La Balompédica vuelve a Cataluña con entrenador catalán

MANLLEU-CONQUENSE (26 de mayo) / CONQUENSE-MANLLEU (2 de junio)

La Unión Balompédica Conquense, como segundo clasificado del Grupo XVII de Tercera División (Castilla-La Mancha), ya conoce a su rival de la primera eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda División. Se trata de la Agrupación Esportiva i Cultural Manlleu, cuarto clasificado en el Grupo V (Cataluña).  El conjunto barcelonés ha sumado 65 puntos de 17 victorias, 14 empates y siete derrotas. Ha marcado 46 goles y encajado 29, los mismos que el Conquense, que le supera en tantos a favor (58) y en puntos (72). El partido de ida se jugará en Manlleu (Barcelona) y el de vuelta el 2 de junio en La Fuensanta, el último día del gran puente festivo que va a vivir la ciudad con cuatro días consecutivos de fiesta desde el jueves 29 de mayo.

Para lograr el ascenso a Segunda División B se necesitan tres eliminatorias, con sólo nueve puestos en juego, ya que los primeros nueve ascensos saldrán del primer enfrentamiento entre los 18 campeones. Los perdedores aún tendrán otra oportunidad, en tanto que el perdedor del Manlleu-Conquense quedará eliminado en la primera ronda.

El sorteo de la fase de ascenso a Segunda B se celebró en la Ciudad del Fútbol de Las Rodas en la tarde del lunes, y además del Manlleu-Conquense el bombo ofreció estos emparejamientos para los equipos de Castilla-La Mancha: Extremadura-Toledo, Talavera de la Reina-Arenas de Getxo y Azuqueca-Iruña. Para Segunda A, Real Oviedo-Albacete.

 

UNA ELIMINATORIA QUE SE PRESENTA IGUALADA

El rival del Conquense es un histórico del fútbol catalán con un amplio historial, ya que en 1914 ya se jugaban partidos de fútbol entre equipos de Manlleu, Vic y Torelló, según se cita en la página web de la AEC Manlleu, si bien los datos oficiales como equipo federado son de 1933. En categoría nacional debutó el club manlleuense en 1957, militando 23 temporadas en Tercera División y ocho en Segunda B. Un rival inédito para el Conquense, que ya sabe lo que es jugar en Cataluña.

El Manlleu está entrenado por el joven entrenador Jordi Dot y cuenta con unos 800 socios. Quizá la nota más importante del Manlleu, que viste camiseta rojigualda con los colores catalanes y pantalón rojo, es la de su cantera, pues más de 400 niños militan en las distintas categorías que tiene el club.

 

El Manlleu, un rival inédito para la Balompédica. (web Manlleu)

EL CONQUENSE YA JUGÓ EN CATALUÑA EN LA TEMPORADA 2000-01

Tanto para el Conquense como para el Manlleu se trata de un largo viaje, pues la distancia por carretera es de 612 kilómetros. Para el equipo de Cuenca no es ninguna novedad viajar a cualquier lugar del país, pues es posiblemente el único equipo de España que militando en Segunda B ha jugado en los cuatro grupos y se ha enfrentado con equipos de todas las autonomías.

Precisamente en la temporada 2000-01 la Balompédica militó en el Grupo III con equipos de Cataluña, Valencia y Baleares, quedando en puesto de promoción, que superó eliminando al oscense Binéfar. En su periplo por Cataluña la Balompédica se vio arropada por muchos conquenses que emigraro, sobre todo a tierras barcelonesas.

Se da la circunstancia, por otro lado, que en el Conquense millita el futbolista catalán Ramón Folch, así como el entrenador Jordi Fabregat, que la pasada temporada dirigió al Amposta y conoce bien el campo del Manlleu, que es de reducidas dimensiones y con terreno de juego de hierba artificial.

 

FABREGAT CONOCE BIEN EL PAÑO CATALÁN

Precisamente el técnico blanquinegro Fabregat ha hecho unas declaraciones en la página web del Conquense en las que reconoce que  “no le disgusta que el primer rival en la lucha por el retorno a Segunda B haya sido el Manlleu, un equipo del que tiene buenos conocimientos porque mantiene buena parte de la plantilla con la que, siendo entrenador del Amposta, se enfrentó la pasada temporada en liga. Además, el técnico de la Balompédica conoce perfectamente el campo del conjunto barcelonés, de cortas medidas y césped artificial.

A mí no me parece mal el rival que nos ha tocado. Es cierto que el grupo catalán es fuerte, he visitado bastantes veces ese campo y las características del equipo es de juego intenso y, por los reducidas dimensiones, con mucho juego directo, con mucha velocidad y aprovechando la segunda jugada. Aunque ha habido varios cambios en el equipo, conozco a casi todos los jugadores que tiene”, señala Fabregat.

El técnico recuerda que  “son finales de 180 minutos y hay que demostrar todo sobre el terreno de juego y los primeros noventa son en su campo. Todo equipo que entra en un play-off empieza algo atenazado, con mucho respeto hacia su rival, pero a nosotros no nos puede sorprender la intensidad que van a meter desde el principio. Tenemos que ir cautos, pero con confianza”.

Apunta el entrenador de la Balompédica en la web del club blanquinegro sobre el terreno de juego quees un campo parecido al del Azuqueca, corto en largo, pero ancho y con muchas referencias para el gol. En dos pases rápidos y un buen centro, el balón ya está en el área en condiciones de rematarse. Se puede crear una ocasión de gol de una falta o de un saque de banda, ya digo, es muy dado a la estrategia y en el que se puede combinar bien porque no hay largas distancias. Espero que, en el partido de vuelta, ellos tengan problemas por su amplitud y que nosotros seamos capaces de jugar un buen partido en casa”.

Reciente la historia balompédica publicada en tres tomos, el equipo ha empezado a escribir las primeras páginas de lo que será el cuarto volumen, con un subcampeonato que ha dado derecho a esta fase de ascenso con la ventaja de jugar la vuelta en La Fuensanta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.