Puertas y portales de Cuenca: El Almudí

El Almudí es uno de los edificios más singulares y antiguos de la Cuenca Alta, situado en la calle del Pósito a la que se accede desde las escalerillas del Gallo, si es ascendiendo o desde otras calles y callejas del Casco Antiguo como la calle de las Tablas (Manuel González Francés) o desde la plaza de Cardenal Payá. En los primeros meses del año 1972, Florencio Cañas publicó en “Diario de Cuenca” una serie coleccionable que tituló “Puertas y portales de la ciudad”, en la que con fotografías de Isidoro Vos Saus explicaba en unas líneas el origen de cada puerta. Con Florencio mantuve una gran amistad y me ofreció esa colección de recortables para que, pasado el tiempo, volviera a ver la luz con los lógicos cambios que se suelen suceder en algunos edificios y las propias puertas. El Almudí es un edificio que ha sido multiusos a lo largo el tiempo.

En el texto publicado en enero de 1972 sobre “El Almudí” decía Florencio Cañas: “Carlos III, el Rey Alcalde como algunos lo llamaron, fue un gran impulsor de la vida nacional en los años que le tocaron vivir. Una de sus obras fue la creación de almudíes repartidos por la geografía patria, que eran unos almacenes donde se recogía el grano que los agricultores llevaban a hombros o bien a lomos de caballerías. La fotografía recoge la portada del Almudí conquense, resaltada por el toque grácil de la reja que aparece a la izquierda.

«Diario de Cuenca», enero 1972.

El local, después de cesar en las funciones para que fuera creado, fue Conservatorio Municipal de Música, Gimnasio de Educación y Descanso, Museo Municipal de Arte y en la actualidad Museo Arqueológico Provincial.

Por esa puerta pasaron, pues, a lo largo de los años, además de campesinos curtidos por los soles y las nieves, músicos, gimnastas, escultores, pintores y, por último, arqueólogos y amantes de esta rama del saber”.

En el Almanaque-Guía de 1923 impreso en los talleres tipográficos de Emilio Pinós, aparecen relacionados con sede en el edificio del Almudí, en la calle del Pósito, la Inspección de Policía Urbana y el Servicio de Incendios en el número 2 y el Laboratorio Municipal en el número 4.

(Como Gimnasio de Educación y Descanso recogemos, por ejemplo, una velada de boxeo celebrada el 18 de julio de 1944 en la que combatieron a cuatro asaltos, Cubells y Chacho en peso pluma; Moreno y Colomina en peso medio; Ortiz y Carralero en pesos ligeros y Aviño contra Mira en pesos gallos.)

En la fecha de publicación de 1972 el Almudí albergaba el Museo Arqueológico de Cuenca y en la parte baja la Inspección de Policía Urbana o Municipal.

DICIEMBRE DE 1955: EL MUSEO EN “EL ALMUDÍ”

Una fecha destacada en la historia del edificio de “El Almudí” es la del sábado 17 de diciembre de 1955, fecha en la que fue inaugurado (y bendecido por el obispo Inocencio) el naciente Museo de Cuenca. Con ocasión de la puesta en marcha del Museo, tras las obras de acondicionamiento del edificio por parte del Ayuntamiento y del arquitecto municipal, Torallas, se inauguró al mismo tiempo una importante Exposición de Pintura Contemporánea Española, traída desde Barcelona, gracias a los oficios del gobernador catalán Juliá Andreu, y por mediación del Ayuntamiento barcelonés.

Fuente: Bidicam: «Ofensiva»

La magna Exposición del “Almudí” estuvo abierta desde el 17 de diciembre de 1955 al 16 de enero de 1956, y entre los cuadros expuestos figuraban artistas de la talla Darío de Regoyos, Casas, Manuel Pidelaserra, R. Benet, Solana, J. Mir, Joaquín Sunyer, Benjamín Palencia, Commeleran, M. Hugué, Ricard Canals, Mompó, Isidre Nonell, Salvador Dalí, Rusiñol, Picasso, Aureliano de Beruete, Rafael Zabaleta, Juan Domingo, Joan Miró, etc.

