La Exposición de Arte Conquense de 1921 en el Ateneo de Madrid

vista torremangana

El Espacio radiofónico “Páginas de mi Desván” del programa “Hoy por Hoy” de SER Cuenca, que presenta Paco Auñón, con guión de José Vicente Ávila, fue dedicado el martes 17 de febrero la Exposición de Arte Conquense de 1921, celebrada en el Ateneo de Madrid, desde el 20 de enrro al 5 de febrero. El reportaje que da pie a este acontecimiento cultural celebrado hace 94 años, fue publicado el 6 de febrero de 2011 en “El Día de Cuenca”, en la sección Intrahistoria Conquense. El programa de la SER se puede escuchar en facebook, en “Hoy por hoy”, Ser Cuenca.

 Ante la desidia del Ayuntamiento de turno y de la propia Diputación Provincial, que apenas apoyaban iniciativas de la ciudadanía cívica y permitía que la piqueta actuase en el Casco Antiguo, un grupo de conquenses concibieron la idea de acercar el arte de Cuenca y su Naturaleza a Madrid, en aquellos primeros años del siglo XX en los que nuestra ciudad era poco conocida, pero un tanto vituperada. “¿Existe Cuenca?”, preguntaban con cierta sorna en los periódicos y tertulias madrileñas.

Para dar fe de su existencia como ciudad paisaje y del arte de sus gentes, se constituyó una Comisión para presentar en el Ateneo de Madrid, que era el lugar de referencia cultural y científica, “una exposición monumental que trasladase a Madrid el enorme caudal artístico conquense”, como informaba la prensa en la víspera de la inauguración de la muestra, que se celebró del 20 de enero al 5 de febrero de 1921, y que además fue portada del diario “ABC”,  con una fotografía a toda página, que llevaba el siguiente pie de foto: Madrid en el Ateneo.  “Exposición de Pintura y Fotografía de Asuntos Regionales Conquenses inaugurada ayer”. ¿Qué podemos decir de esta Exposición 94 años después?, José Vicente

Pues que la gente de la cultura conquense, harta de ese sambenito del ¿Existe Cuenca?, que había propalado el charlista Sanchiz, y de otros titulillos poco afortunados para nuestra provincia, quiso dar a conocer en Madrid las bellezas desconocidas de la ciudad y el trabajo de sus pintores, fotógrafos y escultores, amén de los que venían por Cuenca.  En 1913, el reconocido periodista y escritor Pedro de Répide, primer cronista de la Villa de Madrid, pronunció en Cuenca una de las mejores conferencias sobre las bellezas del paisaje conquense, y el naturalista Odón de Buen traía excursionistas a la Ciudad Encantada. La ciudad, la Serranía y la provincia, empezaban a conocerse, pues por Cuenca habían pasado pintores como Aureliano de Beruete, Santiago Rusiñol, Enrique Vera y Castro Gil, o Santiago Ramón y Cajal con su máquina de fotografías.

Cadas Colgadas en 1920.
Cadas Colgadas en 1920.

¿Cómo se organizó esa Exposición de Cuenca en el Ateneo?

Aquellos conquenses entusiastas que querían dar a conocer a Cuenca en la capital de España, estaban encabezados por el doctor Mariano López Fontana, que sería alcalde, y secundado por hombres insignes de la ciudad como el eminente químico Ángel del Campo y Cerdán; los profesores Juan Giménez de Aguilar y Rodolfo Llopis, dos importantes figuras de la historia cultural conquense; el conde de la Ventosa y Ángel Vegue, secretario del Ateneo, fueron los que constituyeron la Comisión para llevar a cabo en la capital de España esa magna Exposición.

-Parece que Cuenca asombró en  el Ateneo, pero ¿sabemos qué número de obras se expusieron.

-Como en puede leer en la prensa de la época, Cuenca asombró porque las pinturas y las fotografías ofrecían estampas poco conocidas de las Hoces y de la Ciudad Encantada, realizadas por manos expertas. Cabe señalar que en los días previos fueron llegando al Ateneo madrileño decenas de cuadros con fotografías y pinturas de Cuenca y su Serranía, aunque dificultades en el transporte hicieron desistir de poder llevar algunas obras de arte, quedando la muestra en Pintura y Fotografía, con unos 200 cuadros, de ellos 174 fotografías. Desde  el 20 de enero de 1921 y hasta el 5 de febrero, los paisajes conquenses fueron admirados por cientos de madrileños que pasaron por el Ateneo, pues la Exposición tuvo mucho eco en la prensa madrileña.

gra

Por lo que se aprecia, Cuenca tenía cierto reconocimiento en la cultura madrileña.

