Frío entre pucheros

“Hace un frío que pela”. La frase se repite una y otra vez en el último fin de semana de noviembre, porque el próximo será a caballo de dos meses, entre el sábado 30 de San Andrés y el domingo 1 de diciembre. Hace frío, porque como ya comentamos en anterior artículo el invierno se ha adelantado en un mes. Los termómetros han llegado al bajo cero y el frío nocturno se deja notar con ese aire del “matacabras” serrano que hiela los huesos. La bajada de las temperaturas hace que también baje el número de visitantes, aunque aun se dejan ver grupos de turistas bien abrigados atendiendo las explicaciones de los guías.

Frío siberiano que no fue óbice, como decimos, para ver cierta animación en el Casco Antiguo, incluso con muchos visitantes buscando lotería de Navidad. Son quizás las fechas en las que los décimos de la lotería se venden como rosquillas o los boletos que facilitan las máquinas expendedoras, aunque aún existen muchos compradores de lotería que prefieren el décimo con su imagen navideña de alguna catedral o museo español.

 

LA SEXTA RUTA DEL PUCHERO

Para mitigar el frío vino muy bien la Ruta del Puchero en su sexta edición, que se puso en marcha el jueves 21 hasta el domingo 24, y volverá a estar activa del 28 de noviembre al 1 de diciembre. El pucherete fue muy demandado en los 41 establecimientos de la capital y en los once de la provincia que participan en esta ruta gastronómica de la cuchara. Sopa de cocido, judías con perdiz, chorizo o morcilla, arroz caldoso, lentejas, gachas, sopas de ajo y castellana, garbanzos, fabes, patatas con níscalos y con patatas, guisos de la abuela y de otras recetas culinarias populares y algunas otras ocurrencias como ese puchero de “homenaje a Cuenca” de Manolo de la Osa, conforman el variado menú a pedir de boca, que se podrá degustar de nuevo.

 

POESÍA, MÚSICA Y DANZA

La actividad cultural no paraba tampoco en el fin de semana, de viernes a sábado, con recitales de poesía en la antigua iglesia de San Miguel, en el II Festival de Poesía para Náufragos, coordinado por José Ángel García, Miguel Mula, Pilar Blanco, Rafael Escobar, Ángel Luis Luján Atienza y Miguel Ángel Curiel, y con música en el Teatro Auditorio. El viernes fue el turno para el Conservatorio de Música “Pedro Aranaz”, festejando a Santa Cecilia con un variado concierto a cargo de los participantes premiados en el III Concurso Nacional de Jóvenes Intérpretes “Ciudad de Cuenca”, y el sábado con la actuación de los 35 bailarines de la Russian National Ballet, de Radchenko, que puso en escena “El lago de los cisnes”. La palabra y la música dieron calor al frío otoño conquense.

En la provincia no faltaron los conciertos y reuniones de hermandad de las decenas de Bandas de Música existentes, desde el gran acto celebrado en Mota del Cuervo, con un excepcional concierto, a las actuaciones de las Bahdas de Las Mesas, Villamayor, San Clemente, Tarancón y tantas otras bandas, grandes y pequeñas, que hacen grande el arte musical de “bien combinar los sonidos con el tiempo” y sobre todo manteniendo una tradición musical de cada pueblo, que ha pasado de padres a hijos y de abuelos a nietos.

Con frío bajo cero, pero con música y puchero calentito, el fin de semana resultó más liviano y llevadero, aunque para frío el que pasaron los fieles que a las cinco de la tarde taurina, sin sol y sin moscas, acudieron a la Catedral para la ceremonia final del Año de la Fe, presidida por el prelado Yanguas. Aunque la fe nunca debiera faltar ante cualquier adversidad, pues mueve montañas. Fe en uno mismo cada día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.