Joaquín Saúl García Marchante, un geógrafo en la Academia

El presidente, José Angel García, entrega el nombramiento a Joaquín Saúl.

EL NUEVO MIEMBRO DE LA RACAL SOLICITÓ QUE SE PIDA  DECLARAR A LA REGIÓN KÁRSTICA DE CUENCA COMO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Un geógrafo en la Real Academia Conquense de Artes y Letras. Un estudioso del paisaje no sólo de la propia belleza que pueda ofrecer a primera vista, en su continente, sino en su contenido, en la forma y el desarrollo del terreno que pisamos y vemos, que sentimos y palpamos. El salón de actos “Juan José Gómez Brihuega”, del Centro Cultural Aguirre fue escenario el jueves 18 de abril de 2013, del solemne acto de recepción del profesor Joaquín Saúl García Marchante como nuevo integrante de la RACAL. Tras la lectura del acta de su elección, el nuevo académico pronunció, bajo el título de “Paisajes conquenses en mi memoria” su discurso de entrada en la corporación en intervención que fue contestada por el profesor Pedro Miguel Ibáñez, que ocupa el sillón “F” de la Academia.

 

El presidente, José Ángel García, abrió el solemne acto, dando a conocer que Joaquín Saúl  García-Marchante, profesor titular de Geografía de la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades del Campus en Cuenca de la Universidad de Castilla La Mancha, fue elegido por el pleno de la Real Academia Conquense de Artes y Letras como nuevo integrante de la corporación en su sesión correspondiente al pasado mes de noviembre de 2012. El profesor García Marchante –cuya candidatura había sido presentada por los académicos Pedro Miguel Ibáñez, Miguel Jiménez Monteserín y José Luis Calero-  ocupará el sillón “F” de la institución que con anterioridad fuera ocupado por el poeta Rafael Alfaro y que estaba vacante desde el paso de éste a la condición de académico supernumerario.

 

En la imagen, José Antonio Silva, José Ángel García, Joaquín Saúl García y Pedro Miguel Ibáñez.

En su amplio y documentado discurso de entrada, Joaquín Saúl García Marchante hizo un amplio recorrido geográfico y literario por los “paisajes conquense en mi memoria”, apoyado por fotografías, que comenzó por la Mancha de su tierra de nacimiento de El Provencio, con obligadas referencias a lugares como Uclés, Alarcón, San Clemente, Belmonte, Las Pedroñeras o Mota del Cuervo, con las citas cervantinas de El Quijote,  como cruce de caminos en su tierra provenciana, entre molinos y castillos, para seguir en su prolijo discurso por la Alcarria conquense de otros acentos y colores, de otros valles y otros ríos. Buen conocedor de la geografía provincial, Joaquín Saúl dio a conocer las bellezas tan singulares y únicas de la Serranía de Cuenca, con parada obligada en la Ciudad Encantada, declarada Monumento de Interés en 1927.

La Sierra de Cuenca, con su mesa de Los Palancares de torcas y pinares, de montes y rocas, de cortados y tajos, de ríos y arroyos, de todo el conjunto en general, llevó al nuevo académico a solicitar que se pueda iniciar el expediente para que la Región Kárstica de Cuenca sea declarada Patrimonio de la Humanidad, como ya ocurriera con la ciudad amurallada de Cuenca, en 1996, gracias al esfuerzo colectivo y al buen trabajo desarrollado por Miguel Ángel Troitiño. No faltaron numerosas citas de escritores, poetas y pensadores, que a lo largo de los siglos han cantado a Cuenca.

 

Un Discurso, con mayúsculas, de tan amplio contenido en su expresión paisajística, cerrado con una calurosa ovación por parte de los asistentes en el Centro Cultural Aguirre.

 

Contestó el profesor y académico Pedro Miguel Ibáñez con otra interesante y acertada exposición sobre el tema paisajístico tratado por García Marchante, abundando y enriqueciendo sobre el hecho paisajístico que se da en esta provincia, tan variada como de sorprendente belleza, en las cuatro estaciones del año, apoyándose además en pinturas para mostrar el paisaje de la Mancha con un ilustración quijotesca; la Alcarria de la miel,  con los colores rotundos de un cuadro del académico Óscar Pinar, y la Sierra a través de las pinturas de Fernando Brambilla, por los predios serranos de los reales sitios de los baños de “La Isabela”, un paisaje que se llevó las aguas del Pantano de Buendía, visitado por el rey Fernando VII.

En suma, una respuesta más que positiva del profesor Ibáñez para conceder la alternativa al nuevo académico. En verdad que los asistentes salimos del acto conociendo aún en mayor profundidad el tan variado paisaje conquense, tan natural en su concepción geográfica, pero tan sorprendente al pairo del tiempo estacional que corresponda. Discursos de entrada y aprobación, que esperamos ver publicados en el Boletín de la Academia por su indudable aportación al conocimiento del paisaje conquense.

Entre el público asistente se encontraban las concejalas de Cultura y de Educación y Universidad, Consuelo García y Maria del Carmen Utanda, respectivamente, y la alcaldesa de El Provencio, Manoli Galiano, así como amigos y familiares del nuevo académico.

 

DATOS DEL NUEVO ACADÉMICO DEL SILLÓN “F”

 

Joaquín Saúl con la medalla de la Academia.

Nacido en 1947 en la localidad conquense de El Provencio, el profesor García Marchante es doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid con una tesis doctoral de tema conquense –“Cuenca: una economía forestal dominante”– que mereció el calificativo de “cum laude”.  Tras haber sido profesor del Colegio Universitario Gil de Albornoz, del Centro Asociado de la UNED en Cuenca y de la Facultad de Letras de la UCLM, en la actualidad, cual quedó dicho, es profesor titular de la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades de esta Universidad.

Autor de una decena de volúmenes editados cuyos contenidos van desde análisis sociológicos electorales a estudios sobre las relaciones de poder en Castilla o la función social del patrimonio histórico, junto a otros dedicados a temas específicamente conquenses, de la economía forestal del ayuntamiento de Cuenca, o la organización y aprovechamiento del espacio rural de la depresión Cañamares-Mariana, a la Ciudad Encantada, es asimismo autor de numerosísimos capítulos en obras colectivas y artículos en revistas especializadas. Fue Premio de Investigación Histórica “González Palencia.

 

Deja un comentario