La plaza de Mangana recuperará su cota y parte de su historia

Bastante expectación causó la presentación del proyecto de musealización del yacimiento arqueológico de la Plaza de Mangana, llevada a cabo en el salón de actos de CCM, por parte del Consorcio de la Ciudad de Cuenca y de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en la tarde-noche del 12 de junio. El salón prácticamente lleno y mucha curiosidad por conocer cómo quedará la plaza de Mangana dentro de unos meses, después de tres lustros levantada tras el inicio de las excavaciones. Entre el público destacaba la presencia de vecinos del Casco Antiguo.

Daniel León, gerente del Consorcio Ciudad de Cuenca, que estaba acompañado del arqueólogo Miguel Ángel Valero, fue dando paso a las intervenciones de las autoridades que se encontraban en el estrado, como componentes del Consorcio.

 

INTERVIENEN LOS PATRONOS DEL CONSORCIO

El alcalde y presidente del Consorcio, Juan Ávila, reconoció que había sido demasiado tiempo de espera con las obras de Mangana, aunque mostró su contento porque esta plaza sea pronto un espacio público para el disfrute de la ciudad, citando a sus antecesores José Manuel Martínez Cenzano y Francisco Pulido, que trabajaron por la recuperación del espacio de Mangana.

El subdelegado del Gobierno en Cuenca, Ángel Mariscal, destacó la aportación del Estado en esta obra que se va a llevar a cabo, que está en torno al 70 por ciento, señalando que una vez que se termine se convierta en atractivo turístico, pues se trata de un privilegiado lugar con espectaculares vistas”.

El delegado de la Junta de Comunidades, Rogelio Pardo, puso el dedo en la llaga del estado de la Plaza de Mangana, que era como una brecha que daba la impresión de las carencias que sufre la ciudad, y que a partir de unos meses será un revulsivo cultural para Cuenca, ya de por sí con referentes culturales y turísticos de primer orden.

El presidente de la Diputación, Benjamín Prieto, se mostró más incisivo en un intervención, recordando que el Ayuntamiento debe aportar la parte que le corresponde a un proyecto que está en su recta final y en breve será un gran reclamo para los visitantes”, apuntando, por otro lado, la labor de recuperación que se está llevando a cabo del patrimonio de la provincia por parte de la institución que preside. Prieto propuso aprovechar el taller de empleo para la recuperación de relojes monumentales que la Junta de Comunidades y la Diputación Provincial han organizado en Tarancón, para tratar de recuperar el reloj de la Torre Mangana, con el fin de que pueda ser disfrutado por todos los ciudadanos.

 

De izquierda a derecha, Miguel Ángel Valero, Daniel León, Juan Ávila. Ángel Mariscal, Rogelio Pardo y Benjamín Prieto.

El público escuchó con atención todas las intervenciones, pero ninguna tuvo el refrendo de los aplausos, pues la atención estaba expectante en lo que pudiesen decir Valero y León sobre el proyecto de la musealización del yacimiento arqueológico de la Plaza de Mangana.

 

MIGUEL ANGEL VALERO Y DANIEL LEÓN

Miguel Ángel Valero dio a conocer los estudios arqueológicos realizados sobre el yacimiento de la plaza de Mangana en la que durante distintas épocas se asentaron las culturas árabe, judía y cristiana. A través de fotos de restos encontrados y de dibujos, fue explicando los iniciales orígenes musulmanes, con su Medina y Alcazaba, el palacio musulmán con torreones, la sinagoga y casa de los judíos y finalmente la presencia cristiana con la construcción de la iglesia de Santa María de Gracia, que fue derribada en los comienzos del Siglo XX, en unos años en los que también se derribaron viviendas para ensanchar la calle de Alfonso VIII, la antigua Correduría.

Un amplio trabajo de recuperación de la historia de esta zona de la Plaza de Mangana y de la plazuela del Carmen, donde se halló igualmente parte de la muralla de Cuenca cuando se hundieron las viviendas allí existentes. La mayoría de las piezas encontradas en esas excavaciones, de las culturas islámica, judía y cristiana, formarán parte de la musealización que se llevará a cabo dentro de la Plaza. Un trabajo en suma, que merece la pena publicarse para conocer en mayor profundidad los orígenes de esta atalaya de la ciudad que es uno de los pilares de la historia de Cuenca.

Daniel León, gerente del Consorcio, quiso dejar claro que tampoco habían sido quince años de abandono, sino que desde el año 2005 se han llevado a cabo diversas obras en la Plaza de Mangana, con un coste de más de tres millones de euros. Señaló que “conjugaremos los hallazgos arqueológicos que ha habido en todo este entorno con la recuperación del espacio púbico para el esparcimiento”, pues se va a recuperar la cota anterior de la Plaza de Mangana, en la misma altura de la remodelación llevada a cabo en 1975, y se construirán los dos torreones del antiguo palacio musulmán.

Con una recreación virtual, Daniel León mostró que la nueva plaza de Mangana, con  materiales que se están utilizando para el Casco Antiguo tendrá área de recreo para los niños, un par de fuentes, ventanales para poder contemplar los aljibes y restos, árboles, bancos y un ascensor para personas con discapacidad que arrancará desde la calle del Alcázar. La parte museística se instalará en una zona habilitada para ello delante del edificio del Seminario. El monumento a la Constitución, de Gustavo Torner, instalado hace 26 años, seguirá en su lugar, y al mismo, al igual que a la plataforma de la Plaza se accederá por unas escalinatas. De noche todo el entorno tendrá una especial iluminación, entre sombras y luces.

También se espera que haya alguna actuación sobre la propia Torre y el reloj, cuyas agujas están paradas, con otro proyecto ya preparado.

 

EL MONUMENTO A LA CONSTITUCIÓN, EN EL PUNTO DE MIRA

Las intervenciones de Valero y León fueron muy aplaudidas, y a las que siguieron un amplio turno de intervenciones de los asistentes sobre los aspectos del proyecto y de otras cuestiones relacionadas con el mismo. Se habló por ejemplo de los ascensores en el sentido de que deben funcionar para cumplir con su cometido, sobre todo para quienes tienen problemas de accesibilidad, pues se puso el ejemplo del ascensor de Zapaterías, terminado hace casi dos años y no se ha puesto aún en  funcionamiento.

Del estado de las escalinatas de la calle del Fuero (para las que hay proyecto y presupuesto) y sobre todo del Monumento a la Constitución, que divide las opiniones de quienes quieren que se aproveche la obra para trasladarlo de lugar y los que abogan porque siga donde está, aunque eso sí, con la oportuna explicación rotulada de lo que es y significa.

La última intervención fue la del alcalde, Juan Ávila, quien dijo que si encontraba el eco y apoyo necesario para trasladar el Monumento se haría. Al día siguiente el presidente de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo ya estaba pidiendo el cambio, como si no hubiese otros problemas que resolver en la Ciudad Alta, como por ejemplo el del Muro de la calle de Alfonso VIII junto al parquin de Mangana. Eso sí que es preocupante. La obra de Torner merece un respeto a estas alturas y en estos trances económicos.

En fin, que las obras de la Plaza de Mangana deben estar terminadas para finales de enero y primeros de febrero. Me conformaría con que finalizasen pocos días antes de la Semana Santa, que en 2014 será del 13 al 20 de abril. Aquí queda dicho.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.