Obituario: Heliodoro Cordente «Dorito», torero y escritor

Dorito, en su debut en Zaragoza en 1971

Helidoro Cordente Martínez “Dorito” (Molinos de Papel, 20-12-1948 / Cuenca, 23-07-2013). Escritor y torero, torero y escritor, personaje popular de la vida conquense, se nos ha ido para siempre con la pena de no haber estado en la última clase sabatina de la Escuela Taurina e  intentando escribir en una servilleta de papel su verso inacabado a un amigo, vecino, conocido o desconocido. Se ha ido de madrugada, con la luna iluminando el alba, tras los pasos de sus amigos “Caracolo” y “El Tablillas”, y su maestro “Fruterito”, por si había que dar un pase al toro de la noche, al toro de la vida y de la muerte. En una mano el estoque y en la otra la pluma. “La lanza nunca embotó la pluma”, recordaba “el maestro”, como bien le llamaba Miguel Ángel Quejido, que se quedó con el verso dedicado a medias. Dorito quería a Cuenca, y por eso de ella escribió y la investigó. Y Cuenca, a su manera, le quiso a él. Se nos ha ido un personaje popular, herido por las cicatrices de la vida, pero siempre presto a sus mayores aficiones: escribir y torear.

Dorito en San Mateo 2008 escuchando su pasodoble. Foto: José Vicente Ávila

Heliodoro Cordente “Dorito”, que compartió su niñez en Molinos de Papel, donde vino al mundo porque su madre era maestra de unas peculiares escuelas, y en Fuentes, ingresó a los 11 años en el Seminario de Uclés, donde coincidió con “El Curi”. Cambiaron la sotana por el traje de luces, vestido que lució por vez primera el 8 de mayo de 1966 en Huesca, con tanto éxito, que toreó varias novilladas económicas por Aragón y Navarra.

El 28 de agosto de ese año obtuvo la Oreja de Plata que la Peña Taurina Conquense concedió al triunfador de la novillada de la Feria conquense. Fue su presentación en la tierra que le vio nacer, alternando con el rejoneador Francisco Mancebo y los novilleros Juan Antonio de la Cruz, Gitanillo de Cuenca y Juan Antonio Aguado.

Los festejos se fueron sucediendo y el 1 de junio de 1967, fiesta de la Virgen de la Luz, se estrenó el pasodoble que le compuso Rufino Martínez Ramírez durante la novillada en la que actuaron José Pérez “Pelucho”, Antonio de la Cruz, Gitanillo de Cuenca, Dorito y Miguel García “Miguelín II” (el primer torero cojo de la historia). Esta es la letra del pasodoble que le dedicó Rufino Martínez:

    En tierras de gran Castila,

cuna noble del artista,

es “Dorito” el gran maestro

torero con garbo en toda la lidia.

    Son sus lances colosales,

de temple y corazón de hidalguía,

conquense por suerte y valiente,

“as” de la torería.

 

Su última actuación en Cuenca fue el 19 de agosto de 1973 lidiando un novillo de Francisco Andreu en la desencajonada, alternando con Joselito de Jaén que lidió otro. Su última actuación de luces fue en El Herrumblar. Durante su etapa como novillero sin caballos, desde 1966 hasta 1973, en la que alternó con El Curi, Curro Fuentes, El Estudiante, Gitanillo de Cuenca, y hasta con Manolo Montoliú (Manuel Bonichón) toreó más de cuarenta festejos, dedicándose durante muchos años a actuar como director de lidia en numerosos festejos en la provincia, dando sus últimos pases en Altarejos en 2008. Pudo debutar con picadores, pero la llamada al Servicio Militar truncó su carrera novilleril.

 

Angel Muñoz «El Curi», Tomás Sánchez Jiménez, Heliodoro Cordente «Dorito» y «El Tablillas», su amigo maletilla. Colección «El Curi»

PROLÍFICO ESCRITOR DE LA HISTORIA CONQUENSE

Heliodoro Cordente Martínez fue bibliotecario en el Colegio Universitario “Cardenal Gil de Albornoz” en el que además hizo la Licenciatura de Humanidades. Su amor y pasión por la historia de Cuenca le llevaron a publicar una quincena de libros entre los que destacan “La Cuenca marginada del Siglo XVI”, “Toponimia Conquense” y el gran Volumen de 580 páginas sobre Historia de La Tauromaquia Conquense, obra con la que colaboré con él aportando crónicas desde 1971 hasta el año 2000, aunque le quedó alguna laguna como bien reconocía. De todos modos, todo un compendio taurino conquense desde 1500 a 2000, que editó la Diputación Provincial de Cuenca. Estos son algunos de los títulos de sus libros, que demuestran su pasión por la historia conquense.

