Un emocionante Réquiem de Fauré recordó a Ismael en el Auditorio

ismael

En medio de una calurosa ovación a los intérpretes del Réquiem de Gabriel Fauré, In memorian a Ismael Barambio, las luces del Teatro Auditorio se apagaron y sólo quedó iluminada la guitarra de diez cuerdas del fallecido concertista, depositada sobre sobre una silla. Una flor, una rosa roja, había colocado una niña antes del inicio del concierto. Ismael estaba allí, en espíritu, entre las sombras, abrazado  a su guitarra. La ovación cerrada, sincera y calurosa,  fue de gala en recuerdo de Ismael Barambio, fallecido el pasado 12 de mayo. No había mejor lugar para recordar al guitarrista internacional conquense que sobre el escenario del Teatro Auditorio de Cuenca, que se llenó con los componentes de la Escolanía y del Orfeón Ciudad de Cuenca. Voces jóvenes y de mayores, unidas en ese Réquiem dirigido por Ignacio Yepes, su amigo y compañero de vicisitudes en su etapa como director de las Semanas de Música Religiosa de Cuenca.

ismael291

Este sábado 13 de junio de 2015, día de San Antonio, hay que enmarcarlo como el día en que la música recordó a Ismael. Le homenajeó. Como escribía Ignacio Yepes en el programa del concierto, esa tarde de junio “de nuevo nos une la música. Nos hermana la música en este concierto de despedida, un concierto tejido de tristeza y de esperanza. Yo dirijo el concierto, pero tú eres el programa”, escribía el director, que movió la batuta entre emociones contenidas para dirigir a los intérpretes: “Tú eres la memoria que tocan y cantan estos músicos de Cuenca que son fruto de esa apuesta musical con que vertebraste la ciudad poniendo en ese empeño lo mejor de ti”, recordaba Yepes, quien conoció a Ismael desde sus inicios: “Tú venías a estudiar la guitarra de diez cuerdas con mi padre, el maestro Ignacio Yepes”.

Texto de Ignacio Yepes en el programa.
Texto de Ignacio Yepes en el programa.

Los organizadores de este concierto “in memorian” eligieron el Réquiem en Re menor, Op. 48, de Gabriel Fauré, que según los expertos, está considerada como una de las misas de réquiem más hermosas, que se suele interpretar por coro y orquesta. El elenco musical conquense que puso en escena esta obra de Fauré, de 1888, lo integraron la Escolanía y Orfeón Ciudad de Cuenca. El barítono Carlos Lozano, director de los coros; Ruth Olmedilla al violín; Miriam Olmedilla con el cello; Ana María Reyes con el arpa y Lucie Záková, con el órgano. Todos ellos dirigidos por Ignacio Yepes, en un concierto sublime.

El Réquiem consta de siete partes, cantado en latín: Introitus et Kyrie (Entrada y Kyrie), Offertorium (Ofertorio), Sanctus (Santo), Pie Iesu (Pie Jesu), Agnus Dei (Cordero de Dios), Libera me, Inparadisum (Al Paraíso). Al concluir el concierto de Réquiem, el público aplaudió repetidamente a todos los intérpretes durante varios minutos. El director, Ignacio Yepes, hizo un bis con la interpretación del “Libera me”, en el que intervienen el tenor, la Escolanía y el Orfeón. Se ha escrito que esta obra de Gabriel Fauré se ha convertido para muchos en la quintaesencia del género romántico.

Se da la circunstancia de que el compositor francés Gabriel Fauré nació el 12 de mayo de 1845 e Ismael Barambio falleció el 12 de mayo de 2015.

Familiares, amigos, autoridades (para el nuevo alcalde Mariscal era su primer acto, pues  tomò posesión ese mismo día), y pueblo de Cuenca en general, participaron con su presencia y respaldo en el Auditorio, junto a los intérpretes, en el homenaje póstumo a Ismael Barambio, el concertista conquense que llevó el nombre de su tierra en las cuerdas de su guitarra”, que era de ¡diez!

TRÁMITES PARA NOMBRAR A ISMAEL HIJO ADOPTIVO DE CUENCA

La concejala de Cultura, Consuelo García, que había cumplido con su cargo hasta el dia anterior,  destacó en la presentación del concierto, unos días antes,  la “deuda de gratitud” que la ciudad de Cuenca tiene con Ismael Martínez Barambio, al que se referió como “uno de nuestros músicos más importantes e internacionales”, por lo que  invitó a todos los conquenses a asistir al concierto para “darle las gracias y despedirlo como se merece”. Asimismo, recordó que ya se han iniciado los trámites para conceder a Ismael Martínez Barambio el título de “Hijo Predilecto a la Ciudad de Cuenca”, aunque tendrá que ser la Corporación entrante la que culmine el expediente.

 

 

 

Deja un comentario