El recuerdo de una entrevista con el gran profesor de guitarra José Luis Lopátegui

Uno de los guitarristas españoles más considerados en el panorama músical, tanto como intérprete, como en su faceta de profesor, fue el valenciano José Luis Lopátegui, a quien tuve la suerte de conocer y entrevistar el 15 de noviembre de 1974, tras ofrecer un concierto en la Casa de Cultura, organizado por el Círculo Cultural “Medina”. Una vez finalizada su actuación, José Luis Lopátegui tuvo la amabilidad de atendernos para la sección “Usted Dirá”, de “Diario de Cuenca”, además de conceder una entrevista más amplia a nuestro compañero José Ángel García, que fue publicada en la revista “Ritmo”.

Era la segunda vez que José Luis Lopátegui actuaba en Cuenca, y el concertista, que había realizado un variado recital con la guitarra de diez cuerdas, se mostraba muy contento de la respuesta del público y por el interés mostrado en el concierto. En la salita camerino era saludado por el músico conquense Ismael Martínez Marín y su hijo, Ismael M. Barambio, que por entonces tenía 14 años y ya tocaba la guitarra de diez cuerdas y estaba en el camino de lo que sería su gran trayectoria, como uno de los mejores guitarristas españoles, fallecido por cierto en 2015 a los 55 años de edad.

El profesor Lopátegui llevaba un año como catedrático de Guitarra del Conservatorio de Música de Barcelona, cargo que mantuvo hasta la fecha de su muerte en marzo de 2002. Su biografía musical es muy densa, tanto en su profesión educadora como de concertista, con un amplio número de grabaciones de CDs.

Le entusiasmaba la enseñanza y enseñar a los jóvenes educandos. En el Conservatorio barcelonés “formó generaciones y generaciones de guitarristas y pedagogos, que ahora ocupan primeros lugares en el panorama guitarrístico internacional” (…) “Una de las principales aportaciones de José Luis Lopátegui al panorama guitarrístico de nuestro país fue la codificación minuciosa de una técnica que posibilitaba el aprovechamiento máximo de cada uno de los recursos expresivos del instrumento”.

José Luis Lopátegui ya nos decía en aquella entrevista de 1974, en la Casa de Cultura de Cuenca, que se veía muchísimo interés en la gente joven por la música de guitarra:

Vd. Dirá: «Diario de Cuenca», 17 de noviembre de 1974.

“La juventud ahora tiene un interés desmedido. Quizá los profesores o los medios para atender a esta juventud no están a la altura de lo que sería de desear”. Y remataba: “Hay gran afición entre los jóvenes, pero el momento musical no es tan bueno debido a la falta de profesores de calidad”.

Le preguntaba a Lopátegui sobre qué consejo le daría a un joven que empieza: “Mi consejo para un estudiante joven es que no estudie sólo guitarra, que estudie mucha música, que lea muchos libros y que asista a numerosos conciertos”.

Yo tenía entonces 24 años y, aunque había sido músico tocando el requinto, era poco conocedor de la música clásica, aunque había conocido a Segundo Pastor, nuestro gran guitarrista alcarreño. Le pregunté a Lopátegui que quién era su compositor preferido y así me contestó: “Como ya le decía antes a su compañero (se refería a José Ángel García y su entrevista para “Ritmo”) me interesa mucho la personalidad y la música de Manuel de Falla. De todas formas yo tento un poco la idea de que no hay mala música, asino de que hay malos intérpretes”, para reconocer a renglón seguido que “cada vez se escribe mejor porque los compositores conocen el instrumento y desde luego el guitarrista que desee incorporar en su repertorio música contemporánea no creo que tenga ningún problema”.

Sus biógrafos señalan que José Luis Lopátegui continuó de manera entusiasta la escuela de su maestro Narciso Yepes, a la que ha aportó su propia personalidad haciéndose instrumentista cualificado en la guitarra de diez cuerdas. Fue “un intérprete de acrisolado prestigio que colaboró anualmente con orquestas y grupos de cámara, complementando su actividad recitales y cursos que le llevaban a actuar con asiduidad en Norteamérica y Europa. Una de “las críticas más codiciadas del mundo, la del «New York Times», elogió el interés de sus programas, la pulcritud e imaginación de sus ejecuciones y la belleza de su sonido”.

Pocos meses después de su fallecimiento, el 15 de diciembre de 2002 se constituyó “la Asociació Musical i Cultural José Luis Lopategui, cuyo objetivo principal es continuar con la tarea de estudio, proyección y difusión de la guitarra clásica que llevó a cabo el maestro José Luis Lopátegui durante sus años de intensa actividad concertísitica y pedagógica”. Todos los años se convoca el Certamen de Guitarra con el nombre de este gran guitarrista valenciano para jóvenes intérpretes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.