2009: Aportación artística

Cuando las peñas de San Mateo desfilan durante los cuatro días festivos hacia la Plaza Mayor, serpenteando las cuestas de la Audiencia y de la puerta de San Juan, queda a un lado, olvidado de la jarana, en su soledad de paraje poético, propio para la lectura reposada, el Jardín del Escardilllo, donde en su fuente de dos chorrillos está situado un bajorrelieve que lleva la firma de Marco Pérez, en la que aparece en piedra cincelada una imagen de la Conquista de Cuenca, con el rey Alfonso VIII a caballo y la espada victoriosa, que bien mereciera en el desfile inicial una pequeña ofrenda floral.

Cuenta la ciudad con algunos testimonios artísticos (entre ellos esta obra de Luis Marco, en la fuente del Escardillo), que avalan el recuerdo de aquel 21 de septiembre de 1177 que hoy rememoramos en el 832 Aniversario, que recogí en el DVD, editado en 2006 por CNC, con el patrocinio del Ayuntamiento de Cuenca y la Asociación de Peñas Mateas.

Además de esta aportación de Marco Pérez a la fiesta más popular de Cuenca, otras obras merecen la pena resaltarse como un gran cuadro del pintor López Chuts, que ocupa una amplia pared de las escaleras interiores de la Catedral, así como el mural pictórico de Víctor de la Vega en la propia Diputación, en la que el Rey Alfonso VIII preside un retablo en el que se dan cita numerosos personajes de la historia de Cuenca. El propio Víctor de la Vega –uno de los autores más prolíficos en torno a la Conquista de Cuenca y a la figura de Alfonso VIII y su esposa Leonor de Plantagenet—dejó en el Instituto Alfonso VII otro artístico mural en el que el monarca castellano es protagonista, amén de sus dibujos y portada en el libro “El Fuero de Cuenca” del profesor de latín, Alfredo Valmaña Vicente.

En el citado DVD de 2006 y en la revista “La Vaquilla”, que se editó ese año, incluimos dos dibujos entonces inéditos de Víctor, que bien merecieran salir a la luz en su pròxima exposición antológica de homenaje. Se trata de un dibujo de carácter monumental en el que el rey se asienta sobre una  cingle de riscas, que a su vez son el sitial, el trono telúrico del Rey Alfonso VIII; que sentado mira orgulloso sobre la ciudad conquistada”. El segundo dibujo retrata a Leonor de Plantagenet, la esposa de Alfonso VIII (la gran olvidada de Cuenca, como muy oportuna y acertadamente ha recordado José Luis Muñoz en estas páginas). “En el dibujo –relataba De la Vega—represento a Doña Leonor visitando las obras de la Catedral con su hijo nacido en Cuenca. Aparece en el Triforio, que es una de las obras más espectaculares en la arquitectura del gótico español”.

La visión de la Vaquilla de Adrián Navarro.

 

En la iglesia de San Esteban, entrando por la izquierda, figura también un cuadro del joven rey conquistador a caballo. En el hotel Alfonso VIII, figura igualmente en la pared lateral junto a la puerta un relieve en piedra del escultor Martínez Bueno, y en el cercano Palacio de la Diputación, la escultura en bronce de Miguel Zapata en la que el arraez moro Abu Beka entrega al rey las llaves de la ciudad; a esta escultura se suma ahora la estatua ecuestre de Javier Barrios, inaugurada el pasado 13 de septiembre en la plaza Obispo Valero. Otros muchos proyectos se han quedado en el camino.

El librito “Alfonso VIII y la Fiesta de San Mateo”, de Jesús Moya, recoge una serie de dibujos que simbolizan la visión de la fiesta de pintores como Lorenzo Goñi, Fernando Zóbel, Óscar Pinar, Luis Buendía, Alfonso Medina, Nicolás Mateo Sahuquillo, Kozo Okano, José María Lillo, Luis Carretero, Miguel Muñoz, Carlos Pérez, Miguel Ángel Moset, Florencio Garrido, Amancio Contreras y Bonifacio Alfonso, a los que han seguido en otras publicaciones Pedro Romero Sequí, “La Vaca Aurora” y Luis Calvo, amén de otros jóvenes autores más recientes. Sin olvidarnos de la obra en cerámica de Pedro Mercedes sobre La Conquista de Cuenca, en su alfar, y de algunas piezas puntuales de Adrián Navarro. En suma, la fiestas más popular de Cuenca no ha sido nada ajena al mundo artístico conquense, que debe ir dejando constancia de tan rico acervo histórico para la ciudad.

EL TIN-TAN DE MANGANA (El Día, 21 de septiembre de 2009)

 

 

Deja un comentario