno poco cómodo y mucho menos reglamentario, comenzó Iceta en el año 1919, juntamente con los hermanos Rubio, Hervás, Garay, Peña, Malo, Navarro, Goyazábal y Perecito, a dar los primeros pasos del fútbol en Cuenca”.

A los sufridos árbitros se les llamaba "nazarenos". / "Deportes", 1935.
A los sufridos árbitros se les llamaba “nazarenos”. / “Deportes”, 1935.

-¿Tenemos datos de cómo eran aquellos primeros partidos de los jóvenes conquenses en las Eras del Tío Cañamón?

– En la prensa conquense los primeros datos sobre el fútbol y nombres de equipos se publican entre 1920 y 1923. El dato que aporto, con anécdota incluida, me lo contó su protagonista, Constancio, allá por 1975, ya jubilado como conserje en Radio Peninsular de Cuenca. Recordaba Constan, que después de las enseñanzas sobre lo que era el balompié, se celebró uno de los primeros partidos con un balón de correílla que había traído Iceta desde Bilbao, y que luego el guarnicionero Tarín fue fabricando en Cuenca junto a unas peculiares botas de fútbol. Comentaba que a los árbitros se les llamaba entonces “nazarenos” por lo mucho que padecían. El caso es que estaba el partido en toda su intensidad, con todos los futboleros en “calzoncillos” detrás del balón, cuando en una tarascada el “nazareno” señaló penalti, explicando Iceta a los incipientes futbolistas que eso era la “pena máxima”. “¡Que lo tire Constan!, ¡Que lo tire Constan!”, dijeron sus compañeros, porque Constan, del barrio de Tiradores (o sea, el tirador) era el “duro” del equipo y en sus botas de cuero y barro seco dejaba ver los alambres de punta de la costura para que ningún rival metiese la pierna.

-¡Que lo tire Constan! ¿Y qué pasó, con aquel penalti?… que no sé si sería el más largo de mundo como en la película de su nombre…

-Las eras de Cañamón ya estaban segadas y el terreno no era verde, sino amarillo de pincho cortado con la hoz. Le pegó Costan una patada al balón con tanta fuerza, que se le quedó clavado, pinchado, en la punta del alambre de la bota, y claro, ya no había otro esférico. Todos los jugadores fueron tras él a darle una somanta de palos por quedarse sin balón… y a por el “tonto chorra” del árbitro-nazareno por pitar el penalti, pues si no lo señala hubiera seguido el partido “y no me hubiesen escalabrado”, refería Constan. Contaban las croniquillas locales de las tabernas que ese día en las eras del Cañamón se creó el fútbol en Cuenca y la primera carrera de cross…

(Haciendo un paréntesis sobre aquellos años veinte, podemos recordar que el Polígono de Villa Román se empezó a construir el 16 abril de 1982, el año del Mundial de Fútbol. La semilla futbolera de las Eras del Cañamón propiciaron que mientras España se llenaba de naranjitos, las tierras rústicas y mollares de Villa Román se llenaban de grúas y excavadoras para construir entonces 1.660 viviendas, según el proyecto del ingeniero de Caminos, José Delicado, donde no faltaba un pequeño campo de fútbol de tierra, por cierto muy similar aún al que había cuando Fidel Iceta y los hermanos Navarro enseñaban a jugar al fútbol a los jóvenes y más talluditos de Cuenca.

