Oriola, en 1975: «Cuenca es muy fotogénica, sobre todo en otoño»

José Miguel Oriola Soler (Miguel Oriola), es uno de los fotógrafos más acreditados de España. Por citar un dato revelador de su categoría como profesional de la Fotografía, así con mayúsculas, el Certamen PhotoEspaña le dedicó en 2002 una retrospectiva de su obra de los últimos 30 años. Conocí a Oriola en febrero de 1975, con motivo de una Exposición de Fotografía que presentaba en la Casa de Cultura, del 15 al 28 de febrero, pues José Miguel Oriola, como así se anunciaba en la muestra, había sido el ganador del II Gran Salón Fotográfico Nacional “Ciudad de Cuenca”, que organizaba la entonces denominada Caja Provincial de Ahorros de Cuenca, a través de su Obra Cultural.

Con 32 años entonces, Oriola me comentaba que llevaba unos quince años dedicado a la fotografía, tras entrar a trabajar en un estudio donde hacía fotos y reportajes. Antes de exponer en Cuenca lo había hecho en Madrid, Barcelona, su Alcoy natal y a Cuenca llegaba con el bagaje de ese Gran Premio, aunque por entonces ya había obtenido una veintena de premios, siendo diversos los obtenidos en 1974, en categorías de plata y oro.

La Exposición de Cuenca la tituló “Viaje al horizonte” y su autor lo explicaba de qué se trataba: “Una serie de fotos surrealistas que tienen un horizonte. Esta exposición nació de una serie de fotos muy parecidas, escogí unas cuantas y así las titulé porque tienen un algo de dramático”.

«Diario de Cuenca», 19-02-1975.

Las 24 fotografías que exponía en Cuenca eran en blanco y negro, y entonces le pregunté si no le iba el color, tan acostumbrados que estábamos al “blanco y negro” de aquellas décadas: “Pienso que el color hay que adaptarlo al tema que mejor le vaya. La fotografía con la que gané el premio de Cuenca la tengo en color, pero sin embargo el negro y el gris le da más tragedia”.

Le preguntaba a Oriola sobre la tendendia que tenía entonces sobre el arte fotográfico, con sus preferencias de la fotografía en blanco y negro, y así respondía: “Para mí todas son importantes porque las utilizo. Quizá en la pintura existe una mejor definición en lo que se refiere a tendencias; yo, sin embargo, procuro trabajar con todos los elementos. Utilizo la fotografía como medio de expresión intentando crear algo. Todos sabemos que la pintura, el baile o la literatura son medios de expresión, pero no todos los pintores, bailarines, escritores y fotógrafos son creadores».

Le decía a Oriola si era fácil hacer fotos, por aquello de mirar lo que se va a retratar y apretar el click: “Primero he de decirte que impone mucho respeto enfrentarse con un lienzo sin saber pintar ni tener nada que decir, o enfrentarse con un plano sin saber tocar y sin sentir emoción alguna o tener un martillo en una mano y un cincel en la otra y no sabemos esculpir en unas toneladas de granito y encima no tenemos imaginación; pero, sin embargo, no impone ningún respeto coger una máquina de fotos y salir a la calle. Es tan fácil hacer fotos que por eso somos tantos; por eso, la fotografía es la hermana menor de las artes”.

Miguel Oriola me decía que había hecho algunas fotos de Cuenca, porque es una ciudad “muy fotogénica”, y a la hora de señalar una estación más favorable para fotografíar la ciudad, manifestaba que “la mejor época es el otoño, con esos tonos ocres y el amarillento de los árboles. Es fantástico”.

Sin duda, una grata experiencia haber conocido y charlado con Oriola hace 45 años. Estos días ge podido hablar con él y ha sido muy agradable recordar aquella Exposición en Cuenca y sobre todo constatar que Miguel Oriola es uno de nuestros artistas españoles de la Fotografía más reconocidos.

BIOGRAFIA.–Miguel Oriola. Alcoi (España), 1943). Cursa estudios de arte y música. En los sesenta se traslada a Madrid para estudiar arte dramático y ejerce la fotografía freelance. Desde 1977 comparte su dedicación con la docencia. Desde su primera exposición en 1971 ha realizado innumerables muestras en galerías nacionales e internacionales. Su obra está presente en colecciones publicas y privadas. En 1980 funda y dirige la revista POPtografia. Desde sus principios ha compaginado su obra personal con la editorial de moda, ilustración y campañas de publicidad. Ha colaborado en publicaciones como Vogue, Elle, Cosmopólitan, Tendencias, El Pais, Vanidad, etc. Es así mismo autor de cursos especializados y seminarios, y Director del Máster Internacional de Moda en EFTI (Escuela de Fotografía y Técnicas de la Imagen). En 1997 estancia de varios meses en NY. Con ocasión de PHE 2002 se organiza una retrospectiva que abarca obra de los últimos treinta años. En la actualidad vive y trabaja en Madrid dedicado exclusivamente al desarrollo de su obra personal, incluyendo el video, literatura y la docencia. Datos: www.migueloriola.es

2 comentarios en “Oriola, en 1975: «Cuenca es muy fotogénica, sobre todo en otoño»

  1. Gracias, José Vicente, por descubrirme a este MAGNÍFICO FOTÓGRAFO. Lo desconocía y ha sido una de las cosas más agradables que he visto desde hace tiempo.

    Muchas gracias.

  2. La verdad es que salir a a calle con la cámara de fotos, también debería dar respeto, pienso, porque no toda la realidad es retratable. Saber escoger, mirar y al final plasmar, tiene algo o quizás mucho de lo que Marcel Duchamp pasó a llamar «objeto encontrado» «Obra de arte», según él. No todo el mundo sabe «encontrar», dijo. No sé.
    Un saludo
    Julio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.