Mayos y canciones cantan a Cuenca, olvidada en sus himnos

untitled

El espacio “Páginas de mi Desván” del martes 26 de mayo, emitido en el programa “Hoy por Hoy” de Ser Cuenca, presentado por Paco Auñón, estuvo muy a tono con el quinto mes del año. Con el título “Mayos y canciones cantan a Cuenca, olvidada en sus himnos”, José Vicente Ávila fue desgranando la costumbre de los mayos y canciones de ronda, además de recordar los himnos dedicados a Cuenca y otras canciones con sabor conquense. Durante la conversación entre Paco Auñón y José Vicente Ávila se pudieron escuchar mayos y canciones de los grupos “Rondadores” y “Voces y Esparto”, así como al cantante valverdeño “Zarco” interpretando “Encantos de Cuenca” y Hoz del Huécar; a Amancio Prada con su entonado soneto a la Ciudad Encantada, de García Lorca, y la canción de José Luis Perales dedicada a Federico Muelas. Un recorrido musical por la historia popular conquense. Se puede escuchar en Facebook “Hoy por hoy”, Ser Cuenca del 26 de mayo 2015.

Se va despidiendo el floreado quinto mes del año transcurrido con aires musicales, entre “mayos” y canciones de ronda, cita electoral que ya es fiesta democrática celebrada, y con los últimos días agotando el repertorio de los distintos grupos musicales. Desde el 30 del abril cumplido, hasta la noche del 31 de mayo en la que se cantarán los “mayos” a la Virgen de la Luz, la ciudad ha vuelto a revivir las costumbres nocturnas del “ha venido mayo, bienvenido sea…”

 Esta tradición del canto del “mayo” se ha mantenido un año más en este mes que vamos despidiendo, con noches de luna y estrellas, entre sonidos de notas musicales y los recuperados toques del reloj de la Torre de Mangana, animando plazas, calles y callejas, iglesias, auditorios y centros sociales. La Tuna Universitaria, “Voces y Esparto”, el Grupo de Rondadores, el Grupo “Pulso y Púa”, y algunas voces espontáneas, han rondado por la ciudad manteniendo esa tradición que a muchos visitantes ha sorprendido agradablemente.

 Una costumbre no sólo de la capital, sino de la mayoría de nuestros pueblos. Hoy, José Vicente, en Páginas de mi Desván has sacado la guitarra y el laúd para recordar la tradición del “mayo” y para que sepan también nuestros oyentes que esta Cuenca cantada y encantada cuenta con varios himnos que, cosa curiosa, permanecen olvidados, pues no se suelen cantar en esta ciudad tan musical en la que se entonan himnos a sus patrones y clubes deportivos.

-Los mayos tienen en la capital de Cuenca y su provincia un halo especial que se mantiene con el paso del tiempo, bien por una serie de grupos que continúan la tradición, año tras año, o por personas que se han ocupado de ello con una dedicación digna de todo encomio. Así, la canción popular del mayo conquense, que tantas noches se repite por calles y callejas, tiene su broche final con ese cántico general de mayos y canciones de ronda a la Virgen de la Luz en su parroquia, con el acompañamiento de las aguas del Júcar bajo el Puente de San Antón, como una sinfonía acuática.

Rondalla de la década 40-50-
Rondalla de la década 40-50-

-Bellas palabras, canciones del alma del pueblo, que compositores y aficionados han ido musicalizando.

-El “mayo” de Cuenca va pasando entre generaciones. La letra que allá por los años cuarenta escribió Enrique Chávarri, con música de Enrique de la Hoz Díaz, adaptada por Alfonso Cabañas, tiene un inicio de bienvenida literaria y medio ambiental:  “La ronda a decirte el mayo llegó, / ya suena el laúd, bajo tu balcón…. Es recurrente esa literatura que se da en la campiña o en los alrededores de la ciudad. Entre ababoles, rosas, y capullos de alelí, con las golondrinas buscando sus nidos, el coro entona sus voces agrupadas mirando a los balcones de las mozas o de algún altar: “Cuando los serranos, / cantamos el mayo, / el Júcar y el Huécar / también dan su canto; / cuando las serranas, / sienten llegar mayo, / brillan más sus ojos / sus ojos tan claros…”

 -Hay nombres propios para el recuerdo en esta tradición que se da cada año por mayo…

-Ya lo creo, y uno de ellos fue Enrique de la Hoz Díaz, y a veces cuando un grupo anuncia que se va a cantar «el mayo De la Hoz» algunos piensan que se trata de la Hoz del Júcar o del Huécar, cuando en realidad se trata de Enrique de la Hoz. No podemos olvidar al canónigo y organista Miguel Martínez Millán, que hizo el  Cancionero Folklórico Popular; a Carmen Viñals y María Luisa Vallejo, o al profesor José  Torralba. Son algunos nombres de investigadores o autores que incidieron en los mayos y canciones de ronda, sacando de archivos y desvanes letras y músicas de nuestros antepasados.

-Junto a los autores están las voces, los músicos y cantores que dejaron su huella en Cuenca.

