El Mejor Toro de la Feria 2018 fue «Extremo II», de Román Sorando

En la Casa Rural Ballesteros, enclave situado lejos del mundanal ruido, entre Arcas y Villar de Olalla, se celebró el acto de entrega del Premio al Mejor Toro de la Feria de San Julián 2018 al ganadero Román Sorando, por el buen comportamiento del burel “Extremo II”, lidiado por el matador de toros José Garrido en la cuarta corrida del ciclo de San Julián el martes 25 de agosto de 2018, con la particularidad de que en ese festejo se lidiaron cuatro toros de  Montalvo, la ganadería anunciada, y dos de Román Sorando. El Premio, en su decimonovena edición, lo patrocina desde su creación el Colegio Oficial de Veterinarios de Cuenca y lo concede (o lo deja desierto como ocurrió en otras ediciones) un jurado elegido al efecto cada año.

El ganadero, con autoridades y representaciones. / facebook Joaquín Cuadrado.

El toro premiado, “Extremo II”, fue lidiado en quinto lugar, herrado con el número 3, nacido en julio de 2014 y con un peso de 483 kilos. El jurado se inclinó por el buen juego de este “sorando”, pese a que también estaban en la ronda final el toro “Aguamiel”, de José Vázquez, que fue indultado por “El Juli”, y “Productor”, también de Román Sorando, que fue lidiado por Juan José Padilla.

José Garrido lidiando a «Extremo II». Foto Julio Palencia.

De la crónica de aquella corrida del 21 de agosto de 2018, en la que la pertinaz lluvia estuvo a punto de suspender el festejo, que se celebró gracias al impresionante esfuerzo del equipo de Maximino, y a la actitud de los toreros El Fandi, Garrido y Álvaro Lorenzo, publiqué esta reseña en la web de Las Noticias de Cuenca y en www.elblogdecuencavila.com

“El quinto de la tarde, en este caso de Sorando, atendía por “Extremo II” y nada más salir al ruedo impresionó al público, incluso a los que pedían la suspensión. Las verónicas de Garrido fueron un primor. El toro se fue hacia el burladero del “1” y en un santiamén levantó cinco tablas de la barrera, dando trabajo a los carpinteros. Mientras estos martilleaban los tableros, el picador se las veía y deseaba para sujetar la fuerza del encastado “sorando” de bella estampa y comportamiento. (Podíamos decir que puede ser el gran favorito para el premio de los veterinarios).

Tras un quite primoroso, manejando con soltura y creatividad la franela, José Garrido inició su labor muleteril con tandas por la derecha y la izquierda; series de redondos con temple, mando y donosura, con el cambio de mano y la música de “Nerva” de fondo. ¿Cómo podíamos perdernos esta faena y este toro? Sin alharacas, pero con mucha torería y clase, Garrido fue mostrando al público una faena de mucho contenido, que hizo vibrar al respetable. Los circulares, pases de rodillas, un trincherazo de cartel o el pase del desprecio. Todo ello con aplomo y pulcritud, para concluir con unas bernardinas sin el destaquillador. Lo dicho, torero creativo sin salirse de los cánones. La estocada hizo caer al buen toro sin puntilla y Garrido paseó las dos orejas y Extremo II fue aplaudido en el arrastre”.

El acto de entrega del XIX Trofeo fue conducido por el periodista Leo Cortejo y contó con la presencia del alcalde de Cuenca, Darío Dolz y otras representaciones, además del empresario, Maximino Pérez. Como bien apuntaba Cortijo, el presidente del Colegio, Luis Colmenar, hizo hincapié sobre la importancia del veterinario en los festejos taurinos, tanto en las corridas de toros como en los festejos populares.

ganadero premiado junto al alcalde de Cuenca, Darío Dolz y el artista José Luis Martínez. / facebook Joaquín Cuadrado.

El Trofeo de esta 19 edición es obra del artista conquense de la forja, José Luis Martínez, con obras en las calles de Cuenca como Turbas (Palafox) y Don Quijote (calle San Esteban).

 El ganadero jienense, Román Sorando, se mostró muy agradecido por el reconocimiento obtenido y “confesó que guarda «muy buen recuerdo» de Cuenca porque su padre, fallecido recientemente, le hablaba «con cariño» de los conquenses y de esta provincia, que cruzaban cuando realizaban la trashumancia con sus animales”. La ganadería de Román Sorando ha lidiado varias veces en Cuenca, la primera vez hace 30 años, en 1989, repitiendo en 1990 y en años diferentes, en dos ocasiones con Maximino como empresario.

CHICUELITO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.