S Navarro-Has citado a los hermanos Navarro como los primeros futbolistas de Cuenca allende nuestras fronteras provinciales…

– Además del citado Fidel Iceta fueron impulsores del fútbol en Cuenca los hermanos Pepe y Salvador Navarro, que ya en el año 1909 triunfaban en el equipo madrileño Sociedad Gimnástica Española. En un artículo titulado “El fútbol en la edad de piedra”, publicado por la revista “Deportes” de Cuenca, del 9 de enero de 1935, se citaba a los hermanos Navarro como artífices del triunfo del equipo madrileño en la Copa Torre Cedeira en Vigo, en lo que se llamaban las finales del campeonato peninsular de 1909, frente al Vigo FC. “En aquel fútbol de antaño tiene Cuenca representación y da fe de vida, pues los hermanos Navarro encarnaron fechas gloriosas con la Gimnástica Española”, según el referido artículo, que destacaba “que ellos fueron en Cuenca, en 1922, los que con la carga de muchos años encima, cimentaron nuestro fútbol, dando niños uniformados y filigranistas que practicaron lo varonil del fútbol de antaño, convirtiéndolo en exquisito, en algo nada parecido”.

Salvador Navarro era el tipo clásico de aquellos tiempos, duro y brioso, que casi perdió un ojo en San Sebastián en la Semana Deportiva, en un cabezazo de un inglés del Corinthias. Pepe Navarro fue el estilista de aquellos tiempos, de fácil dribling y gran fondo. Ellos, junto a Iceta, fueron los que enseñaron el fútbol en Cuenca.

"El Deporte", de Cuenca, 1924.
“El Deporte”, de Cuenca, 1924.

-Tenemos entendido que el primer club conquense fue la Cultural Deportiva…

-De la buena acogida y progreso de aquella primera iniciativa futbolística salió la fundación del primer club local, en el año 1920, que se tituló Cultural Deportiva Conquense, con uniforme de camiseta blanca y pantalón negro siendo sus jugadores más destacados Hervás, Pepe Rubio, Ruiz Malo, Piri, Enrique Rubio y Estévez, por sus derroche de entusiasmo, sin estar exenta la buena concepción del juego, según se contaba en la primera revista “El Deporte” que se puso en marcha por entonces. Fueron fundadores del club Ricardo Sánchez, como presidente, Manuel Rodríguez, Gomila, Antonio Izquierdo y los hermanos José y Salvador Navarro, como resto de la Junta Directiva. El club adquirió pronto recia personalidad, obligó a asentarse en un campo mejor dispuesto, en el sitio conocido por el Camino de San Antonio, cerca de donde años màs tarde se construyó la actual plaza de toros. Un dato a tener en cuenta respecto al entusiasmo por el naciente fútbol en Cuenca fue el hecho de que la plaza de toros de Caballer, que estaba cerca de la estación entre la Casa Blanca y el camino de San Antonio, hubo que derribarla tras ser inaugurada en 1913. Vamos, que sólo duró siete años, y al no haber toros en nuestra ciudad hasta 1927, la afición se decantó por el fútbol y la Cultural Conquense.

Felix GutiComentabas que el campo de fútbol se acondicionó antes de que se construyese la actual plaza de toros…

– Si 1919 fue el año en que se empezó a jugar al fútbol de manera más rudimentaria, podemos considerar que el año de 1923 fue como el de su consagración, con equipo y terreno de juego. Con motivo de las entonces tradicionales ferias de septiembre, y exactamente el día 4, martes, tuvo lugar la inauguración del primer terreno de juego cerrado de Cuenca. Bueno, cerrado con vallado de madera de punta triangular, aunque sin gradas. En La Voz de Cuenca aparece la noticia de la inauguración del campo de Foot Ball, a las cinco y cuarto de la tarde con el saque de honor del hijo del doctor Mariano López Fontana, prestigioso doctor en Madrid y director del Hospital de Santiago, que tiene calle en Cuenca. La Banda de Música, que estrenaba Bandera, amenizó la inauguración. Ganó por 2-1 el reserva del Valencia C.F. al Teruel y al día siguiente la Cultural Deportiva Conquense venció a los turolenses. En el tercer partido el conjunto valencianista no pudo con una selección Cultural-Teruel, jugando figuras valencianas como Garrobé, Molina y Salvador.

-¿Qué se decía en la prensa local, tras la programación futbolística en la feria de San Julián de aquel 1923?

