De 1918 a 2016, casi un siglo de Cabalgatas de Reyes Magos en Cuenca

Belén Hispanidad

La del 5 de enero es una tarde-noche mágica, pues el protagonismo es para los niños y los Reyes Magos. Sueños de ilusión que se renuevan cada año. Tardes de cabalgatas en pueblos y ciudades de toda España, con el lucimiento adecuado si el tiempo y la crisis de cada tiempo lo permiten. La Cabalgata de Reyes en Cuenca es tan sencilla como emotiva, con un recorrido que tiene su epicentro, y nunca mejor dicho, en Carretería, con final de trayecto en la Plaza de España, aunque no siempre los recorridos han sido los mismos por mor de los tiempos. Este recién estrenado 2016 la Cabalgata ha llenado las calles de la ciudad, desde su inicio en Reyes Católicos, para seguir por la Avenida de Castilla-La Mancha, Hurtado de Mendoza, Cervantes, Plaza de la Hispanidad y Carretería, para finalizar en la Plaza de España.

Cabalgata por Carretería. (Jesús Valencia)
Cabalgata por Carretería. (Jesús Valencia)

Una cabalgata muy vistosa que abría la Banda de Música de Cuenca, con un “poupurri” de villancicos y temas navideños a marcha de pasacalle, que gustó a los espectadores y marcó el ritmo de los zancudos, velocípedos y bicis de tres ruedas, duendes, personajes infantiles y, còmo no, nuestros Gigantes y Cabezudos al ritmo del tamboril y dulzaina de Tiruraina.

La novedad de la ocas de la Fragua de Vulcano, que llamaron la atención de chicos y grandes. Carrozas de fantasía, romanos a caballo, jinetes de guardia mora, damas también a caballo en pausado desfile, y las carrozas con el Misterio de la Navidad y los Reyes Magos, recibidos en algarabía infantil y juvenil. Lanzamiento de caramelos y muchas miradas inquietas de los niños hacia los Magos de Oriente de quienes esperan los regalos.

ocas
Las ocas, novedad en el desfile. (Jesús Valencia)

Cierre de cabalgata con Cruz Roja y servicios de Protección Civil, siempre pendientes del mejor desarrollo del desfile.

Cabalgata de 2016. (Jesús Valencia)
Cabalgata de 2016. (Jesús Valencia)

ANECDOTARIO Y REPASO DE OTRAS CABALGATAS DE REYES

Pero, ¿cuándo se llevó a cabo la primera Cabalgata de Reyes en la ciudad de Cuenca?

Los datos que manejamos se remontan casi a un siglo, ya publicados en este Blog, de un trabajo que vio la luz en “El Día de Cuenca” en 2012.  Años hubo sin Cabalgata de Reyes, sobre todo durante la guerra civil, pero siempre se hizo el esfuerzo para hacer realidad el sueño de los niños cada cinco de enero.

Fue en 1918 cuando el entonces recién creado Ateneo Conquense organizó la primera Cabalgata de Reyes en Cuenca, con el fin de llevar juguetes a los niños más necesitados. Tras realizarse una colecta se recogieron nada menos que 690 juguetes que se repartieron entre los niños de la Casa de Beneficencia, del Hospital de Santiago y del Colegio de las Josefinas.

Reyes Magos en la Casa de Beneficencia, hacia 1966.
Reyes Magos en la Casa de Beneficencia, hacia 1966.

Publicaba la prensa conquense que a las cinco de la tarde del 5 de enero de 1918, apareció por Carretería la regia cabalgata, portadora de los juguetes para los pobres niños de la Beneficencia provincial. “El desfile por las calles de la ciudad fue presenciado por numeroso público, marchando a su retaguardia las bandas de música municipal y provincial y grupos de reclutas en formación. Los chicuelos y mozalbetes no apartaban sus embelesados ojos de la bíblica caravana de los Reyes de Oriente, que con escénica majestad lucían sus mantos purpúreos y sus coronas de reluciente talco, cabalgando en sus caballos graves e inhiestos. Los hospicianos alumbraban el trayecto con hachas de viento…, en una tarde sin frío ni aire, sino mucho calor solidario”.

