El Parque de Solera (vulgo Jardinillo de El Salvador)

Según informaba el Consorcio de la ciudad de Cuenca, “el jueves 26 de septiembre, con la firma del Acta de Recepción positiva, se dio por finalizada la obra que el Consorcio ha llevado a cabo en el Jardinillo de El Salvador”, cuyo nombre real según la “Relación de inmuebles del Inventario Municipal de Bienes del Ayuntamiento de Cuenca” es el de Parque de Solera (Jardinillo). “La obra, ejecutada por la  empresa Álvaro Villaescusa S.A. por un presupuesto de 102.837,90€, ha quedado pendiente de la realización de la medición de la obra realmente ejecutada y la correspondiente emisión de la certificación final.

El jardinillo, que tiene una superficie de 1.253,25 metros cuadrados, según el citado Inventario Municipal, fue abierto al uso público el mismo día, como pudimos comprobar. Estuvo cerrado al público semanas antes del comienzo de la Semana Santa, debido al inicio de su remodelación.

Imagen del remozado Jardinillo. / Foto Josevil

“Las obras –señala el Consorcio– han consistido en la instalación de redes de abastecimiento de agua, riego, y alumbrado público reubicando los puntos de iluminación, con nuevas farolas con luminarias LED. Se ha instalado una nueva fuente en la plataforma central del jardín. Se ha pavimentado toda la plataforma central y parte de la inferior en la que se ha reservado una zona con arena”.

“El nuevo pavimento se ha ejecutado con guijarro y recercados de losas de piedra caliza, igual que el anteriormente existente, que se ha mantenido en algún tramo de las rampas. Finalmente se ha instalado el mobiliario urbano (bancos y papeleras), y se han colocado dos barandillas nuevas en las escaleras desde la calle Cesáreo Olivares. Está prevista la plantación de nuevos árboles y arbustos, cuando las condiciones climáticas garanticen el arraigo de las diferentes especies”, termina la nota del Consorcio.

El Parque de Solera tuvo un mercadillo en el primer cuarto del Siglo XX. / «Un tiempo una ciudad».

El Parque de Solera es uno de los más antiguos del Casco Antiguo, adaptado sobre parte de los terrenos de la antigua iglesia de San Vicente. Durante el primer cuarto del siglo XX existió un pequeño mercado para abastecer a los numerosos vecinos que entonces vivían en el Casco Antiguo, que luego sería desmontado como se aprecia en la imagen.

Con la actuación llevada a cabo en este Jardinillo, reclamada en los últimos años, el recinto ofrece ahora en su mayar parte el canto rodado, muy típico del Casco Antiguo, aunque no hubiera estado demás que se hubiesen realizado algunos trazos con ese canto rodado negro, como se puede ver en las cercana calzada de escalera de la calle de Caballeros.

El Parque de Solera pide a gritos, por otro lado, que se instale algún elemento para juegos infantiles, pues en otras épocas en este jardinillo hubo “escurridores”.

El Jardinillo en los días previos a su apertura. / Josevi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.