-Además de la referencia de La Voz de Cuenca sobre la inauguración, en “El Día de Cuenca” aparecía esta breve nota en primera página: “Este es un deporte nuevo en Cuenca, que ha sentado sus reales con gran éxito en esta Feria. Se han jugado tres partidos: uno entre los equipos Valencia y Teruel, con 2-1; otro entre Teruel y Cuenca, venciendo nuestros deportistas a los turolenses, y el tercero entre la selección Teruel-Cuenca contra Valencia, también venciendo la selección. En Cuenca hay afición y podemos anticipar que se jugará muy a menudo”.

En su sección de ripios, “De la Ventilla a Mangana” el Tío Corujo dedicaba sus versos al final de la feria de San Julián y de los seis versos elegimos estos tres:

La hija de Kleiser en un saque de honor.
La hija de Kleiser en un saque de honor.

Se acabaron las fiestas,

se acabó el ruido,

los pocos que vinieron

también se han ido.

Y echando hiel,

bien pronto se marcharon

los de Teruel.

Del foot-ball a un paleto,

le oí decir:

“Ese juego, muy fácil

me paice a mí.

Yo fuera un as,

porque me pinto solo

pa dar patás…

En cambio en las vaquillas,

mi buen amigo Torcuato,

pasa de los festejos

su mejor rato.

Y en los inviernos,

aún charla de las vacas

y de los cuernos..

-¿Cómo fueron esos años de la Cultural Conquense, con qué equipos se enfrentaba?…

-Con ímprobos trabajos para contar con 70 socios y una cuota de tres pesetas, pero sin la menor flaqueza de aquellos hombres deportistas, la Cultural Deportiva Conquense siguió actuando en torneos amistosos, teniendo como mayor rival local al Athletic Mercantil. La Cultural quería que en Cuenca no faltase el deporte cada día más generalizado en España, y así, domingo tras domingo, desde 1923, Cuenca recibía la visita de equipos madrileños como Patria, Tranviaria, Primitiva Amistad, Amaniel, Unión Sporting, Deportiva Aranjuez, Selección Racing-Madrid, formada por históricos como Menéndez-Vigo, Comenges, Peris, Monjardín, Calvo, Castilla, Quesadita, Chateras y Fuertes, y Estudiantes M.T.K. y Mosting, que con sus exhibiciones mantuvieron el fuego vivo del fútbol amistoso hasta el año 1929”. En la revista El Deporte, de mayo de 1924, el famoso escritor Alfredo Pallardó publicaba unos versos de los que entresacamos:

Panadero, un malogrado futbolista conquense.
Panadero, un malogrado futbolista conquense.

Hoy tengo que consignar

siendo a mi programa fiel,

que hemos sabido ganar

al Mustin y al Amaniel,

lo cual… ya es futbolear!

La Cultural, ha crecido

de un modo en esta ocasión

tan grande, que ha conseguido

ver su equipo convertido

en equipo campeón.

Hoy es cosa sabida,

y en sociedad admitida

aun sin estar federada…

que va lejos la patada

cuando van bien dirigida…

El foot-ball, nos maravilla,

porque no es cosa sencilla,

¡es muy serio un puntapié

sobre todo, si se ve

dirigido a la espinilla!

-Suponemos que en la provincia el fútbol también iría cuajando en nuestros pueblos…

-Sobre todo en Tarancón, donde tenemos anotado un partido frente al vecino pueblo de Santa Cruz F.C. y el Deportivo Tarancón, en mayo de 1924, que terminó con empate sin goles, fallando un penalti el taranconero Villaescusa, que se alineó junto a Martín como portero, Miguelillo, Jaime, Bruno, Carlitos, Moya, Serrano, Rafael, Guillén y Castro, nombre que recordarán sus nietos y bisnietos. Se publicaba que “Tarancón, poco acostumbrado a estos encuentros, reaccionó con curiosidad y entusiasmo ante la numerosa llegada de seguidores santacruceros, entre ellos el árbitro García de la Cruz.

