Archivo de la etiqueta: Crónicas de Bota y Borceguí

Reyes de la dulzaina

Domingo de víspera de Reyes. La ciudad se ve envuelta, además de la niebla que le da un halo misterioso,  en ese trajín del ir y venir de las gentes cargadas de regalos, horas antes de que la Cabalgata de la Ilusión, con Melchor, Gaspar y Baltasar,  ponga el broche de oro (incienso y mirra) a las fiestas navideñas que se nos van como decía aquel viejo villancico que se canturreaba con cierta añoranza: “La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va, y nosotros nos iremos, / y no “güerveremos” más”. Seguir leyendo Reyes de la dulzaina

Como un Belén viviente

Cuenca es como un Belén Viviente permanente. Navidad y Pasión se representan en el Casco Histórico a través de un paisaje tan singular como natural y, al mismo tiempo, pintoresco. Dejó un grabado Aristizábal de un Misterio bajo las mismas Casas Colgadas y las rocas que parecen sujetar toda la pared colgada en el abismo entre hiedras y jardineras. En el grabado de Aristizábal, los nazarenos en hileras –como los chopos que cantara Federico— adoraban al Niño. La postal de Cuenca es ya de por sí como un christma navideño, con nieve o con los oros del otoño o el verdor de la primavera. ¡Qué más da!. Cuenca es como un gigantesco Belén desde cualquier parte; las casitas de hortelanos de la Hoz, con el humo de sus chimeneas, y algún jamelgo pastando que aún queda, y el Huécar que “baja contento” en el Romance de Gerardo Diego, nos muestran esas estampas que vamos viendo en las distintas muestras belenísticas, que tienen su mejor representación en el Gran Belén de Diputación. Seguir leyendo Como un Belén viviente

¡Oh, Blanca Navidad!

El villancico sonaba a través del transistor en la mañana dominguera del domingo 23 de diciembre, el Día de la Salud tras el sorteo lotero navideño que, por estos lares, dejó las últimas pesetas antes de cambiar a los euros, aunque por aquello de la mala costumbre de los números «bajos» algunos billetes del 04480 se devolvieron. Una lástima. Seguir leyendo ¡Oh, Blanca Navidad!

Por San Mateo (la AVEquilla)

“Cada San Mateo es como un revulsivo para esta pacífica y tranquila ciudad que a lo largo de los años supo ganar tantos títulos: Muy Noble y Muy Leal, Fidelísima y Noble, Heroica, Impertérrita. Mártir Rizo, en su “Historia de Cuenca”, le rendía pleitesía con estos adjetivos: Ilustre, Magnífica, Admirable, Venerable, Insigne, Leal, Deleitosa, Saludable y Apacible. Sin embargo, siempre nos ha escocido aquella frase de los personajillos sin ingenio: “¿Pero existe Cuenca?”. Afortunadamente aquello se superó. Me preocupa, de todos modos, una frase apocalíptica que vio la luz hace quince años y que decía: “¿Existirá Cuenca?”. Seguir leyendo Por San Mateo (la AVEquilla)

Días de feria (La Hípica)

Adiós a  la Feria de San Julián-99. ¡Viva la del 2000, que bien merece un esfuerzo de feria grande para empezar el nuevo milenio. El calor ha sido la nota dominante de los días feriados junto a actos festivos de gran tradición y otras actuaciones individuales o colectivas, y algunas que poco dicen o se cuelan de rondón en el programa ferial aprovechando cualquier resquicio. Los nombres propios de San Julián-99 van desde el gran triunfador de la Feria Taurina, Miguel Abellán, que no estaba en los carteles, hasta un Juan Manuel Serrat imperecedero, como bien calificó Javier Semprún en su reseña, entonando los temas del cantautor catalán mientras los dedos se desparraman por las teclas del ordenador. Seguir leyendo Días de feria (La Hípica)