Con “Isabel”, Muy Noble y Muy Leal

El 2 de noviembre de 1475, hace 537 años, los Reyes Católicos concedieron un Privilegio a favor de su mayordomo, el conquense Andrés de Cabrera, pieza clave en la proclamación de Isabel y Fernando, que le concedieron el título de marqués de Moya, del cuyo marquesado ya era señor, con Enrique IV de Castilla, además de nombrarle más tarde Señor de Chinchón, la villa madrileña donde fallecería Cabrera en 1511, dato éste recogido en su “Diccionario de Personajes Conquenses” por Hilario Priego y José Antonio Silva. Esta efemérides del pasado 2 de noviembre no tendría mayor relevancia ahora si la televisión no hubiera puesto en “primer timer” de actualidad la serie histórica “Isabel”, dedicada a los Reyes Católicos, y por la que desfilan importantes personajes conquenses, recogidos también en este libro, que vienen a reflejar la influencia que Cuenca tuvo en la Corte en la Edad Media.

Sería prolijo describir o enumerar, aquí y ahora, tantos personajes relevantes de Cuenca en los siglos pasados, pero la serie televisiva que refleja la historia de España antes del reinado de Isabel la Católica y durante, con los reinados de Juan II y Enrique IV, nos ofrece la oportunidad de conocer “más de cerca” a esos personajes conquenses que, en la mayoría de los casos, rotulan calles de la ciudad, más de 500 años después, y algunas de la provincia. La televisión ha desempolvado los libros de historia, y aunque a veces la ficción no concuerda totalmente con la realidad, parece que en este caso la historia que se está contando intenta parecerse a la que fue, con la imaginación propia de ofrecer también alguna cosecha propia con la perspectiva del tiempo pasado.

Aquí no tratamos, ni mucho menos, de poner punto a nada, sino hacernos eco de ese acento conquense que tiene la serie, con esos personajes que fueron tan afectivos como intrigantes, tan fieles como serviles, en una etapa convulsa de la entonces dividida España. De “escándalos y anarquía” en la corte de Enrique IV trata el capítulo correspondiente del Tomo II del Curso de Historia de la Edad Media para la Segunda Enseñanza, de 1935, de Pedro Aguado Bleye, editado por Espasa Calpe, muy interesante por cierto para conocer precisamente la historia que se contaba en los años de la República, tan distinta con la que aprendimos en la Enciclopedia Álvarez del franquismo.

PERSONAJES CONQUENSES

Por la serie de TVE desfilan personajes nacidos en la capital o en la provincia que tuvieron un gran protagonismo en esa época. El condestable Álvaro de Luna (Cañete, 1390), Andrés de Cabrera (Cuenca, 1430), protagonizado por Jordi Díaz; Juan Pacheco, el marqués de Villena (Belmonte, 1419), con un papel estelar de Ginés García; su hermano Pedro Girón (Belmonte, 1423), que protagoniza César Vea, y cómo no el personaje tan enigmático y poderoso de Alonso de Carrillo de Acuña (Carrascosa del Campo, 1410), que fue obispo de Sigüenza y arzobispo de Toledo, que encarna con frialdad y seguridad Pedro Casablanc. Alonso Carrillo, tío además de los Pacheco. Y otros personajes de la saga de los Mendoza.

Precisamente otro 2 de noviembre, pero de 1417, el Ayuntamiento de Cuenca establecía un acuerdo para intentar que terminasen las diputas caciquiles entre Diego Hurtado de Mendoza y Lope Vázquez de Acuña, habiendo intentado poner paz unos días antes Enrique de Aragón, el nigromante marqués de Villena, a cuyos dominios pasó en 1445 la localidad de las Mesas. En esos años también entró en Cuenca como obispo Lope Barrientos, otro personaje singular, y fallecía en 1477, recién comenzada el reinado de Isabel y Fernando, el chantre Nuño Álvarez Osorio, a quien se debe la construcción del puente del Chantre, la ermita de San Cristóbal en el Cerro del Socorro, la fundación de las Benitas y la capilla de San Miguel en la Catedral.

Pequeños datos que ofrecemos para “ambientar” aspectos de Cuenca en esos años que reflejan la serie televisiva, que no dirá nada, es obvio, de que en 1465, el Rey Enrique IV, a instancia de Andrés de Cabrera, la hizo “libre, essenta y franca”, y que en 1476 los Reyes Católicos le refrendasen el título de Muy Noble y Muy Leal, que le dio Enrique IV, por la iniciativa del “buen vasallo” Andrés de Cabrera, como bien señala Santiago López Saiz  en “El Consultor Conquense” de 1894, en el que ya figuraba en el callejero de Cuenca el nombre de Andrés de Cabrera.

Un medievalista de la talla de José Ignacio Ortega Cervigón, presentó una Memoria para el doctorado en la Complutense en 2006, con el título “La acción política y la proyección señorial de la nobleza territorial en el Obispado de Cuenca durante la Edad Media”, que viene a contar, con innumerables datos, la “participación política y militar de los linajes conquenses durante los reinados de Enrique II, Juan I, Enrique III, Juan II, Enrique IV y los Reyes Católicos”, en los que trata sobre muchos de aquellos personajes de esta tierra, algunos de los cuales desfilan por la pequeña pantalla en la serie “Isabel”. Cuenca, como se ve, también es noble y leal a su propia historia.

www.eldiadigital.es (Blog El Tin-Tan de Mangana), 4 de noviembre de 2012

 

1 comentario en “Con “Isabel”, Muy Noble y Muy Leal

  1. Gracias Jose Vicente por esta amplia información. Aunque tenía conocimiento de algunos datos, tu artículo me ha ayudado mucho para aclarar y concretar datos.

    Como siempre muy agradable y entretenido leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.