Chicos y grandes presencian el desfile en Carretería hacia 1965. (Descubriendo Cuenca)
Chicos y grandes presencian el desfile en Carretería hacia 1965. (Descubriendo Cuenca)

CARAVANA DE REYES DE 1962, EN VESPAS

El día 5 de enero de 1962, a las ocho de la tarde, la caravana real partió de la actual Glorieta González Palencia para seguir por República Argentina, Hurtado de Mendoza, Cervantes, Carretería, Calderón de la Barca y San Antón, continuando por las calles de Colón, San Ignacio de Loyola y Hervás y Panduro y llegar al punto de partida.

reyes

Desfilaban numerosas vespas de los componentes del Vespa Club de Cuenca y los Reyes Magos, en lugar de ir a caballo, como era la costumbre, lo hacían en carroza de tractores con diversos grupos musicales; a Melchor le antecedía la Banda de cornetas y tambores; la Rondalla Provincial iba delante de la carroza de Gaspar y la tuna del Instituto “Alfonso VIII” con la carroza de Baltasar. Delante de todos iba la Banda de Música de Cuenca con las carrozas del Belén, de San José Artesano y de los pastores.

Ese año de 1962 se instaló por vez primera el Belén de la Plaza de la Hispanidad.

CABALGATAS SUSPENDIDAS EN 1997 Y 1974

El mal tiempo también se interpuso en algunas celebraciones de la cabalgata. Recordamos que en el año de 1997, tras haberse concedido a Cuenca el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad el 7 de diciembre de 1996,  la Cabalgata de Reyes fue organizada para que desfilase desde la Plaza Mayor hacía Carretería, iluminando de manera especial la calle Alfonso VIII con arcos navideños.

Navidades de 1996 por Alfonso VIII. Nevada del 5 de enero de 1997. (Fot Josevi)
Navidades de 1996 por Alfonso VIII. Nevada del 5 de enero de 1997. (Fot Josevi)

Se trataba de poder ver a los Reyes Magos desfilando desde la Ciudad Fortificada hacia la nueva urbe que se extiende con nuevas y amplias barriadas. Una copiosa nevada, con helada incluida, dejó la ciudad como un tímpano gigantesco y nos quedamos sin Cabalgata, aunque sí con una magnífica postal navideña que duró varios días, hasta que la sal y el agua convirtieron la nieve en barrizal.

Vista de la Plaza Mayor la tarde del 5 de enero de 1997. (Foto Josevi)
Vista de la Plaza Mayor la tarde del 5 de enero de 1997. (Foto Josevi)

También en 1974 el agua suspendió la Cabalgata. Aquel año, la Cabalgata “hubo de ser suspendida a consecuencia de la pertinaz lluvia”, publicaba “Diario de Cuenca”. Claro que “ello no fue óbice para que Melchor, Gaspar y Baltasar, acompañados de sus respectivos pajes, recibieran, saludaran y conversaran con los niños que se acercaron al edificio “de Falange”, como así se le conocía (actual sede de la Delegación de Cultura), entre los cuales repartieron gran cantidad de caramelos”. La nota termina señalando que durante ese acto los altavoces estuvieron emitiendo villancicos”.

SALIDAS DE DISTINTOS LUGARES

No hay un lugar fijo de la salida de la Cabalgata de los Magos de Oriente, aunque en los últimos años el sitio más adecuado para el montaje de carrozas y colocación de todo el elenco es el recinto de la Hípica, como se viene haciendo durante los últimos años. Ya hemos indicado que se intentó comenzar en la Plaza Mayor en 1997, de manera excepcional, aunque una gran nevada lo impidió.

Dibujo de José María Cañas.
Dibujo de José María Cañas.

Pero algún año antes la Cabalgata salió desde el Auditorio debido a las obras en algunas calles, y en aquella ocasión el cortejo real de la ilusión infantil recorrió la Puerta de Valencia por la calle de las Torres hasta llegar a la PLaza de la Hispanidad, Carretería y el final de la Plaza de España, que es el mejor sitio para que los niños saluden a los Magos de Oriente.

Calle Colón. con los Pinillos y las mulas, hacia 1957. (Pascual)
Calle Colón. con los Pinillos y las mulas, hacia 1957. (Pascual)

VISPERA DE REYES DE 1950: PETICIÓN DE MULAS

Para final, y a título anecdótico, el día 5 de enero de 1950, fecha de la cabalgata de Reyes, el diario “Ofensiva” publicaba este anuncio: “Esperando esta Jefatura del Servicio Nacional del Trigo recibir ganado mular para su distribución entre agricultores de la provincia de Cuenca, se comunica a todos aquellos que pueda interesarles la adjudicación de alguna mula dirijan su petición a esta Jefatura en la que detallarán los datos exigidos para su entrega.

Ello nos recuerda la película “Bienvenido Mister Marshall” cuando en la fila de gentes delante del Ayuntamiento van pidiendo regalos a las autoridades sentadas en una larga mesa, y uno de los peticionarios le dice al oído al alcalde lo que quiere que le traigan, y se entrevé en los gestos que pide una mujer, y cuando le dice Pepe Isbert que eso “no puede” ser exclama diciendo el peticionario: “pues entonces una mula”.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.