 A esta muestra siguió otra Exposición de Arte Antiguo en el mismo local de “El Almudí”, ese mismo año de 1956, en el espacio destinado al entonces flamante Museo de Cuenca, que pasó a denominarse Museo Arqueológico en 1966 hasta finales de 1974 que estuvo en “El Almudí”, pues en el mes de marzo de 1975 el Museo quedó instalado en la Casa del Curato de la calle Obispo Valero.

Además ser sede de la Policía Municipal, en la entrada del número 2, el amplio inmueble albergó igualmente otra sala de exposiciones, perrera y alguna otra actividad, dada el enorme espacio de un edificio multiusos, que fue objeto de un “lavado de cara” por una Escuela-Taller y que en la actualidad merece un buen repaso de toda la cubierta.

Uno de los rincones más bonitos del Casco Antiguo, en la calle del Pósito. / Josevi

SEDE DE LA BANDA DE MÚSICA DE CUENCA

Las salas de la parte baja permanecen más que cerradas, “tapiadas” y sólo se accede por el número calle, en lo que conocemos como sede de los ensayos de la más que centenaria Banda de Música de Cuenca. En la pared de entrada se aprecia una escultura de Tomás Bux, como reconocimiento a la Banda de Música de Cuenca, por parte de la Hermandad de la Negación de San Pedro, mediante el acto de hermanamiento que se celebró el 10 de marzo de 2017. Diríamos que es la sede permanente de la Banda de Música de Cuenca desde hace más de tres lustros, aunque en otras etapas anteriores ya sirvió el edificio para la enseñanza musical.

BIEN DE INTERÉS CULTURAL DESDE 2002

El impresionante edificio municipal, que destaca entre el dédalo de callejas en el que está situado, visto desde la confluencia de la calle del Agua y de la calle de los Tintes, fue declarado como Bien de Interés Cultural en Resolución de la Consejería de Educación y Cultura, con fecha de 15 de enero de 2002, publicada en el Diario Oficial con fecha del 21 de enero. En la Resolución se dice que “en los últimos años del siglo XVI el Ayuntamiento encargó al maestro de cantería Pedro López de la Vaca, la construcción de un nuevo alhorí, que se alzó intramuros de la ciudad apoyado en la muralla, al lado de la Puerta del Postigo”. (El anterior alhorí estaba en el campo de San Francisco).

Foto Josevi.

Se indica en la Resolución de la BIC que “este edificio, que fue remodelado en el siglo XVIII, es una de las estructuras más interesantes que tiene la ciudad por lo raro de la misma”…. “La fachada presenta un despiece de sillares, pintados conforme a los que es costumbre en Cuenca en el siglo XVIII. También tienen decoración pictórica las ventanas y los tres escudos que campean en la fachada. La puerta, de arco de medio punto, y sillería almohadillada, está descentrada”.

Se informa que en 1906 el arquitecto municipal, Elicio González, llevó a cabo unas obras para mejorar la subida al Postigo, que también afectaron a la fachada del Pósito”.

El singular edificio municipal del Almudí bien merece una adecuada intervención –por parte del Consorcio de la Ciudad de Cuenca– para mejorar todo su aspecto, tanto en el exterior de cubiertas y fachadas, como en el interior, y de manera especial la parte que corresponde al número 2, antigua Inspección de Policía Urbana o Policía Municipal.

2 comentarios en “Puertas y portales de Cuenca: El Almudí

  1. Efectivamente, aquél año además de Requena, fue también Hermano Mayor del Jesús Francisco Fonseca. Como curiosidad puedo decir que además de las famosas magdalenas para acompañar con el resoli, no se les ocurrió otra cosa que dar también en el famoso «gasto» nocturno, bacalao; excuso decir que la gente. para «paliar» la sequedad de boca, bebía el resoli y la zurra como agua, con las «lógicas» consecuencias que esto tiene. Un saludo

  2. Recuerdo que la Semana Santa del lejano ya, año 1975, realizó la Hermandad del Jesús el jueves santo por la noche el famoso «gasto» de las turbas allí, en el almudí, siendo aquel año Hermano Mayor Antonio Requena, recientemente fallecido. Un año, 1975 inolvidable. Un saludo
    Julio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.