29 de abril de 1984: 30 años del adiós de «Diario de Cuenca»

La plantilla de «Diario de Cuenca» en 1984.

El 29 de abril de 1984, domingo, salía a la calle la última edición de “Diario de Cuenca”, periódico de la Cadena de Medios de Comunicación Social del Estado (MCSE), que anteriormente había pertenecido a la Prensa del Movimiento, primero como bisemanario “Ofensiva”, periódico “Ofensiva” y finalmente “Dario de Cuenca”. Desde el primer número de “Ofensiva” el 4 de junio de 1942 hasta el 20 de abril de 1984, con la despedida de “Diario de Cuenca”, se habían editado 11.202, teniendo en cuenta que hasta 1957 el periódico fue bisemanario y trisemanario. Cuarenta y dos años de historia de la vida conquense, en todos sus aspectos, pero muy de manera especial de la vida cultural, quedaban para los archivos, para la hemeroteca.

Cuenca se quedaba sin su periódico diario, y su magnífico edificio de la calle de Astrana Marín, inaugurado el 28 de enero de 1977, quedaba también cerrado durante unos meses. Durante algún tiempo fue sede de la Facultad de Bellas Artes, y sus talleres lugar ideal para que los estudiantes pintasen sus modelos y creaciones, hasta que una vez remodelado en su interior, pasase a ser Comisaría de la Policía Nacional, como continúa en la actualidad.

Portada del último número de «Diario de Cuenca»

El viejo “Ofensiva”-“Diario de Cuenca”, con redacción y talleres en Aguirre, 3, estuvo en esta sede desde 1942 hasta enero de 1977. Como anécdota cabe recordar que el 1 de agosto de 1977 hubo que abrir los viejos talleres para realizar la tirada del periódico en las viejas y polvorientas máquinas planas, dado que ese domingo la rotativa de Astrana Marín se estropeó cuando se habían impreso unos 200 periódicos. Ese día la edición de “Diario de Cuenca” era muy esperada porque llevaba tres páginas con la boda de José Luis Perales, que se había casado en la iglesia de San Pablo, ofreciendo además el convite con menú conquense en el atrio del Convento, hoy en día Parador de Turismo.

Otra anécdota de no salir el periódico a la calle ocurrió el 30 de agosto de 1947. A la hora de comenzar la tirada de las páginas en las máquinas planas, ocurrió un empastelamiento de cuatro páginas que no habían sido ajustadas convenientemente con las llaves de cierre. Ese día el periódico tenía que informar de la muerte de Manolete en Linares. La gente se tuvo que conformar con escuchar la radio y comprar la poca prensa que llegaba desde Madrid.

Luis Cano Muñoz enseña el manejo de la linotipia a un grupo de escolares. Con gafas negras, el periodista Jesús Sotos.

Serían muchas las anécdotas que contar en un trabajo más amplio y profundo que habrá que hacer sobre lo que supuso la historia de la prensa en Cuenca desde 1942 hasta 1984. Pero bien podíamos citar, a vuela pluma, a algunos de los grandes periodistas y escritores que salieron de “Diario de Cuenca” como Miguel de la Hoz, Raúl del Pozo, José Luis Coll, Carlos Briones, Jesús Sotos, Carbó, José Luis Muñoz, Jesús de las Heras,  Javier Jurado, Fernando Saiz, y  algunos otros, que por Cuenca vinieron de directores como Raúl Chávarri, Gonzalo Garrido, Pedro Morales, Ángel Ríos, José Ramón Nadal, Esteban Greciet, José Manuel Zorrilla (último director), y mis coetáneos deportivos Antonio de Conca y José Luis Ramón Fermín Pinós, además de gran fotógrafo, y muchos otros nombres que harían prolijo este recordatorio, como Andrés Porras, Carmen Sánchez de la Fuente,  Carmen Herraiz, Clara Acebes o Mari Ros Rosado, nombres de mujeres que estaban en una redacción donde el género masculino había abundado desde el primer día, al igual que en la Administración y Talleres.

Trabajadores del periódico en una celebración navideña en Astrana Marin. (Foto Pinós),

Y entre los colaboradores, firmas de gran relieve, desde Federico Muelas y César González Ruano, sin olvidarnos de Enrique Domínguez Millán, Florencio Martínez Ruiz, Carlos de la Rica, Acacia Uceta, Amable Cuenca, Clementino Sanz, Andrés Gallardo, Eduardo de la Rica, Charo Bascuñana, Luis Calvo (Luis-Ca) con sus chistes, el otro “Luisca” (Luis Carretero), Federico Campos o corresponsales como José Cebrián en San Clemente o Jesús Gabaldón en Tarancón, además de otra amplia lista de gentes de la provincia que llevaron las noticias de sus pueblos a la capital y, a su vez, a toda la provincia.

El 29 de abril de 1984, hace ahora 30 años, con un “Adiós para siempre”, “Diario de Cuenca” ofrecía en la portada una fotografía con toda la plantilla en la terraza del periódico, identificados todos los trabajadores con un circulito. La mayoría de ellos escribió su artículo en ese número especial. El mío se titulaba “Adiós con el corazón” y aquí queda reflejado.

José Vicente ÁVILA

 

1 comentario en “29 de abril de 1984: 30 años del adiós de «Diario de Cuenca»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.