CuencArte

Cuenca destila Arte, así con mayúsculas, por todos los poros no sólo de su paisaje, sino de la ciudad en sí y sus galerías de exposiciones, siempre renovadas por quincenas, meses o trimestres, según la categoría de cada muestra. Pionera del arte abstracto fue Cuenca cuando hace cincuenta años por estos lares encantados, de paz y quietud, los pintores, artistas y escritores se fueron afincando  a través de todas las artes. Tiene razón Virginia Hernández cuando en “El Mundo” (elmundo.es) ofrece un amplio reportaje bajo el título genérico de “Cuenca recibe a PhotoEspaña”, aunque se le escape alguna frase que por aquí no guste demasiado: “Diez ediciones han sido suficientes para que PhotoEspaña, el festival de fotografía que toma Madrid poco antes del verano, busque otros derroteros. Para celebrar la cifra redonda, no habrá ni comisario general ni tema sobre el que graviten las decenas de exposiciones. Pero sí una segunda sede Cuenca”. “Es un sueño empezar este proyecto en una ciudad como ésta”, apunta Alberto Anaut, vértice del equipo, “es un referente para el mundo del arte. No hay que olvidar para quien, en un primer pensamiento, sólo visualice las Casas Colgadas y la procesión de los borrachos de Semana Santa, que Cuenca fue el hogar del Grupo El Paso, formado entre otros por Antonio Saura, Manuel Millares y Martín Chirino. Además, hace más de 40 años fundó un museo de arte contemporáneo cuando en el resto del país se llevaba más los coros y danzas”.

Enfatiza Virginia Hernández que además esta Cuenca “Ciudad Patrimonio de la Humanidad, aspira a convertirse en Capital Europea de la Cultura en el año 2016”. Cuenca es todo un referente del arte y bueno es que olvidemos aquellos clichés de ciudad levítica –lo fue toda España en determinada época—y reconozcamos lo que supuso para Cuenca aquella presencia de escritores, pintores y artistas, hace ahora cincuenta años, cuando las calles de la ciudad eran escenario del rodaje de “Calle Mayor” y “Cuenca”, de Carlos Saura, además de la presencia de César González-Ruano, Monsuarez, Lorenzo Goñi, Enrique Domínguez y Acacia Uceta, Pedro de Lorenzo, Antonio Saura, Gerardo Rueda, y más adelante Fernando Zóbel, Bonifacio, Grau Santos, Antonio Pérez y tantos artistas a los que se sumaron nuestros pintores y escritores locales como Gustavo Torner, Segundo Manzanet, José Luis Coll, Florencio Martínez Ruiz, Carlos de la Rica, Raúl del Pozo, Carlos Briones, Jesús Sotos, Pedro Mercedes, Víctor de la Vega, Cruz Novillo, Pacheco, Simeón,  Sahuquillo, Teófilo Alcántara, José López Calvo y tantos nombres propios –habrá que hacer pronto una revisión de este diccionario artístico—para pedir en nombre de todos ellos, y de la nueva generación de artistas en todos los campos de la creatividad, desde Jesús C. Mateo hasta Rubén Navarro, que Cuenca pueda ser capital de la cultura con todos los pronunciamientos, aunque de hecho lo está siendo desde hace muchos años en que dio ese gran paso al cobijar en sus Casas Colgadas el Museo de Arte Abstracto en una apuesta de futuro.

EL EQUIPO CRÓNICA CON SUS “MENINAS” EN LAS CASAS COLGADAS

Y éste es su presente. En estos días de mayo, ya caluroso con centenares de visitantes en el fin de semana, la agenda cultural no puede ser más atractiva en Cuenca: el Equipo Crónica en el Museo de Arte Abstracto con sus Crónicas Reales, con las Meninas como protagonistas del ingenio de la década de los 70 y del color. La Exposición de Homenaje a Javier Cebrián en la Fundación Antonio Saura de la Casa Zavala es precisamente el mejor testimonio de cómo el Arte gravitaba en Cuenca a través de las serigrafías de decenas de pintores. Viene a ser la crónica de una época y el mejor homenaje a la obra gráfica y a Javier Cebrián, que se nos fue para siempre. En las paredes de la Casa Zavala sus serigrafías parecen cobrar vida de los años que fueron y sus elementos de trabajo reunidos tienen el “alma” del artista minucioso y creativo que fue, acompañado de otra creadora como Concha Lledó.

En la Sala Jamete, el escultor Vicente Marín nos ofrece otra perspectiva de su arte más novedoso; en Caja Castilla-La Mancha, antología pictórica de Leonor Culebras; en Diputación, “Esculturas de Luis Guerrero”; en la Fundación Antonio Pérez, una selección de la colección “Circa XX-Pilar Citoler”; en el Centro Cultural Aguirre, la Cuenca que retrataron los hermanos Zomeño a comienzos del siglo XX y “¿Qué pintan los profesores?”, en otras de las salas de Caja Castilla-La Mancha. Cuenca es Arte. Ayer, hoy y mañana.

EL DIa, 14 de mayo de 2007

Deja un comentario