.Está claro que no podemos olvidarnos de voces inolvidables que ya son historia como las de Adolfo Bravo, Ismael Martínez, Manolo Margeliza (su hijo fallecido el pasado año), Jaime Velasco y José Miguel Culebras, entre otros, con su coro de “Independientes”, pues forman parte de la historia tradicional de las canciones de ronda, sin dejarnos en el tintero a entusiastas como Roque Martínez, Contreras, Antonio Moreno o Antonio Iniesta. También las tunas universitarias y de Acción Católica, grupos de rondadores como el siempre recordado “Tormo” de los hermanos Ladrón  de Guevara, Ballesteros o Herminio Carrillo, que tanto hizo por la música folk, e incluso Ángel Corpa, del antiguo “Jarcha”, que sigue componiendo música en Barajas de Melo, siempre con una guitarra al lado. Y cómo no, el trabajo de todo el año de “Voces y Esparto”, con Javier Vacas a la cabeza.

-Además de los mayos, se cantaban las folias y otras estrofas más populares

-Bueno, las folias a tu ventana y a tu balcón, son otra de las composiciones que brillan con luz propia en el repertorio popular. Incluso esa jotilla retadora, de José Miguel Culebras, que se suele cantar con cierto orgullo como remate de una noche de ronda: “Tres cositas tiene Cuenca / que no las tiene Madrid / los mayos y la vaquilla / y ver las Turbas salir“. O “Soy de Cuenca, y siento orgullooo...” como solía cantar Jaime Velasco, que llegó a reunir decenas de casetes grabados a pie de calle. Y luego hay algún  nombre más protagonista como el citado Herminio Carrillo, este juglar de la música, capaz de arrastrar “medio Cuenca” tras sus melodías, bien a través de Tiruraina o con el grupo “Pulso y púa”.

-Los mayos y canciones de ronda también tienen su eco en la provincia.

-Por supuesto, tanto en la provincia como en la región, y al efecto se celebraron certámenes interprovinciales en fechas no muy lejanas. En la provincia se cantan otras versiones. Canciones populares que en nuestros pueblos tienen ecos nocturnos de amores como piropos en verso: “Eres bonica de cara / por dentro nadie lo sabe / eres un arca cerrada / que se han perdido sus llaves”, cantan en Tragacete; “Mayo, mes de mayo / bienvenido seas / regando cañadas / regando doncellas”, dicen en Vara del Rey y Villar del Humo, mientras que en Tinajas la copla dice así: “Para cantar quiere gracia, / y para bailar, salero / para tocar la guitarra / saber menear los dedos”. O los famosos mayos de Las Majadas en la fiesta de la Santa Cruz: “A Jesús Divina Luz / y al Señor Sacramentado / A Jesús Divina Luz / para cantar este mayo / a la Santísima Cruz / y al Señor Sacramentado…

untitled-Todas estas canciones se enmarca en el mes de mayo, pero además se cantan himnos y pasodobles conquenses.

Cuenca, por ejemplo, canta a sus Patronas con himnos de veneración, pero olvida los himnos a la propia ciudad, aunque existen otras canciones populares, de pasodobles, boleros o vals, que nos hablan de las Casas Colgadas, la Ciudad Encantada o la Plaza Mayor. A la Patrona la Virgen de la Luz se le canta con el himno oficial de “Luz  que al caer de la tarde”, con letra de José Merino Pérez y música del organista Julián Ortiz Peña, compuesto en 1925, y con el himno de la Coronación, “No te extrañe, no te extrañe”, música del maestro Jesús Calleja y letra de Juan José Bautista Martínez, de 1950. A la Virgen de las Angustias, Patrona de la Diócesis, se le canta con el himno de la coronación, “Oh Virgen de las Angustias!”, compuesto por Fernando Delgado, con música de Domingo Mendía, en 1957. Sin embargo, no es costumbre en esta ciudad que apuesta por la música que se canten los himnos que en su día compusieron autores conquenses.

-Hablas de himnos a Cuenca, ¿Es que existen varias composiciones?

Al menos tres. Recordamos por ejemplo el “Himno a Cuenca” de 1925, estrenado en las fiestas, que entonces se celebraban en septiembre, siendo alcalde Cayo Conversa. Quince Bandas de Música se dieron cita en aquella Feria y el Himno de Sanz y Serrano y de Guzmán Ricis puso el broche de oro al Festival Musical. Un himno que empezaba así: “¡Viva Cuenca!, mi patria querida / Dulce tierra de amor y hermosura / ¡Cuántos días de dicha y ventura / Tengo unidos a Cuenca feliz! Se escribía entonces que “la parte musical del presente himno proviene casi en su totalidad del folklore conquense. La primera de sus secciones la forman los  toques con que se los añafiles, sacabuches y atabaleros del rey Alfonso VIII rendían honores. Toques rudimentarios por su época, pero elocuentes y dignos de servir de pórtico acústico a la intachable ciudad, objeto por parte de aquel monarca de sus preferencias y mercedes”.

-Una curiosa definición sin duda. ¿Y qué se decía sobre el resto de la composición?

