El acceso bajo las Casas Colgadas hasta la Plaza de Ronda se hizo en 1967

En las décadas de los 50 y 60 del pasado Siglo XX, el Casco Antiguo de la ciudad de Cuenca vivió una auténtica renovación urbanística con apertura de calles cerradas, eliminando corrales y corralizas, que dieron luz a las rondas y pasadizos semiocultos y a la apertura de la calle de Dios con sus escalinatas. Se trataba de mejorar y ampliar las calles y plazuelas para el servicio del viandante. Al tiempo se colocaron numerosas rejas, la mayoría de ellas traídas de nuestros pueblos. La segunda actuación era la de los accesos, pues sólo existía en coche desde el puente de la Trinidad. Una de las primeras actuaciones fue el acceso con vehículos desde la puerta de Valencia, o mejor dicho desde el Portland, bajo las Casas Colgadas, hasta la actual Plaza de Ronda, antiguamente conocida como “plaza de los Teresillos”, donde abundaban corrales de gallinas de las viviendas cercanas.

Las obras se llevaron a cabo en 1967, y fue en el mes de agosto cuando se inauguraron y los coches pudieron subir por el antiguo Postigo de las Casas Colgadas y Casa de la Sirena.

Acceso enguijarrado en la subida a las Casas Colgadas. / Foto Luis Pascual.

Escribía entonces Martín Álvarez Chirveches, director de Radio Nacional de España en Cuenca, y corresponsal de ABC,  que era una obra de gran impacto porque comunicaba la parte alta con el resto de la ciudad: “Se trata de la ruta de acceso a las Casas Colgadas mediante una carretera asfaltada que discurre al pie de los tormos, que pasa bajo las Casas Colgadas y, luego de cruzar ante el puente de San Pablo, permite a los vehículos llegar a la explanada abierta ante los pintorescos edificios volados”.

(Entre 1967 y 1970 el acceso al Casco Antiguo se amplió con la construcción de la llamada Ruta Turística o Pintoresca, por el Camino de San Jerónimo hasta el cruce de Palomera y la Hoz del Huécar, y años más tarde el Camino de San Isidro o Valdecabras hasta la carretera de Tragacete).

Subida o bajada por la carretera de las Casas Colgadas en la Hoz del Huécar. / Josevi

Por tanto, hace 53 años que los coches empezaron a subir bajo las Casas Colgadas y pasar el postigo con no pocas dificultades. En la actualidad, y desde hace bastantes meses, el tráfico está cortado por esa carretera pintoresca hasta la Plaza de Ronda, pero sin embargo se intensificó la circulación, hasta el punto de colocar semáforos, entre 1994 y 1996 debido a las obras de pavimentación y saneamiento de toda la subida al Casco Antiguo desde la calle de Palafox hasta la propia Plaza Mayor.

Pese a la nevada, un coche pasa por el postigo de las Casas Colgadas con semáforo verde. / Foto Josevi, 1996.

La imagen de ver a los obreros colocar el enguijarrado en la subida de las Casas Colgadas nos llevan hasta 1967, si bien en unas semanas se espera que se inicien obras de consolidación en esta subida a las Casas Colgadas (calle Canónigos), debido a los problemas surgidos hace ya dos años, que hizo necesario el corte incluso peatonal de esta subida o bajada desde lugar tan privilegiado de la Hoz del Huécar.

Paseo peatonal necesario que debiera ser evitado para los vehículos, una vez que esta parte de la ciudad tenga esos accesos anunciados de escaleras mecánicas. Pero esta es otra historia de la que se habla desde hace más de un cuarto de siglo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.