-No podemos olvidar, por ejemplo, que Ángel del Campo ya era una figura de la Química en la Universidad Central, siendo además licenciado con 20 años, convirtiéndose en el alumno más joven. En verdad que Cuenca tenía influencia en la capital de España, y hasta el mismo director del Museo del Prado, Aureliano de Beruete, junto al secretario del Ateneo, Ángel Vegue Goldini, se encargaron del montaje de la exposición, colocando cuadros en las salas desde Rodolfo Llopis hasta el científico Ángel del Campo, gran amante de la fotografía. También se mostraron imágenes estereoscópicas,  positivas y muestras de azafrán…

-¿Sabemos quiénes fueron los expositores?

El Catálogo de la Exposición iba desde las fotografías de Álvarez Ródenas, Campos Corral, Ángel del Campo, Ángel Domínguez, Francés Mexía, fotógrafo de cámara y paisajista;  Fernández Aguilar, González Cabrera, González del Valle, H. Pacheco, Daniel López, Conde de Manila, Martínez Strog,  E. Muñoz, Ochoa, Rabadán, Royo Gómez, Jacinto Soler, Teruel Redondo, el Conde de la Ventosa y Wunderlichj, y la pintura de Aureliano de Beruete (padre del director del Museo del Prado, del mismo nombre), Buendía, Francés Agramunt,  acuarelista valenciano; Jaime Serra, pintor catalán afincado en Cuenca; Virgilio Vera, Sanchíz, G. Valdés, M. Correcher y Salvador Carreras, éste arquitecto que fue ministro de la Gobernación de la República durante algunos meses. Vamos, todos ellos personajes reconocidos de la vida cultural, que en algún momento habían pasado por Cuenca.

Hemos comentado que la Exposición tuvo un gran éxito, pero sabemos qué personajes la visitaron y si hubo algún acto relacionado con ella?

Pues sí, se celebraron dos conferencias en el Ateneo madrileño, una el 28 de enero, a cargo de Juan Giménez de Aguilar sobre “Las artes industriales de Cuenca”, en la que citó a los maestros vidrieros, y otra el 24 de febrero, del arquitecto Vicente Lampérez sobre “Cuenca y su Catedral”. Entre los visitantes, el arzobispo de Valladolid, Remigio; los escritores Azorín y Kleiser, Ovejero, Altamira y Pacheco,  políticos como Montejo, Andrade, Zulueta; pintores, literatos y críticos como Zuloaga, Lampérez, José Francés, Juan de la Encina, Pérez de Ayala, o González Blanco, éste muy relacionado con Cuenca, por su novela “Amor de provincia”; en fin, muchísimo público pasó por el Ateneo, según contaba Rodolfo Llopis, en una crónica que titulaba “Afecto y respeto hacia Cuenca”.

Puente de los Descalzos, Rio Jucar

-¿Qué más escribía Rodolfo Llopis sobre esta muestra conquense, teniendo en cuenta su talla como pedagogo, político y escritor?

En “El Día de Cuenca”  escribía Llopis: “Ya hace unos cuantos días que Cuenca es la actualidad cultural madrileña. Ya lleva abierta la Exposición varios días, y sin embargo, la gente sigue afluyendo, como en devota peregrinación artística. La Prensa toda —diaria y semanal— publica numerosas fotografías, y los críticos de arte han escrito elogiosas crónicas, rebosantes de simpatía y de admiración hacia Cuenca. El público, siempre numeroso y siempre selecto, donde se mezclan arzobispos con socialistas con militares, sacerdotes, estudiantes, un público, en fin, donde se encuentran representados todos los sectores de la realidad española (…) unos maravillados ante las perspectivas no sospechadas que a su vista se ofrecen; reviven otros los rincones que visitaron, y todos tienen unas palabras de afecto y de respeto para esa ciudad española, perdida en el corazón de la meseta, ahí donde termina una línea ferroviaria”. ¡Ah, la tragedia de las ciudades final de trayecto!”.