Cuenca medieval. Siglos IX al XIII. (Cuenca, 1981).

La ciudad celtibérico-romana de Contrebia. Carbica en Culebras. (Cuenca, 1981).

Sonetos a Cuenca, a sus cosas, a sus gentes, a sus pueblos (Cuenca, 1984).

La Cuenca marginada del siglo XVI. Noticias y relatos de la época. (Cuenca, 1989).

Brujería y hechicería en el Obispado de Cuenca. (Cuenca, 1990).

Guía de Cuenca. (León, 1991).

Origen y genealogía de Antonio Enríquez Gómez, alias D. Fernando de Zárate. (Cuenca, 1992).

Toponimia Conquense. (Cuenca, 1993).

La morisca Beatriz de Padilla (Madrid, 1994).

Cuenca y la Ciudad Encantada (León, 1997).

San Mateo y la Vaquilla de Cuenca (1997). En colaboración.

Historia de la Tauromaquia Conquense (1500 a 2000). Cuenca, Año 2000. Diputación Provincial.

Heliodoro Cordente «Dorito». Foto: José Vicente Avila

“Dorito” se prodigó en las páginas de “El Día de Cuenca” con numerosos versos a personas de la ciudad, editados posteriormente en libritos. Colaboró con diversos medios como Olcades, Gaceta Conquense, la revista «Cuenca»,  El Día de Cuenca y otros, con trabajos históricos y taurinos, incidiendo en la historia de los festejos de toros en el Húecar y el Júcar. No faltó su aportación a la fiesta de San Mateo de la que fue pregonero en 1998. Fue uno de los fundadores de la Escuela Taurina de Cuenca y le apasionó compartir con aspirantes y maletillas tantas tardes en plazas de carros y talanqueras.

El torero y escritor, ha plegado su muleta, ha lanzado su último brindis al sol poniéndose al mundo por montera, y ha cerrado el capítulo de la última página de su historia. Cuenca ha perdido a un personaje singular. Mi recuerdo para el amigo y vecino, y mi profundo pésame para la familia, con su padre y hermano rotos por el dolor, pero especialmente para sus hijos Fernandito, Cesitar y Socorrito, que crecieron por Zapaterías junto a mis hijos. Descansa, en paz, Dorito, ¡maestro!

CHICUELITO

 

 

9 comentarios en “Obituario: Heliodoro Cordente «Dorito», torero y escritor

  1. Nunca muere el hombre si su recuerdo perdura y los amigos son tanto por contar como pinos en nuestra serranía- IN pacem, mi buen Dorito

  2. Heliodoro fue mi buen Bibliotecario en el Colegio Universitario «Cardenal Gil de Albornoz», al que llegó siendo Director del Centro mi Maestro D. Pablo Fuenteseca. Allí nació su bien cultivada vocación de Historiador y en su pequeño despacho de la Bajada al Sargal ideó y escribió «Cuenca Medieval», primero de los muchos y magníficos libros que ahora son legado de todos. Por orgullo estudió Humanidades, oficializando y acreciendo sus saberes bien patentes: no sólo fue Maestro en Tauromaquia.
    Nos quedan, para siempre, las obras.
    Un abrazo para su familia y para los compartidos amigos que siempre lo vamos a recordar.

  3. Le echaremos de menos. Cuando día a día, y en esos momentos taurinos cruciales conquenses no le veamos, nos daremos cuenta de su pérdida. Todavía hoy, es demasiado pronto para notar su ausencia. Descanse en paz.

  4. Pase grandes ratos de charla con él y de él aprendí muchas cosas de nuestra Cuenca. Una gran pérdida.

  5. Yo lo conocí toreando con Gitanillo de Cuenca y Miguel García «Miguelín II», cuando mi padre era el Delegado Gubernativo de la plaza y me llevaba con él a casi todas las novilladas….¡qué tiempos aquellos!.

    Mi padre ya no vive desde hace muchos años, pero en su nombre, mi más sentido pésame a su familia.

  6. Mi más sentido pésame para su familia, a quien he tenido la suerte de conocer y admirar. Siento profundamente su muerte por que se pierde un gran personaje para la ciudad y un buen amigo con el que compartí más de un verso. Descanse en paz.

  7. Gracias J.V., de mi parte y de la de mis hermanos, por este artículo escrito con cariño y buen hacer que toca todas las facetas de la vida del «maestro»

    un abrazo

  8. No por esperada estas noticias cuando llegan te noquean.
    J.V. te ví en la presentación pero yo estaba por las gradas.

    Un saludo ya nos veremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.