La segunda fase principal o exposición está formada por fragmentos populares conquenses pseudo-religiosas, algo estilizados, se decía, y la tercera, aunque menos severa, es sin embargo de un más marcado ambiente popular profano. Es la correspondiente a la estrofa, en donde el autor principalmente intenta reflejar el sentir del pueblo a quien canta… Su melodía es plácida, levítica, noble, aureolada por la glosa en sinuosidades (como sus sierras)… Sus bases son como rizos armoniosos tejidos con el susurrar de los ríos que besan sus plantas…”. Como ves Paco, una definición tan poética como literaria.

untitled

-Comentabas que había otros himnos en fechas distintas y distantes.

-Un segundo himno a Cuenca lo compuso el padre vicenciano José María Alcácer, como él mismo manifestaba en “Ofensiva” en enero de 1957 con ocasión de un recital de villancicos de los padres paules en Cuenca, pues algunas obras suyas como los villancicos serranos era la primera vez que se musicaban.  Cuarenta y seis años después, y con motivo del Setenta y cinco Aniversario de la Banda de Música de Cuenca se celebró un concierto extraordinario en el teatro Xúcar, durante el cual se estrenó un “Canto a Cuenca”, obra de Miguel Gallego Calvo, por entonces inspector de Enseñanza Primaria, con música de José López Calvo, músico militar conquenses, que años más tarde sería director de la Banda de Música del Rey. Los padres paúles, dirigidos por el padre Muneta, pusieron la voz.

-Al menos ese Canto a Cuenca pudo ser escuchado por los conquenses.

– El 22 de noviembre, en la festividad de Santa Cecilia de 1971, se estrenó este “Canto a Cuenca” y Miguel Gallego Calvo me decía en una entrevista para “Diario de Cuenca” que lo había escrito en 1955, en unos años en los que escribió algunas canciones de música ligera, influido por su primo López Calvo, que acababa de concluir su carrera de músico militar. Miguel Gallego insinuaba entonces que se podía editar un “single” con el canto a Cuenca, el miserere, los mayos y alguna que otra composición genuinamente conquense, que decía así: “Despierta Cuenca, de tus sueños de siglos / que llega la hora del alba / y una voz por las hoces va llamando a tus hijos a la lucha….

-Comentabas antes que otros himnos si se cantaban o se reproducían con cierta asiduidad….

Efectivamente, otros himnos famosos en la ciudad son el de la Unión Balompédica Conquense, a ritmo de pasodoble y marcha procesional,  con su “Tarde del domingo…”, letra de José Luis Lucas Aledón y música de Julián Aguirre, así como el del “¡Viva San José Obrero!”, flamante equipo de Tercera, con música de acordeón un tanto castiza. También tenemos también el himno de San Mateo. Otros cánticos que se hicieron  populares en la década de los sesenta fueron el vals titulado “Los encantos de Cuenca”; la canción “Cuenca, que bonita eres”, con música de acordeón; el más moderno  pasodoble de “Cuenca, las Casas Colgadas, / el puente San Pablo,/ la Plaza Mayor…”, que arrasa en internet, en algún caso cantado por “El dúo La Marimba”. (La Marimba fue un salón de baile, en la calle de Los Tintes, donde hoy se encuentra “La Taberna de Pepe”). Y cómo no, el recordado bolero de mi niñez,  “Vive en las Casas Colgadas…”, que canta el valverdeño Félix López Rubio, más conocido como “Zarco.

-Canciones a ritmo de pasodoble que se cantan incluso en las verbenas.

Es cierto y eso conmueve fuera de Cuenca. Las canciones dedicadas a Cuenca en la década de los años 50, en la mayoría de los casos con música de acordeón, han sido recuperadas en algunos casos por el músico Pepe Lerma, que las suelen utilizar en las verbenas, como son las de “¡Cuenca, qué bonita eres!” y “Sonetos de Cuenca”: Soy español y quiero hablar de mi país,/ soy un cantor y si le canto soy feliz… o el Cuenca que bonita eres, / Cuenca yo por ti suspiro….

Un buen broche musical para ir despidiendo al mes de mayo, mes de las flores y del cancionero conquense.

Como tampoco podemos olvidar en este repaso variopinto musical dedicado a Cuenca la interpretación del cantautor Amancio Prada con el soneto dedicado a la “Ciudad Encantada”, de Federico García Lorca. Realmente emotivo escuchar a Amancio Prada cantando el bello soneto de Lorca: ¿Te gustó la ciudad que gota a gota / labró el agua en el centro de los pinos? / ¿Viste sueños y rostros y caminos / y muros de dolor que el aire azota?  Hablando de música no podemos olvidar a nuestro cantante universal José Luis Perales, quien por cierto estuvo el domingo electoral en Cuenca, con esa canción dedicada a Federico Muelas, “Canción para un poeta”, que es todo un soneto de amor a Cuenca y al poeta de la ciudad. Otro cantautor conquense que canta a su tierra es el nuevo juglar Javier Pelayo que ya ha dado muestras de su buen hacer. En fin Paco, todo lo dicho se resume en una palabra: Cuencantada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.