Septiembre se fue con feria y agua

El último fin de semana de septiembre resulta muy animado en Cuenca, de manera especial en la jornada sabatina. Se nota mucho bullicio por el Casco Antiguo, con presencia de turistas y visitantes, muchos de ellos en grupos. Atrás quedaron los días de las fiestas mateas que dejaron algunas secuelas en la Ciudad Alta que, como ya hemos comentado, se encargaron de ir borrando los trabajadores del Servicio de Limpieza. La tormenta del sábado noche, con muchos litros de agua, sirvió para finiquitar los últimos restos y para que el olor de la tierra mojada se impusiera a otros olores, entre ellos el que venía desde las cuadras, que se hacía casi insoportable, en el trayecto hacia las calles del Clavel o del Espejo. Bendita lluvia de finales de septiembre, en los primeros días del otoño, tras una semana de intenso calor.

Decíamos que septiembre se despidió no sólo con lluvia y bajada de temperaturas, sino con mucha presencia de visitantes, pues afortunadamente ya es un hecho que los fines de semana Cuenca sea uno de los destinos preferidos. Por ello sería conveniente que se revisase el horario de autobuses que hacen la línea de servicio a la estación del AVE, pues se da el caso curioso que cuando más demanda de viajeros existe menos autobuses hay en servicio. No puede ser que los visitantes tarden menos en llegar a Cuenca desde sus destinos que desde la propia estación del AVE. Hablando de la alta velocidad, bueno es saber que además del servicio diario a Sevilla, con trasbordo a Málaga, Renfe ha decidido que el AVE que en verano iba de Valencia a Málaga, vía Cuenca, lo haga durante el año los viernes y domingos. Otra buena noticia por tanto para nuestra ciudad, que en estos tres últimos años está dando pasos de gigante en sus comunicaciones a través del AVE.

El fin de semana tenía otras citas además de la obligada visita al Casco Antiguo para los visitantes. El recinto de la Hípica fue escenario de una nueva edición de Naturama, la feria de la Naturaleza, a la que acudieron compradores y curiosos y de la que en su momento se hará balance. Ha sido la edición número 20 y ese número viene a indicar que se trata de una feria consolidada en una ciudad y una provincia en la que la Naturaleza es parte esencial de la misma. En todo este tiempo se ha ido observando cómo desde esta perspectiva del Medio Ambiente, desde la más pura Naturaleza han ido apareciendo en el mercado numerosos productos de todo tipo, muchos de los cuales tuvieron su mejor escaparate en estos cuatro lustros feriales. Cuenca, Arte y Naturaleza, tiene en Naturama una feria propia que está traspasando fronteras. Como veinte años no es nada, según reza el tango, quizá sea el momento de relanzar Naturama con perspectivas más amplias en el otoño conquense.

Otra de las citas del último fin de semana septembrino tuvo como escenario el Teatro Auditorio con unas jornadas sobre la Zarzuela, con exposición, conferencias y la puesta en escena de este género musical que siempre ha gustado en Cuenca, sobre todo cuando se ha representado en la feria de San Julián, tanto en este Teatro como hace muchos años en  el Parque de San Julián, con los Festivales de España, y el antiguo Cine Xúcar. La zarzuela ha venido a poner de manifiesto que tiene sus incondicionales, que pudieron disfrutar en el Auditorio de nuestra ciudad, sobre todo con el concierto sabatino en el que se interpretaron fragmentos de zarzuela de compositores conocidos como Chapí, Serrano y Bretón, con actuación de la Orquesta de Córdoba y el Orfeón de Cuenca, dirigidos por Nacho de Paz, y en el que resaltaron la soprano Elisandra Melián y el tenor Javier Agullo. Para los más pequeños el teatro guiñol que hizo las delicias de la grey infantil, poco acostumbrada a este tipo de espectáculos que antaño tenían mayor número de representaciones.

La lluvia de este fin de semana era como una cortina que cerraba el tiempo veraniego para dar vía libre al otoño, con un breve veranillo de San Miguel, y la esperanza de que no falte el veranillo de San Martín. Sol de agosto y lluvia otoñal, hongos seguros, pues ya se ven las primeras cestas de los primeros buscadores. La temporada viene buena y abundante. ¡Naturaca!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.