Sporting (2)Parece que la vida de la Cultural Deportiva Conquense termina cuando el año 1930 está a la vuelta de la esquina…

-La afición futbolística conquense comenzó a crecer y ello llevó a salir dos clubes más, la Gimnástica Conquense y el ya citado Athletic Mercantil, dispuestos a erigirse en eternos rivales de la Cultural, que terminaría desapareciendo. Aquella lucha, noble y leal al principio, trajo después la idea de hacer un solo club titular potente, capaz de mayores empresas. Así nació el 6 de marzo de 1931, el Cuenca Sporting, con uniforme rojiblanco, a lo atlético bilbaíno en recuerdo de Iceta, dispuesto a continuar las hazañas de sus antecesores, bien conducido por Panadero, Muig, Gutiérrez y Vindel, como jugadores más sobresalientes. Fueron directivos fundadores Federico Viejobueno, de presidente; César Fernández Marto, Antonio Benítez y otros cuantos del anterior club.

El Sporting, apoyado por el Ayuntamiento republicano, comenzó su vida con cerca de doscientos socios y domicilio social en los bajos del Casino de la Constancia. Mejoraron el terreno de juego cercano a la plaza de toros y continuó el trazado de su antecesor,  el de jugar partidos amistosos con equipos de Madrid y ciudades próximas a Cuenca. En esta nueva época del fútbol en la ciudad salen a la luz otros conjuntos locales con buen ánimo de aumentar la afición y producción de jugadores como La Nube, Palillo, Mangana, El Terror, Agrupacióin Balompédica Conquense (campeón local de la temporada 1934-35) y el C.D. Beneficencia, creado en 1930.

Equipos del Beneficencia y el Palillo. / Jaime Pinar.
Equipos del Beneficencia y el Palillo. / Jaime Pinar.

-Tenemos noticia de que el Sporting se llegó a federar…
-En el año 1932 Cuenca pudo inscribir al Sporting en la Federación Castellana para actuar en partidos oficiales, en torneo provincial o comarcal, juntamente con el Áncora de Aranjuez, Valdepeñas, Alcázar, Consuegra y Toledo, quedando en aquel primer año de actuación en el fútbol oficial en cuarto lugar. Siguió el Cuenca Sporting, en temporadas nuevas, participando en esas mismas competiciones comarcales de la Federación Regional, y en las que siempre logró un puesto destacado, manteniéndose por ello siempre en tan honorable categoría y con aquella euforia se llegó a la publicación de un semanario impresor con calidad titulado “Deportes”, en el que se reflejaban todos los acontecimientos deportivos de España, pero principalmente en donde se registraban las actuaciones y propósitos del Sporting.

Incluso por Cuenca pasaron en aquellos años republicanos equipos como el Donostia o el Español en partidos amistosos…

-Del semanario citado recogemos que “la importancia adquirida por la Cuenca deportiva en la etapa de fútbol oficial hace que por allí pasen equipos famosos dentro del fútbol nacional, entre otros, en enero de 1934, el Donostia, titular de San Sebastián, formado por Rojo, Goyeneche, Arana, Ayestarin, Ipiña, Soraza, Cholín, Amunárriz, que ganó por 4-2 al Sporting. Poco después el Español de Barcelona, quien, aprovechando una obligada paralización de fechas en el calendario oficial, se enfrenta al Sporting con algunos jugadores madrileños como Lope, Peña y Bueno, del Nacional. Pero el Español, fuerte y de calidad bien demostrada en aquellos tiempos, es el vencedor por 8-4. Después viene la forzosa inactividad deportiva por la guerra civil, en la que Cuenca, se ve más imposibilitada que otras de seguir practicando su deporte favorito”, conluye el escrito. El fútbol empieza a resurgir de sus cenizas en 1940 con el inicio de obras en “la era” de La Fuensanta, para construir un estadio, y la idea de unir a los clubes en uno a partir de 1946: Unión Balompédica Conquense, con los colores de la Cultural. Pero ésta es otra historia.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario