Cinco artistas catalanes en la «Mostra Ibérica Cuenca-75»

DEL 1 AL 14 DE ABRIL DE 1975, EL GRUPO «UN NUS», INTEGRADO POR PERE QUERALT, JOAN SERAFINI, MARIA TERESA SANROMÁ, JAUME SOLÉ Y JOAN SERAFINI PRESENTÓ UNA IMPORTANTE EXPOSICIÓN DE PINTURA, ESCULTURA Y DIBUJOS EN LA CASA DE CULTURA, «COMO UN HOMENAJE A CUENCA Y AL MUSEO DE ARTE ABSTRACTO«

Mostra Ibérica”: Una excepcional exposición colectiva” de cinco pintores catalanes, agrupados bajo el nombre de “Un Nus” (Nudo), se inauguraba en la Casa de Cultura de Cuenca el 1 de abril de 1975. Así titulaba “Diario de Cuenca” la muestra pictórica de cinco artistas que en la década de los setenta se unieron para mostrar su arte, que era la manera de expresar esa libertad pictórica en años difíciles, a través de las Exposiciones. Se cumplen ahora 45 años de aquella “Mostra Ibérica-75” que llegó a Cuenca de la mano de aquellos cinco artistas catalanes que venían de la tarraconense población de Valls, buscando el nexo de unión artístico con el Museo de Arte Abstracto. Cuatro hombres y una mujer: Jaume Solé, Joan Serafini, María Teresa Sanromá, Pere Queralt y Joan Cunillera.

«Diario de Cuenca», 1-04-1975.

Todo un acontecimiento al que quizá no se le dio entonces la importancia que debía, aunque “Diario de Cuenca” le dedicó una página, incluida una entrevista con los tres componentes del Grupo que se desplazaron a Cuenca, acompañados por cierto del entonces alcalde de Valls (Tarragona), Román Galimany Soler. Además de los cuadros y esculturas, estratégicamente colocados, aparecían frases en la pared de los propios artistas, a modo de autodefinición, en una especie de poesía artística, “reproducidas en los cinco idiomas peninsulares”, se citaba en la crónica de la Exposición en “Diario de Cuenca”.

«El arte en comunidad. Así se podía denominar al Grupo catalán “Un Nus” (pintura, dibujo y escultura), que se presenta en la Casa de Cultura».  Así iniciaba la entradilla de la entrevista que mantuve con tres de los componentes del grup procedente de Valls (Tarragona), que se habían desplazado a Cuenca en aquel primero de abril de 1975, el año que iba a cambiar a partir del 22 de noviembre la historia de España con la recuperación democrática.

Pere Queralt y Joan Serafini (barba) durante la entrevista con José Vicente Ávila. De perfil, Jaume Solé. / Foto J. M. Pinedo. (La foto fue cortada en su publicación para ajustarla a la columna y media tipográfica como se aprecia en el recorte)

Conversamos entonces con Joan Serafini, Pere Quiralt y Jaume Solé. No se habían podido desplazar a Cuenca, debido a su trabajo, María Teresa Sanromá y Joan Cunillera, que lo hicieron días más tarde. Era Serafin quien comentaba cómo había surgido este grupo artístico catalán que en castellano era “nudo”, más mosqueteril que gordiano. O sea, todos para uno y uno para todos:

“Un Nus nació en el año 1971. Nosotros hacíamos particularmente nuestra obra y trabajamos en nuestro estudio individualmente. Pero la unión nos favoreció, porque todos llevábamos un concepto afín. Así hemos formado una especie de comunidad y mutuamente colaboramos en el montaje de exposiciones y en la programación de todo nuestro movimiento…” En una de sus respuestas sintetizan esa necesidad de exponer sus trabajos:

«Diario de Cuenca», 2 de abril de 1975. «Usted dirá».

“Nosotros tenemos necesidad de expresarnos. Sin pintar no podíamos vivir. Es nuestra forma…”, señalaba Solé,  “y mostrar que somos artistas de hoy… Formamos parte de los contratiempos de nuestro siglo..” apuntaba Serafini, a quien le pedimos que nos diga cuantas Exposiciones habían hecho como grupo:

“La primera Exposición fue en Valss y se tituló “Génesis Un Nus-1971”; después, la “Mostra Tarraco Santes Creus”-73”, en el Claustro del Abad; luego, en el Ateneo de Barcelona, en 1974, la “Mostra Catalonia”; ahora esta de Cuenca, y en junio iremos a Ibiza para presentar la “Mostra Mediterránea”.

¿Por qué se ha elegido Cuenca para la “Mostra Ibérica”, preguntábamos a los artistas presentes en la exposición y Solé hacía un guiño no sólo a la ciudad, sino al Museo de Arte Abstracto:

“Nosotros intentamos hacer un peregrinaje. Este es un homenaje a Cuenca, debido a la gran inquietud y fuerza viva que tiene en el arte actual. El Museo de Arte Abstracto es una muestra patente”.

Dado que salió a la palestra el Museo de las Casas Colgadas, que iba a cumplir nueve años desde su apertura en 1966, solicitamos tres de los artistas presentes en la Muestra su opinión, muy valiosa en aquellos años:

Pere Queralt: “Para mí es estupendo y marca la pauta actual. Los nombres están al día y de verdad que me ha impresionado el lugar donde está situado”.

Joan Serafini: “Cuenca ha sido una adelantada en el arte mundial al presentar de una manera tan magnífica el Museo de Arte Abstracto”.

Jaume Solé: “Aunque ya en las Islas Canarias había otro Museo, el de Cuenca ha reunido una serie de grandes artistas y lo ha colocado en el sitio que mejor podía estar”.

La “Mostra Ibérica Cuenca-75” estuvo expuesta en la sala de exposiciones de la Casa de Cultura, del 1 al 15 de abril de 1975 y tuvo repercusión, pues el entonces secretario general del Ayuntamiento de Barcelona, el conquense Juan Ignacio Bermejo Gironés –que había sido el primer pregonero de las fiestas de San Julián en 1972—se encargó de la debida divulgación a nivel nacional, y sobre todo en la prensa de Barcelona, con un artículo titulado “Cinco artistas catalanes en Cuenca”, que ya tenían obra en los Museos de Valss, Vellaterra de Barcelona, Estrada de Esplugas, en la Diputación de Tarragona y en colecciones de varias ciudades de Cataluña, así como de Suiza, Francia, Inglaterra y Alemania.

«Diario de Cuenca», 2-04-1975.

El Grupo “Un Nus”, marco un punto y aparte en el arte de aquella década de los 70, y Jsegún diversas fuentes historiográficas, abogaba por la democratización del país, con Identificaba al grupo un sentimiento nacionalista, un profundo respeto por la libertad, y el deseo por denunciar las injusticias, la violencia, la represión social y la política que se vivía en aquellos años y tenía además un sentimiento nacionalista. En aquella etapa artística su obra se volvió abstracta, con una fuerte libertad plástica y conceptual, desde sus inicios en 1971 hasta el final como grupo hacía 1984.

Tras su disolución, los cinco componentes siguieron con sus corrientes artísticas, sin perder nunca su amistad, dejando su legado, sobre todo en Valls. Pere Queralt, nacido en 1927, falleció en 2008; Jaume Solé (1943-2011); Joan Serafini (1931-2017). María Teresa Sanromá (97 años) y Joan Cunillera (87 años) residen en Cataluña, y el propio Cunillera expuso en 2016 en Vila-rodona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.