8 de septiembre

Recorrer la provincia de Cuenca entre la segunda quincena de agosto y la primera de septiembre viene  a ser como un itinerario festivo, pues son las fechas del año en las que los diferentes pueblos celebran la fiesta de su patrón. Hay una serie de fechas claves en este calendario festero que va del 15 de agosto al 15 de septiembre, en plenas fechas caniculares, hasta las vísperas del comienzo del otoño y de las labores de la vendimia. Esos días claves en los que las fiestas vienen a relumbrar más que el sol (por citar una frase de aquellos tres jueves festivos que había y que han quedado sólo en uno, Jueves Santo), son la Virgen de la Asunción en el 15 de agosto, San Roque en el día siguiente, el 8 de septiembre de tantas advocaciones marianas y el 14 de septiembre de los Cristos en la Exaltación de la Santa Cruz.
    Estamos por tanto imbuidos en el fragor festivo provinciano, y para ello no hay más que ver las páginas de EL DÍA que nos recuerdan, día a día, cómo nuestros pueblos visten sus mejores galas festivas y cómo se pregonan a la rosa de los vientos las excelencias de cada localidad junto a los hechos y sucedidos que forman parte de la historia y, sobre todo, de la memoria colectiva. Pero no son solamente fiestas para honrar al Patrón o la Patrona, sino son además fechas de reencuentros con los hijos de cada pueblo que las circunstancias de la vida le han llevado no sólo a emigrar, sino a trabajar, porque el destino de cada profesión así lo ha querido, en distintos lugares de nuestra vieja piel de toro, diseccionada en diecisiete autonomías, o allende nuestras fronteras.

EL SAN ANTONIO ROTO DE BEAMUD
Desfilan vírgenes, santos y santetes por nuestros pueblos bajo banderas y colgaduras, en las que los colores de Castilla-La Mancha van proliferando, y la Justicia –o sea, el alcalde y concejales, juez de paz, guardia civil— acompaña solemne al párroco revestido de verdes o rojas casullas, en tanto que la Banda de Música desgrana sus notas procesionales de “Lienzo Sagrado”, “Pasan los campanilleros” o “La Triunfal”. (Procesión que en Beamud tuvo un  hecho curioso el pasado 13 de agosto con la imagen de San Antonio, que cayó de las andas al suelo, quedando la corona como un “ocho”, además de romperse parte de la cabeza de la imagen; se restituyó con otra pequeña talla, pero ya no era lo mismo, entre el dolor de las gentes serranas, que ya veían un verano extraño de pequeños sucesos; Beamud tendrá su San Antonio, que así lo ha prometido Venancio Cañego, párroco de San Esteban, que por allí andaba presidiendo el cortejo).
MEDIODIA DE BOTELLINES Y TARDE DE TOROS

 Mediodía de botellines y aperitivos tras la procesión  y tardes de toros, en plazas con sabor tradicional como en Belmonte, Iniesta, Villamayor, Las Mesas, Talayuelas, Palomares, o en plazas portátiles que cada día proliferan más; como en Puebla de Almenara, donde el martes  9 habrá corrida de toros, impulsada por el matador de toros Rafael de Julia, originario de la Puebla por parte de sus abuelos;  sin olvidarnos de las improvisadas plazas de talanqueras de pilón cercano por si las moscas, hechas con los carros de antaño y los remolques de ahora, con costeros y maderos anchos a modo de barreras. Tardes taurinas de novilleros de vestido recién estrenado porque el chico promete, y tardes de toros y capeas con torerillos de trajes raídos y alquilados, y de aspirantes de blanca camisa y pantalón ceñido, portando un capote de secas manchas de sangre y una muleta que ha dado la vuelta a España; pero que aún sirve para dar unos muletazos a un cinqueño como los de Valdeolivas, y plegarla al final con esmero y guardarla en el estaquillador para otra tarde de toros, músicas y oles y, sobre todo, de miradas de bellas jovencitas que ahora lucen entre sus encantos pendientillos, anilletes y como cabezas de alfileres, que llaman “piercings”.
     Y noches de verbena, en la Plaza del pueblo con miles de watios para bailar la canción del verano, pero también el pasodoble, obligado en el repertorio. ¡Qué tiempos aquellos de la verbena en los salones de la localidad en invierno y en la plaza en verano! Bailes, entonces y ahora,  al compás de la acordeón de El Canario, Juanito Losa, Julián Labarra, Julián Quejido “El Cojete”;  de la batería de  Patata,  de Ismael y sus muchachos, subidos en los costeros de las plazas de toros de talanqueras; de los Murgui, Aguirre y de Jesús Fernández, primero con su acordeón y luego con su gran Orquesta. Fiestas, en fin, que une a los pueblos, comarcas y sus vecinos, ahora que no hay que pagar la “patente”.
   Pero dentro del brillo festivo que nos embarga estos días, mientras contemplamos en la noche de este domingo 7 de septiembre la “pólvora” con sus fuegos de artificio y castillos multicolores y explosivos, desde la ermita de la Virgen de Misericordia en Puebla de Almenara, tenemos que resaltar que este lunes 8 de septiembre la provincia tiene una serie de citas marianas que hablan de fe y tradición, de nexo de unión entre el pasado y el presente, con el mejor aval para el futuro.

DE GARABALLA A LA PUEBLA, PASANDO POR TARANCÓN

Este 8 de septiembre es la Romería de la Virgen de Tejeda en Garaballa, a la que acuden miles de personas; romería a la Virgen de Misericordia en Puebla de Almenara, también con presencia de miles de devotos; celebración grande en Tarancón con su Virgen de Riánsares; y así sucesivamente en este día mágico del 8 de septiembre: Virgen de la Vega en Barajas de Melo y Albendea; Virgen de la Loma en Campillo de Altobuey; Virgen del Carmelo del Roble en Los Hinojosos; Inmaculada Concepción en Almendros; Virgen del Trascastillo en El Cañavate; Virgen de la Zarza en Cañete, Lagunaseca y Las Majadas; Nuestra Señora de la Natividad en Valdemoro de la Sierra; Virgen de la Encina en Canalejas del Arroyo; Virgen de la Paz en Cañaveruelas; Nuestra Señora de los Casares en Cañizares; Virgen del Val en Culebras; Virgen de la Estrella en El Herrumblar y Ribatajada; Virgen de los Remedios en Horcajada de la Torre; Virgen de la Fuensanta en Huerta de la Obispalía; Virgen del Monte en La Peraleja; La Virgen en Ribagorda y Torrecilla; Virgen de Valdeoña en Salvacañete; Virgen de Belvis en San Lorenzo de la Parrilla; Virgen del Valle en Torrubia del Campo; Nuestra Señora de los Dolores en Vega del Codorno; Nuestra Señora de la Natividad en Villalba de la Sierra; Virgen de Guadamejud en Villanueva de Guadamejud; Virgen de la Cabeza en Villar de Cañas; Nuestra Señora del Villar en Villar de Olalla; Nuestra Señora de Fuentes en Villarejo de Fuentes.  8 de septiembre en la provincia de Cuenca. Cada año entre fervores y tradiciones.

José Vicente Avila. El Día de Cuenca, 8 de septiembre de 2003

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.