PJucar

¿Tenemos alguna opinión más sobre este acontecimiento cultural conquense de 1921?
Alguna más, con algún dardo a las autoridades municipales. Por ejemplo, el escritor Pablo Sierra señalaba que “de la exposición organizada por el doctor Fontana he escrito dos columnas en “El Día de Madrid”. ¿Qué tengo que decir nuevamente de ella? Repetiré, sí, lo que allí expresé: que Cuenca es una ciudad abandonada del mundo, presa del caciquismo; que las bellezas tanto artísticas como naturales peligran en manos del Ayuntamiento, modelo de ineptitud e impericia; y que Cuenca no ha de buscar su renacimiento en el aspecto moderno de la vida, aunque tenga que marchar por esta corriente, sino en su pasado, en los restos que de él quedan y en sus bellezas naturales.  Una propaganda activa en la prensa, esferas artísticas, cerca del Estado, sería la prueba que más palpablemente convencería a los conquenses de este aserto. Y esta campaña comienza felizmente con esta Exposición en el Ateneo. Los trabajos presentados de reputados fotógrafos y pintores ponen muy en alto el valor de nuestra vieja ciudad”

Vista de Cuenca de Aureliano de Beruete.
Vista de Cuenca de Aureliano de Beruete.

En definitiva, aquella Exposición de 1921 puso a Cuenca en primera línea cultural en Madrid.

Estamos hablando de los “felices veinte” y en verdad que durante todos esos años, y gracias al empeño de las personas que vivían la cultura conquense, con la poca colaboración de las autoridades, lograron que la ciudad y la provincia fueran más conocidas. Mira Paco, que cosa mas curiosa me pasó cuando en febrero de 2011 publiqué en “El Día de Cuenca” este reportaje sobre el acontecimiento cultural de Cuenca en Madrid en 1921, pues a los pocos días hice una visita al Museo del Prado con varios amigos. En el recorrido por las salas, y en las de Arte Contemporáneo, pude contemplar con la natural alegría, que había dos cuadros de la Hoz del Huécar, firmados por Aureliano de Beruete, de 1910, con los títulos de “Vistas de Cuenca” y “Huertas de Cuenca”. Eran los mismos que habían estado en el Ateneo de Madrid, obras del padre del que entonces era director del Museo del Prado. Si van a la mejor Pinacoteca del mundo, los pueden ver junto a unos cuadros de Sorolla. En verdad que fue un gran hallazgo.

santa cruz

Además de esta Exposición de 1921, en tu Blog hemos visto que tienes un artículo titulado La Exposición del 27.

Si en 1921 se trataba de mostrar a Cuenca en Madrid, a través del arte y de un gran puñado de artistas, muchos de ellos descubridores de la ciudad, la Exposición del 17 de mayo de 1927 la organizó el periódico “El Día de Cuenca” con ocasión de las Bodas de Plata del reinado de Alfonso XIII. El Grupo Escolar, casi recién inaugurado, fue el escenario de aquella magna Exposición que reunió a los artistas locales y afincados en la ciudad. Allí estaban los artistas y sus obras: nada menos que Luis Marco Pérez, Fausto Culebras, el cubano Wifredo Lam, Ricardo Pérez Compains, el catalán Jaime Serra, Antonio Castaños, Julio Larrañaga, que también dibujaba paisajes en sepia; Cecilio Sierra,  Benigno de Diego, Aecio González, Enrique Monjas y José González Torralba. Todos ellos entre la escultura y la pintura.

postal cuenca 1915

Hablas de pintura y escultura, pero ya en esos años la fotografía era el gran descubrimiento para el mundo artístico.

-En el apartado del “nuevo arte” de la fotografía ofrecían panorámicas de Cuenca retratistas avezados, aficionados y profesionales como El Conde de la Ventosa, Mariano Zomeño, Antonio Torres, Eusebio Sanchiz, Luis Martínez Kleiser y Julián Felipe Rojo. En total, 176 obras que venían a confirmar esa eclosión artística de la ciudad, con Marco Pérez a la cabeza, y Faustino Culebras, como le llamaban entonces, con la Escuela de Artes y Oficios como fruto posterior de toda aquella “movida” del arte conquense, que tuvo su continuidad en el tiempo, y quién diría que muchos años después Cuenca tendría una Facultad de Bellas Artes y una Escuela de Arte como la de Cruz Novillo, además de los Museos de pintura, encabezados por el de Arte Abstracto, que en 2016 cumplirá su cincuentenario.

Después de conocer estas muestras de arte conquense en los “felices veinte”, que nos sacarás de tu Desván la próxima semana, José Vicente.

Pues mira Paco, ya que hemos entrado en el túnel del tiempo de 1921, nos quedamos en el mes de febrero de ese año con la esperada actuación en Cuenca del artista mundial Donnini, que asombró al público en el Teatro Principal.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.