«Cuenca es un lugar maravilloso para el mundo de la mímica»

  • EL MAGO ALEXIS FUE NOTICIA EN CUENCA EN EL OTOÑO DE 1975 POR SU BODA EN EL SANTUARIO DE LAS ANGUSTIAS

Entre los curiosos personajes que he podido entrevistar se encuentra “El Mimo Alexis”, nombre artístico de Miguel Ángel Valdés Moreno, actor de teatro, pero sobre todo un gran especialista de la mímica, que fue la profesión que le mantuvo en las tablas durante 45 años. Al mimo Alexis le conocí en noviembre de 1975, y su aparición en la prensa, en este caso en “Diario de Cuenca”, no fue por una de sus actuaciones en Cuenca, sino porque la noticia entraba en lo que podíamos denominar “prensa rosa”, la que suele aparecer en las revistas de papel cuché. En la edición de “Diario de Cuenca” del 15 de noviembre de 1975, los titulares  resumían el acontecimiento que se iba a vivir en Cuenca en aquella fecha: “El mimo Alexis se casa hoy en Cuenca”. “Una bonita y corta historia de amor. Su prometida es de Las Pedroñeras”.

Aquel 15 de noviembre era sábado y la boda se celebró en el Santuario de las Angustias, despertando la lógica expectación. Incluso se llegó a comentar que una revista le pagaría si se casase con la cara pintada de blanco, representando su papel de mimo.

De la previa periodística sobre la boda, y tras hablar con el mimo Alexis y su prometida Monchi, he recogido algunos parrafillos:

“Un arte: La mímica. Un estilo: Alexis. Alexis ya es conocido del publico conquense pues en un par de ocasiones ha actuado en nuestra ciudad, la última fue en los primeros meses de este año (1975) en el Círculo Cultural “Medina”. Alexis, el mímico, no es hoy noticia por su quehacer artístico, sino porque se casa… en Cuenca.

«Diario de Cuenca», 15-11-1975.

Este mediodía contraerá matrimonio en la ermita de Nuestra Señora de las Angustias con Monchi Parra Marín, natural de Las Pedroñeras, pero que vive en San Lorenzo de la Parrilla.

Miguel Ángel Valdés –este es el verdadero nombre de Alexis—nació en Cádiz el 14 de mayo de 1943, pero se trasladó con su familia a Barcelona. Sus inicios estuvieron en el teatro y en 1969 se especializó en la mímica con actuaciones en toda España, en el extranjero (Francia, Alemania, Suiza…) y en diversas cadenas de televisión.

El mimo conoció a Monchi en Barcelona: “Terminé de rodar una serie televisiva titulada “Alexis” con el capítulo “El indio Pluma Roja” y conocí a Monchi. El noviazgo ha sido rápido y hoy nos casamos. ¿Quién me iba a decir a mí que me casaría en Cuenca?”

Alexis me decía entonces que conocía Cuenca “muy poco”: “La última vez que estuve me dediqué a recorrerla y me impresionó mucho la Ciudad Encantada. Es un lugar maravilloso para el mundo que yo vivo de la mímica. Me imaginaba mil cosas”.

Una revista ofreció intentó que Alexis se casase con la cara pintada de blanco, como cuando actuaba de mimo, pero Miguel Ángel declinó la oferta, siendo muy numeroso el público que se congregó en el atrio de las Angustias para ver la “boda famosa”. El día de antes, Alexis y su prometida Monchi estuvieron de compras por el centro de Cuenca.

Me contaba que el viaje de novios lo tenían proyectado por varias ciudades de España, sin descartar alguna actuación, como bien comentaba: “¿Qué mejor luna de miel que recorrer España?… El lunes prosigo mi actuación en La Mancha, Valencia, Córdoba, Sevilla y otras provincias”. Y pronunció una frase que años más tarde sería clave en su vida. Me dijo, y así quedó publicado en “Diario de Cuenca”: Monchi me acompañará en el viaje de novios, compartido con esas actuaciones: “No será actriz, sino mi esposa”.

Alexis quería que Monchi sólo ejerciera de esposa. En agosto de 2006, y en “El Periódico de Extremadura, F. Muñoz Peribañez, escribía sobre el Mimo Alexis, que era muy conocido en tierras extremeñas por sus variadas actuaciones: “A Alexis le gustaría morir en un escenario, pero tanta dedicación y esmero en su profesión también le han traído dolores de cabeza, y si no que se lo digan a su mujer, que según sus palabras, «después de 23 años casados me dio a elegir entre el arte o ella. Y no tuve más remedio que quedarme con lo más sagrado para mí, que es mi profesión».

El mimo Alexis dedicó 45 años de su vida a la interpretación, desde sus inicios en el Teatro Romea de Barcelona en 1969. Me contaba que había trabajado en el cine a las órdenes de Mario Camus, de José María Forqué o Luis García Berlanga, entre otros, alternando con actores de la talla de Fernando Fernán Gómez o Fernando Sancho, en películas como “El triangulito”, “Las bestias no se miran en el espejo” o “Vivan los novios”, además de diversos trabajos para televisión.

En Cuenca actuó varias veces y con su espectáculo recorrió España, y ya en sus últimos años de profesión dio clases de interpretación, improvisación, expresión corporal, mimo y pantomima, vocalización y declamación, en cursos organizados por el Ayuntamiento de Villajoyosa.

Para Alexix,  “la mímica es la base de todo, observar al público, mirar a los ojos de las personas e intentar averiguar qué piensan”, publicaba Muñoz Peribañez en “El Periódico de Extremadura”: «Soy un enamorado de la vida, de la gente. Yo no me veo con 63 años». Sus años de experiencia y este sentimiento de plenitud le han llevado a crear escuela en muchas localidades de España, alardeando, incluso, de tener la capacidad de preparar a un individuo en veinte días para subirse a un escenario a interpretar”, pues “Alexis se encuentra impartiendo un curso en La Vilajoiosa, municipio de Alicante donde reside desde hace cuatro años, y en el que dirige la escuela municipal de teatro”, señalaba el periódico extremeño.

Uno de sus alumnos de esa escuela teatral alicantina publicaba en las redes sociales que “Alexis el mimo” había fallecido en octubre de 2008 (con 65 años, cuando se iba a jubilar), expresando con la noticia todo su dolor y valorando el trabajo de aquel mimo gaditano que vino a contraer matrimonio en la ermita de las Angustias de Cuenca en los días finales del otoño de 1975.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.