Archivo de la etiqueta: 2003

2003: Una feria consolidada

LAS SIETE TEMPORADAS DE MAXIMINO PÉREZ (V)

“Los triunfadores de Cuenca vuelven a la Feria”. Con este título, el Extra de EL DÍA de San Julián 2003 titulaba la crónica previa al ciclo taurino de ese año “Maximino Pérez vuelve a apostar fuerte en la Feria de Cuenca, en su quinta comparecencia ante los aficionados, ofreciendo cinco festejos que hablan por sí solos del auge que está teniendo el ciclo taurino conquense no sólo en la capital y provincia, sino también en las poblaciones cercanas como Madrid, Albacete o Valencia. La Feria Taurina de San Julián ya es un referente en Castilla-La Mancha y el alto número de abonados viene a demostrar no sólo ese crecimiento sino también la fidelidad a un joven empresario que ha sabido conectar con Cuenca, su afición y su público. Para este 2003 Maximino Pérez ha reunido a lo mejorcito del escalafón en cinco festejos”. Sigue leyendo 2003: Una feria consolidada

Pinceladas navideñas

Paseando por Cuenca en estos días prenavideños de mañanitas de niebla y tardes soleadas, los recuerdos afloran sobre Navidades pasadas y las que vamos a vivir, mientras en este lunes 22 de diciembre los niños del Colegio de San Ildefonso canturrean los números agraciados con la “pedrea” de la Lotería Nacional, la Lotería de Navidad, con el cargamento del Gordo y su segundo y tercer premio, cuartos y quintos. Ilusión anual cada 22 de diciembre, día también conocido como el de la “salud”, que es el mejor consuelo cuando a mediodía el soniquete de números y premios deja de sonar para dar rienda suelta al descorche de champán de los agraciados y a una cañeja o chato de vino (con aperitivo) de quienes quedaron como estaban y comentan aquello de que “lo importante es la salud”. Sigue leyendo Pinceladas navideñas

Reyes de la dulzaina

Domingo de víspera de Reyes. La ciudad se ve envuelta, además de la niebla que le da un halo misterioso,  en ese trajín del ir y venir de las gentes cargadas de regalos, horas antes de que la Cabalgata de la Ilusión, con Melchor, Gaspar y Baltasar,  ponga el broche de oro (incienso y mirra) a las fiestas navideñas que se nos van como decía aquel viejo villancico que se canturreaba con cierta añoranza: “La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va, y nosotros nos iremos, / y no “güerveremos” más”. Sigue leyendo Reyes de la dulzaina