13 de abril de 1902: Hundimiento de la Torre del Giraldo

El 13 de abril se cumplieron 110 años del hundimiento de la Torre de la Catedral de Cuenca, una de las peores catástrofes sufridas por la ciudad castellana en el siglo pasado, ya que junto a la muerte de cuatro niños que se encontraban en el interior, los daños fueron cuantiosos, sobre todo con el hundimiento de la Torre del Giraldo, aquella triste mañana del domingo 13 de abril de 1902.

Así quedó la fachada de la Catedral de Cuenca el 13-4-1902.

 

Las campanas catedralicias callaron para siempre y entre aquella tristeza que invadió a la ciudad, y a toda España cuando se conoció la noticia, quedó la buena nueva de rescatar con vida, dos días después del hundimiento, a dos niños que habían quedado sepultados entre las piedras, debajo de unas escaleras.

El suceso se produjo a las diez de la mañana, durante la función en honor del Corazón de Jesús, cuando los monaguillos hacían repicar las campanas del Giraldo. Alejandro Mena y Gregorio López fueron los niños rescatados el 15 de abril por los voluntarios y los zapadores del Ejército. Los fallecidos fueron José López (11 años), Segundo León (10 años), Reyes López (9 años) y María Antón (22 años), hija del campanero.

MONUMENTO NACIONAL DESDE EL 23 DE AGOSTO DE 1902

La Catedral de Cuenca fue declarada Monumento Nacional cuatro meses después, el 23 de agosto de 1902. De su reconstrucción se encargó el arquitecto Vicente Lampérez, siendo colocada la primera piedra el 28 de septiembre de 1910. Fallecido Lampérez en 1923, otros arquitectos siguieron ese trabajo de reconstrucción durante muchos años, con aportaciones preferentemente del Estado.

En 1910 comenzó la restauración. Los andamios estuvieron puestos durante muchos años.

Del proyecto de Lampérez quedaron sin erigirse las dos torres proyectadas y por tanto inconclusa su fachada de arcos ojivales, que respetó el estilo anglo-normando.

En los últimos 25 años la Catedral de Cuenca ha sido objeto de diversas mejoras y restauraciones entre las que destacan las vidrieras de cuatro artistas contemporáneos y la apertura del Claustro, que había estado doscientos años cerrado y fue uno de los más afectados por el hundimiento.

EL DIA DE CLM, 15 de abril de 2012

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.