Los cohetes de Lucas (por San Roque), ahora en el recuerdo

La sencilla procesión de San Roque, que se remonta a 1508, como juramento perpetuo de la ciudad de Cuenca por haberla librado de la peste, recorrió un año más las calles del Casco Antiguo, desde San Felipe hasta la Plaza Mayor y regreso, con breve parada en la Plaza para dar paso al tráfico. Era el primer año de San Roque sin José Luis Lucas Aledón, uno de los fieles colaboradores de la tradición, como también lo era Pepe Algarra. Este año 2016 de tantas conmemoraciones para la ciudad de Cuenca, el alcalde Mariscal ostentaba esa presidencia municipal del juramento de hace más de quinientos años.

La presidencia religiosa la ostentaba el rector de San Felipe, Manuel Martínez Moset (MMM), el sacerdote que ha conseguido que el pintor Luis Roibal deje huella de su arte en el Retablo de San Felipe. Magnífico.

Procesión bajo los arcos. (Josevi)
Procesión bajo los arcos. (Josevi)

La lluvia de agosto, que por estas fechas suele ser dañina, recuérdese la riada del Huécar del 13 de agosto de 1947, o la de 2010, en fecha similar, apareció alarmante. Pero sólo fueron unos goterones cuando el santo desfilaba por la Plaza Mayor, al son de «Nuestro Padre Jesús», con breve paso ligero, y marcha más lenta descendiendo por Alfonso VIII, con el alcalde como bancero por unos minutos. Desde 1970 sale este cortejo de San Felipe. Antes lo hacía desde San Pedro.

El título de esta croniquilla lo hemos rescatado de un comentario publicado en “El Día de Cuenca” el 16 de agosto de 1994, en la página dedicada la procesión de San Roque, que ese año se celebró el lunes 15 de agosto, festividad de la Asunción.

El Día 16-8-1994.
El Día 16-8-1994.

Hace 22 años también presidió este cortejo el rector Manuel Martínez, y como representante del Ayuntamiento figuraba el entonces concejal Miguel Ángel García Montero, fallecido hace pocos meses, casi entre el silencio general. Mangana dobló como cuando muere un concejal, y Miguel Ángel fue un hombre abierto, dialogante y muy amante de Cuenca, por la que trabajó calladamente. Parte de su trabajo como ingeniero quedó en centro comercial El Mirador, donde dejó escrito el poema de Federico García Lorca “a su amor”, a la Ciudad Encantada.

Ofrecemos el comentario sobre “los cohetes de Lucas”, pues José Luis Lucas Aledón, fallecido el pasado diciembre, se colocaba en la calle Andrés de Cabrera para lanzar los cohetes que portaba Julio, el cohetero de la vaquilla, mientras Jaime Velasco, otro personaje de la vida conquense, grababa en su casete los sonidos procesionales y sus comentarios.

El Día, 16-8-1994
El Día, 16-8-1994

Al final, tras el reparto de la caridad del Santo, los hermanos subían hasta el “Dulcinea” donde Charo preparaba el almuerzo. El “Dulcinea” también es historia, como Lucas, Algarra, Velasco, Fermín y tantos otros fieles de la tradición de San Roque.

Este 2016 no había cohetes, ni el cartel de «faltan 33 días para San Mateo» en el balcón del Bar Mangana, pero la procesión de San Roque, con veteranos y jóvenes banceros, mantuvo la tradición. El maestro Aguilar, con la Banda de Música, puso como siempre el acento musical para ayudar a los banceros y solemnizar el cortejo a través de los sonidos de las marchas.

Otros trabajos relacionados en este Blog:

Cuenca mantiene la tradición de San Roque. 2003. Costumbres y tradiciones.

-San Roque, cuatro siglo de tradición en Cuenca. 2012. Páginas de mi Desván.

1 comentario en “Los cohetes de Lucas (por San Roque), ahora en el recuerdo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.